Enseñanza/Colegio

Informes de notas en educación infantil. ¿Cómo hemos acabado P4?

Informes de notas en educación infantil p4 4 años

Los informes de notas en educación infantil de hoy en día me gustan mucho más que los de mi época de la niñez. Allí, todo era un Progresa Adecuadamente o un Necesita Mejorar. No había término medio, ni se entraba en honduras en los aspectos del desarrollo de cada niño. Al final del boletín, había un mini recuadro en el que los maestros podían hacer una pequeña apreciación (para que cupieran 15 palabras había que apretar mucho la letra) y nada más. Los informes de notas en educación infantil de mi bichilla son largos, largos, y curiosamente, sólo se dan 2 veces al año: tras la navidad y en verano. El aprendizaje admite hasta 4 grados, del dominio a la negación, y el maestro escribe unas parrafadas tremendas para describir a tu hijo. La primera vez, con las notas de P3, recuerdo que muchas de las matizaciones de las maestras no coincidían en nada con nuestro conocimiento sobre mi mochuela, e incluso llegamos a sospechar que nos habían dado el boletín de otro niño. Pero a día de hoy, los puntos que el maestro refleja como necesitados de mejora son los mismos en los que en casa vemos que flaquea la niña. Así es que nos vienen genial para saber que de puertas para afuera es más o menos igual que con nosotros, y que sus habilidades son percibidas de la misma manera por gente ajena a sus amorosos padres.

1. Materias y conocimiento. La lectura, escritura y los primeros conceptos matemáticos son los que nos quitan el sueño a los padres a estas alturas de la película. Y cuando en el colegio no hay libros, ni deberes, a veces nos entra la desconfianza por no haber comprobado si el aprendizaje de estas materias básicas quedará bien fijado. A día de hoy, yo creo que sí. Según su maestro, mi bichilla sabe escribir hasta el número 5 y contar hasta el 29. En casa cuenta más, pero es cierto que al llegar a esta cifra a veces se lía, salta decenas, vuelve atrás… También escribe más números. Vamos ¡todos los números! Y en casa sabe sumar. No sé si esto no lo refleja en el informe de notas en educación infantil porque no es un contenido que se haya trabajado en clase, o porque allí no ha demostrado que sepa hacerlo. Pero en casa se pasa el día sumando por todas partes. En cuanto a las letras, sabe leer palabras sencillas. Más que leer, va descifrando las letras imitando el sonido que tienen, por lo que al final las acaba pronunciando pero no entendiendo su significado. Es un sistema de lo más curioso, pero ella anda fascinada con su capacidad de interpretar, escribir y formar palabras. En inglés, ha mejorado también, pese a que esta clase no le gustan demasiado. Suele decir que es un rollo, que no le gusta la maestra (pobre muchacha) y que prefiere el inglés del comedor (la apuntamos a esta extraescolar a mediodía, porque en casa siempre se había interesado por el idioma y nos chocaba mucho que de repente le desagradase tanto). Al menos ahora se comporta medianamente bien y participa en la clase, aunque luego llegue a casa renegando de ella.

2. Relación con otros niños. ¡Por fin tiene grupo de amigos! Ay, estaba mi madre en un sin vivir pensando que esta niña sería una inadaptada, porque cambiaba de amistades como una veleta y no se le notaba un apego especial por compañeros concretos. Dice su maestro que suele jugar con un grupo fijo (que no me especifica quiénes son, tendré que investigar por mi cuenta), pero acepta bien la compañía del resto. Sobre todo, mi drama queen es muy atenta con las desgracias ajenas: niños que lloran, que necesitan ayuda, que se enfadan… Luego es ella la primera en liarla parda por cualquier tontería, pero cuando hay que ayudar al prójimo, bien que se solidariza. ¡No está todo perdido con ella!

3. Dependencia de los adultos. Estamos intentando hacerle menos fiestas cuando hace las cosas bien, porque hemos notado todos que siempre está pendiente de que le digamos lo bien que hace las cosas, lo bien que se porta, lo divina y perfecta que es, lo guapa y lo lista… Ante grandes desafíos en su vida, creo que seguiremos festejando sus avances, pero es que ahora está en un punto en el que demanda aplausos hasta por lavarse las manos cuando llega de la calle. Hemos tenido que limitar tanta jarana para que haga las cosas sin más, bien hechas pero porque hay que hacerlas, no porque de ellas dependa la felicidad del universo completo. También busca a los maestros cuando debe solucionar conflictos pequeños con sus compañeros. En lugar de explicarles que no le ha gustado que la empujen, o que le quiten el juguete, o que se le cuelen en la cola, se lanza hacia los adultos para que regañen al resto de la humanidad.

4. ¿Puede seguir siendo como es? La gente nos metía el miedo en el cuerpo antes de matricular a la niña en el colegio, porque como estaba asalvajada, sin guardería, sin socializar… Nadie la soportaría en un aula y nos la devolverían a casa como espécimen incapaz de convivir en sociedad. ¡Pues no! Resulta que es una niña normal. Seguramente ni la mejor, ni la más dócil, ni la más tranquila, pero tampoco la más violenta, la más desobediente, o desinteresada. Es una cabra loca, esto es así, pero sabe prestar atención (a lo que le interesa pues más, como todos), respetar las normas de convivencia aunque las odie profundamente (como el hecho de hacer cola o esperar sus turno, que la traen por la calle de la amargura) y al fin se puede razonar con ella. No siempre logramos convencerla, pero es muy dada a la negociación, y se le da mejor escuchar nuestros argumentos que exponer los propios, porque su vena de drama queen se apodera de ella en situaciones de enfado y entre sollozos, gritos y llantos no hay quien la entienda.

En definitiva ¡P4 ha terminado genial! La niña está deseando ir a P5, ser mayor (ay, señor, con lo chica que es aún), que llegue su cumpleaños y hasta volver otra vez al cole ¡cuando acaban de terminar! ¿Vosotros compartís las opiniones de los maestros en los resultados de estos informes? ¿Os ayudan a entender las destrezas y carencias de vuestros hijos?

Esto te puede interesar

1 Comentario

  • Responder
    Nueve meses y un día después
    6 julio, 2018 at 23:11

    Yo comparto lo que ve la Seño de mi peque totalmente pero otra cosa es que esté regular de contenta con el sistema en Educación Infantil. No hablo de mi cole ni de sus seños sino en general y en relación con la matraca de que acaben leyendo antes de entrar en Primaria. Por cierto, si no he entendido mal están aprendiendo la lectura con un método fonético. A mí me gusta mucho.

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.