Enseñanza/Colegio

Las actividades de los campamentos de verano. ¿Cuál elegir?

En un par de semanas, mi bichilla vivirá su segunda experiencia en lo que aquí llaman casal, y campamento urbano en otros lugares. Quedó feliz con la experiencia del año pasado y aunque sólo acuda unas horas en horario de mañana, ella se desfoga, yo me organizo, luego comeremos juntas con mi mochuelo y por la tarde todo será paz y felicidad ¡y piscina! El caso es que por su edad, de momento no puede optar a muchas de las actividades de los campamentos de verano. Está en un grupo general, con niños de 3 a 5 años, en el que cada día alternan actividades de pintura, música, juegos de mesa, películas, desafíos acuáticos (sin ir a la piscina, simplemente en el patio del colegio) juegos tradicionales… Lo mejor es que no se aburre, ya que cada jornada es diferente a la anterior y tocan disciplinas de todos los palos. Pero echando la vista hacia el futuro, me planteo qué cosas de las específicas de estos campamentos le podrán gustar.

1. ¡Arriba el telón! Esta niña tiene una vena dramática que todos conocéis. A principios de curso, se frustró su inicio teatral, porque en las actividades extraescolares de su colegio no se logró reunir a 6 niños de preescolar que estuvieran interesados en este arte. ¡Su gozo en un pozo! Yo le había estado hablando de que sería una actividad en la que poder disfrazarse, y actuar, y cantar y bailar. Ella se hizo ilusiones y al final acabó yendo a clase de inglés a mediodía. Tampoco es que se le notase mucha pena por el cambio, pero de cara al verano me planteé alguna de estas actividades festivas, aunque creo que es pequeña para muchas de ellas, pero por probar… Con el baile, suele apasionarse y frustrarse ¡todo a la vez! Le encanta contonearse, baila hasta con los jingles de los anuncios pero ¡ay como se dé cuenta de que la coreografía no le está saliendo a la perfección! Entra en una espiral de perfeccionismo y da por finalizada la actividad. Para el teatro es de ir por libre, como casi para todo en su vida. La profesora de música del colegio dice que tiene buen oído para el canto, pero la entonación es la propia de sus 4 años. No creo que vaya para pequeño ruiseñor. Instrumentos no toca ninguno, porque ¿cómo saber cuál le gustaría o para cuál tendría habilidades si ella no ha mostrado interés por ninguno? Así es que estas actividades de los campamentos de verano han quedado descartadas hasta que crezca.

2. La vida deportiva de una niña de 4 años. La de mi mochuela se limita básicamente a correr, correr y correr. Ningún deporte la atrae especialmente. Si ve niños jugando al fútbol ella querrá probar. Y lo mismo cuando se topa con una canasta de baloncesto. Lo cierto es que en nuestro entorno no hay mucha variedad de deportes para niños. Cuando yo era pequeña, iba a clase de tenis ¡y como corría! Lo daba todo luchando cada bola, pese a que mis golpes dejaban mucho que desear. Pero al menos ¡que se notase que lo estaba intentando con todas mis fuerzas! Como es pequeña, lo normal es que se la incluya en grupos de multideporte, donde se hacen juegos en movimiento, se practica cada día una disciplina diferente, lo que me parece muy acertado. Ya que no tienen gustos propio y definidos, al menos que tenga contacto con todas las opciones por si de pronto se despierta su pasión por una de ellas.

3. La natación. Sí, la separo del resto de los deportes porque los padres parecemos tener una obsesión enorme con que los niños aprendan a nadar. Yo lo hice a los 5 años, mi hermano a los 3, la mía a saber cuándo. Las actividades de piscina están tan demandadas durante todo el curso, y aún más en verano, que las plazas se agotan súper deprisa. Incluso hay lista de espera para los cursillos especiales. Si estáis interesados en este tipo de campamentos de verano ¡tenéis que ser muy rápidos! Al menos aquí, en abril empiezan a abrirse las inscripciones para todo el aprendizaje acuático de los niños pequeños. Vamos, que este año se me ha vuelto a pasar la oportunidad. Por eso trataré de compensarla por la tarde, a pesar de que al tener que vigilar también al bebé poco podré enseñarle

4. Los idiomas. O mejor dicho, EL IDIOMA: el inglés. Esta ha sido la única actividad extraescolar de mi mochuela durante el curso. La hacía a la hora del comedor, ya que por las tardes suele salir tan cansada que tenía la sensación de que no rendiría nada y no interiorizaría nada de la lengua de Shakespeare. Ahora que ha pasado su primer año ¡creo que ha sido un éxito! No descarto apuntarla a un campamento de verano en inglés otro año, porque le encanta la lengua, me da la sensación de que ha aprendido lo básico súper deprisa y además se ha divertido con la metodología de la clase. ¿Qué más se puede pedir? Aunque siendo aún pequeña, para el campamento de verano prefiero actividades más movidas, con más desgate físico y que descanse un poco mentalmente hasta el curso que viene. Aunque ¡ojo! Hay actividades de los campamentos de verano estándar que ya son bilingües, por lo que si encontráramos una opción así sería lo mejor que podría pasarnos. ¡Carreras e idioma, todo en uno!

¿Vosotros habéis pensado mucho a la hora de elegir el tipo de campamento al que irán vuestros hijos? ¿Os guiáis por sus preferencias o pensáis que es mejor hacer una inversión en actividades que les sirvan para su formación académica?

Foto slide niños en campamento de Sergey Novikov vía Shutterstock.

Esto te puede interesar

Sin comentarios

¡No te cortes, deja un comentario!

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.