Uncategorized

Mi lactancia (XXVII). ¿Cuándo vas a destetar al niño? Opinemos todos ¡que es gratis!

Cuándo vas a destetar al niño Opinemos todos ¡que es gratis!

Sí, y hablo de niño y no de bebé, porque con lo que se me prolongan las lactancias ya nadie considera así a mis criaturas. 4 años y medio dando el pecho de forma ininterrumpida, primero a una, luego en tándem, ahora al prematurito… Ya os podéis figurar que la preguntita acerca de cuándo vas a destetar al niño, alma de cántaro, que es mayor, que eso ya no alimenta, que es un vicio, que se enmadra, que lo haces dependiente, que eso ya no sirve para nada, si es por ti, cómodo no puede ser, bueno tampoco, lo vas a tarar, etc. debo haberlas escuchado todas, o casi todas. Sin embargo, hoy os traigo mis greatest hits, que son las peticiones de destete de personas de las que hubiera esperado algo más de comprensión: por ser médicos, por ser familia directa, porque sí…

1. Mi dermatólogo. Bueno mío, mío, no, de la Seguridad Social, a quien empecé a acudir el año pasado por la campaña de concienciación de la psoriasis. El caso es que el hombre me quiere mucho como sujeto de estudio. Sus planes de tenerme como rata de laboratorio han chocado frontalmente con mi segunda lactancia y claro, no ve el momento de que llegue el destete. Intenta convencerme diciendo que el niño ya tiene una edad, que ya come de todo, que podría participar en un proyecto de investigación chulísimo en el que me harían una de pruebas molonas (ecografías, nuevos medicamentos) ¡y gratis! Que podrían mejorar mi psoriasis. A día de hoy, a mí la psoriasis ungueal no me impide hacer vida normal. Si en el futuro sufriera dolores, traumas psicológicos, se hubiera extendido… ¡Ya hablaríamos! Pero entre criar con tranquilidad y medio descansar por las noches ¿cómo voy a anteponer mis uñas a la teta? Entiendo que el hombre no comprenda las facilidades que la lactancia ha traído a mi maternidad, y que mantuviera esta postura en nuestra primera visita. Pero desde entonces me ha hecho pasar por consulta cada 2-3 meses para saber si se acerca el destete. Y vuelta a repetirle la misma cantinela: mire usted, no soy yo ¡es el niño el que quiere seguir enganchado a la teta! Al cabo de un año de repetir el mismo discurso, me ha mandado a casa sin solución y sin más citas.

2. Mi médico de cabecera. Que es una señora que ha sido madre, con una edad, no sé si pro lactancia o pro biberón, porque nunca he entrado en estas intimidades con ella. Pero a raíz de pedirle su opinión para el eczema del pezón ¡puso el grito en el cielo! ¿Cómo podía llevar un mes dando el pecho con esas heridas? ¡Con lo que me tenía que doler! Oyoyoyoy, exclamación, grito, exclamación, grito y preguntas, hasta que al final se asombró de que no hubiera destetado al niño (con un año por aquel entonces) con ese sufrimiento que decía haber pasado. Sí, para mí la lactancia ha tenido infinidad de capítulos dolorosos, y claro que en esos momentos reniego de la teta, del niño y hasta de la madre que lo parió. Pero de ahí a dar el paso del destete, queda un trecho largo. Creo que hay cantidad de médicos que siguen recomendando destetar al niño con demasiada alegría. A ver, que acudimos a consulta por otros problemas de salud que queremos solucionar. A mí lo que me molesta no es que mi lactancia se prolongue ¡es el eczema que no debería tener en el pezón!

3. Madres en la sala de espera del pediatra. Si me paro a pensar, creo que en mi centro de salud no he visto a nadie amamantando a niños tan grandes como los míos. Puede que sea casualidad, y que sí existan otras familias así, pero que no les haya tocado hacer una toma en el médico. Pero lo que sí me he encontrado a patadas es a gente que opina sobre que debería destetar a los niños porque ya son muy grandes. Era muy grande la niña de más de 3 años y es muy grande el niño con 18 meses. El muy grande engloba una franja de edad muy variable, que suele empezar en los 6 meses del bebé. Y como todo el mundo es experto en lactancia, pues ahí se fraguan las mayores conjeturas de por qué mi teta no alimenta (cosa que dudo, con lo ceporros que me han salido los niños), por qué en el futuro comerán peor (si ya comen en el presente, divinamente, no creo yo que la teta los vaya a llevar por el mal camino), además de que la lactancia no puede ser buena para los dientes. Y luego sacan un paquete de galletas mientras esperamos, o una bolsa de esas de frutas trituradas de niños mayores, para un bebé de menos de un año y se quedan tan panchas. No, yo me guardo para mí lo que creo saber del tema de los azúcares que les dan a los suyos.

4. El padre de las criaturas. Este hombre es un poco bipolar para el tema de la lactancia. A veces parece una asesora, pregonando por ahí los beneficios de este invento ancestral, lo que nos ha ayudado a no morir criando, a descansar, a vivir con dignidad al ser padres. Pero hay días en los que se le tuerce el buen entendimiento. Con la niña, a cada queja por una grieta, una perla de leche o cualquier cosita que me pasara en el pecho, esgrimía la posibilidad de pasarnos al salvador biberón. Era nuevo, no entendíamos de estas cosas, y como en esta casa no estamos hechos para sufrir, cualquier idea le parecía mejor que ver una teta en mal estado. Pero después de todo lo vivido con la niña ¿cómo puede seguir recomendando destetar al niño ante cada queja? Que si no me deja dormir bien por las noches: destete. Que si le salen dientes y muerde: destete. Que si me voy a ir unas horas de casa: destete.

En general, creo que mi entorno cree que nuestras lactancias se alargan por mi culpa. Pero de verdad que yo no voy persiguiendo niños con una teta al aire para que sigan pegados a mí. Es más, lo de la lactancia a demanda me lo he tomado muy en serio, pero mucho más dejando que sean ellos quienes se regulen, que siendo yo la que tome las riendas. La niña mamó hasta los 3 años y medio porque quiso, y este lleva los meses que lleva porque quiere, porque lo sigue buscando y porque a mí no me resulta trabajoso atender esas demandas. Entonces ¿por qué cree la gente que destetando me harían un favor? ¿Que me quitarían un peso de encima? ¿Que los niños se criarían con más libertad? ¿Habéis tenido la sensación de que vuestro entorno piense que la lactancia es una pesada carga para vosotras? ¿Lo ha sido de verdad?

Foto slide lactancia prolongada de Katsiaryna Drobysheva vía Shutterstock.

Esto te puede interesar

4 Comentarios

  • Responder
    Mamagnomo
    16 julio, 2018 at 09:29

    Bieeeeennn !!! Te voy a contar mi caso: (jajajaaja llevaba años queriendo decir esto) el otro día me dijeron ya por la calle que si todavía le daba el pecho al niño con cara de espanto. Y yo veo a esta criatura con hechuras de bebé total y no sé cómo me dicen esto! Me sentí madre lactante prolongada. Le dije que si, y que se lo iba a dar hasta los 7 años o así que jugará al fútbol el niño y le diera un buchito y siguiera jugando. Jejeje… la verdad es que a veces me planteo destetarlo y por otro lado dormir tan bien no tiene precio. Que yo no soy primeriza y tengo un máster en esto! En serio. Por lo demás me da igual lo que digan porque además el niño me ha servido de liposuctor así que me gusta la idea de seguir que quiero perder otros 5 kilates y además pretendo callar al niño a la teta cada vez que llore. Si. Tengo mucho por disfrutar todavía y como he criado a 3 con biberón pues ya me lo sé todo! Además que yo no soy antibibi si alguien quiere dárselo, que se lo de. A mi me ha dado la vida con mis hijas.

  • Responder
    Az
    16 julio, 2018 at 09:36

    Exactamente, como tú dices,es gratis!!!! A mí una señora el otro día me dijo que ya le podía quitar la teta a mi bebé de 8 meses y medio. Porque? Le pregunté,(que no se para que le pregunto porque en realidad me da igual,le tendría que haber dicho,si si e irme,pero me salió del alma) y me dijo que ya estaba suficientemente gordo. Me quedé de piedra! Le dije,señora,sabré yo lo que es mejor para mi hijo!!!! Madre mía… La paciencia que hay que tener! Yo también lo tengo claro,a no ser que haya alguna cosa que por fuerza mayor le tenga que quitar la teta,yo le daré hasta que él quiera y de momento le encanta,después de comer sus purés,sus trozos,su fruta… Busca la teta que da gusto! Así que si él está feliz,yo también!!! 😘😘😘😘😘😘😘

  • Responder
    Carolina mamá ríe
    16 julio, 2018 at 10:30

    Uyyyy no te quiero ni contar en estos 6 años y medio. Ya es que ni me preguntan porque dan por hecho que a esa edad qué loca va a seguir dando teta a su hijo??? Pues yo, si señora, yo, y digo como tu, si sigo con el chiringuito abierto es porque él quiere, bueno venga, confieso, yo sí que he ido detrás con la teta al aire al mínimo indicio de que fuera a dejarlo.

  • Responder
    Esta Casa es La Comedia
    30 julio, 2018 at 08:32

    ¿Que si creen que hipotequé mi vida lactando? Sí. ¿Que si fue un trabajazo para mi? No. Pero ni me molesto en refutar, hace tiempo que ya solo me explico con quien verdaderamente quiere saber (normalmente futuras mamás)

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.