Opiniones

Cosas prohibidas en la piscina. ¡Estoy por quedarme en casa!

cosas prohibidas en la piscina

No quiero parecer viejuna diciendo que cualquier tiempo pasado fue mejor, pero por favor, este verano estoy viendo una serie de cosas prohibidas en la piscina, que a poco que pestañee ya tengo al menos a uno de mis churumbeles liándola parda, o a los dos, o la que la está liando soy yo. ¿Dónde han quedado las piscinas municipales, comunitarias y todas las demás que haya que compartir, en la que el objetivo era refrescarse y pasarlo bien? Por favor, es que hay prisiones de máxima seguridad que tienen un reglamento más flexible que la nuestra. Igual estas normas son las comunes y corrientes en todas las piscinas de bien de España, pero en mis tiempos mozos no había tanta orden que acatar. Ibas, te bañabas sin molestar a nadie y se acabó. Ahora ¡todo está regulado! No sé si es que nos hemos pasado de incívicos y nos ha tocado pagar las consecuencias, o es que ya nadie confía en el sentido común del género humano, porque hay peticiones que rozan el entrometimiento en la intimidad y hasta en la economía de las familias. Ya veréis.

churros piscina manguitos

1. Prohibidos los elementos de flotación inflables. De acuerdo, esto es una norma que vela por la seguridad de nuestros mochuelos, pero de verdad, si antes, con los flotadores y manguitos de toda la vida de Dios, había padres que se echaban a dormir la siesta sin vigilar a sus mochuelos ¡ahora los seguirá habiendo! El que desatiende a sus criaturas las va a desatender lo mismo, floten con aire, con corcho o suspendidos por su ángel de la guarda. De verdad, para gente medianamente cuerda, no creo que haya que prohibir los hinchables, como me pasó en mi primer día de bimadre sola en la piscina, cuando me vi con 2 niños que no sabían nadar colgando del cuerpo. ¿De verdad era eso más práctico y seguro? Pues así seguimos.

prohibidos bebés desnudos en piscina

2. Prohibidos los bebés desnudos. Ay, esos cuerpecitos redondos y comestibles que se veían hace años corriendo como sus madres los trajimos al mundo, con la máxima felicidad. Pues se acabaron. En las piscinas ya no se bañan los bebés desnudos, sino con pañales especiales para el agua, con bañadores que no traspasen y con todas las modernidades del momento. Efectivamente, si el niño se mea, se va a mear igual, pero se evita que el resto de bañistas vean cacas flotando mientras ellos andan de relax. En mi juventud vi yo más de una caca de bebé a la deriva en una piscina y no se murió nadie. Estamos de un tiquismiquis… Para que luego llegue el adulto porcachón de turno y suelte la meada que quiera sin que nadie le llame la atención. No, si al final voy a exigir yo más regulación, pero de distintas cosas. Total, que yo al mío lo llevo cubierto, pero por lo visto el agua lo relaja tanto que no hay invento que contenga sus cacas en el interior. Cada día tengo que salir con él de urgencia del agua cuando le da un apretón y veo que una nube sospechosa empieza a rodearlo.

prohibido comer en el césped de la piscina

3. Prohibido comer en el césped. Cuando era pequeña, esta norma ya existía pero era relativa: no se podían comer cosas que ensuciaran la hierba, como pipas, patatas fritas, bocadillos, todo lo que dejara restos que luego llamaran la atención de las hormigas y causasen una plaga súper incómoda. Pero ahora, la comida y la bebida de cualquier tipo están en la lista de cosas prohibidas en la piscina. ¡Menos el agua! O sea, que si me llevo algo para los niños, como una manzana, o incluso un zumo (de esos sin azúcares, ni edulcorantes, ni nada dañino, todo sanísimo pero que tiene color y se sabe que no es agua) debo abandonar mis bártulos e irnos a la zona de pícnic. Esto es un trastorno, y se te quitan hasta las ganas de comer porque cualquiera suelta su sitio a la sombra, o deja sus pertenencias sin vigilancia, además de que los niños quieren comer de un bocado y volver al agua. Como los marees mucho ¡ni te comen! Igual es una medida para el control de la obesidad infantil: si no comen, no engordan. Pero ¿qué pasa en el pícnic) Pues que es la terraza de una especie de bar-chiringuito o como se le llame, donde no hay nada de las cosas sanas que quiero que coman mis criaturas. Con lo cual, es un nido de tentaciones: si me los llevo a comerse la manzana al lado de un expositor de chucherías, helados y patatas fritas ¡al final tendré que echarle la fruta a las hormigas! Así no hay manera de llevarlos por el buen camino.

prohibido gritar en la piscina

4. Prohibido jugar a la pelota. Ay, dentro de las cosas prohibidas en la piscina, como en muchos parques, calles, plazas y lugares públicos, está la de jugar a la pelota. A ver, claro que a mí no me gustaría recibir un balonazo de fútbol de un mozo de 16 años con tipo de armario empotrado, pero un bebé que recién empieza a caminar con su pelotita ¿de verdad se puede medir todo con el mismo rasero? A mis churumbeles se la trae al pairo no llevar juguetes a la piscina, porque con chapotear en el agua tienen entretenimiento de sobra, pero no todos los niños tienen los mismos gustos, y pienso en que cuando estos crezcan, si quieren llevar algo se van a topar con un no detrás de otro, para cosas que me parecen completamente inofensivas. Una bola del tamaño de la mano, siempre y cuando jueguen de forma sensata ¿es una temeridad tan grave?

5. Silencio, mayores en el solarium. Como adultos, claro que vamos a la piscina a hablar en tono normal, no a berrear a lo loco, pero los niños, en pleno apogeo de su alegría acuática ¿cómo le dices a una criatura que se contenga? ¿Que allí hay gente que ha ido a tomar el sol y no a escuchar la felicidad de niños ajenos a voz en grito? Esto es complicado. Y sí, a veces somos los padres quienes pegamos un grito para el “no corras por el bordillo”, “no te vayas a la piscina grande sola”, “cuidado con la escalera”. Ay, por favor, que no digo yo que lo normal sea andar a voces pero no he visto nunca que en las piscinas esté la gente más callada que en misa.

6. Bebés en la piscina grande, no. Este ha sido nuestro último drama. La piscina de bebé, con sus 30 centímetros de agua, y la de niños, con entre 70-120 centímetros, están calientes como el caldo y bastante turbias en ocasiones. Es que da hasta cosita meterse. Por el contrario, la piscina grande tiene el agua más limpia del mundo y está fría como si te bañaras en un río, además de estar completamente vacía día tras días porque es para nadar. Lo entiendo, hay que respetar a los deportistas, pero estando vacía del todo, sólo con 3 o 4 personas sentadas en el bordillo con los pies en remojo ¿por qué no podemos usarla los demás? A mi mochuelo le encanta el agua fría, y un día lo llevé a probar la temperatura con el pie ¡y ahora se me escapa de la pequeña porque está deseoso de echarse en el agua helada! Pues ni con él en brazos puedo entrar ahí, así es que este ya ha empezado a vivir sus frustraciones desde bien pequeño. Ya podían esforzarse en tener las de los niños tan inmaculada como esa.

¿Vosotros vivís así de cohibidos en vuestras zonas de baño? ¿Tenéis otras normas que os parezcan excesivas?

Foto slide prohibido bucear de t.v.zeyrek vía Shutterstock.

Esto te puede interesar

3 Comentarios

  • Responder
    Amalia
    11 julio, 2018 at 08:10

    Nosotros bajamos a la comunitaria y sin problema , con respetar a las vecinos podemos hacer lo que queramos pero en las públicas pasa como en la tuya, y además no puedes bañarte con gafas de sol, teniendo en cuenta que yo las llevo graduadas si me las quitó no puedo vigilar al peque… me parece excesivo tanta prohibicion!

  • Responder
    Chitin
    11 julio, 2018 at 12:06

    Hace siglos q no voy a una piscina pública, solemos ir a la comunitaria donde viven mis padres, la única obligatoriedad es usar gorro y tener sentido común. Como tú dices, en principio en las normas está prohibido jugar a la pelota, pero si estamos 4 en la piscina, pues no se molesta a nadie, en general los vecinos son bastante cívicos y se está muy bien.
    Algunos finde vamos a una piscina de estas que tiene toboganes y tampoco tiene toda esa ristra de prohibiciones q comentas… la verdad es q no me sorprende q te plantees lo de quedarte en casa

  • Responder
    aLi
    11 julio, 2018 at 15:59

    Vaya”diversión” de piscina!!! Ir a misa me está pareciendo un plan más entretenido que ir a tú piscina.
    Si le quitas a mi niña merendar fruta fresca y el bocata de turno en el césped, saltar una y otra vez a la piscina de los mayores y estar como Dios la trajo al mundo después del baño de turno te dice que a la piscina vayas tú. Estoy de acuerdo en que tiene que haber unas normas, por civismo, pero eso es pasarse no?

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.