Moda

Me voy de boda con el bebé y la niña. ¿Qué les pongo?

de boda con el bebé

Hace un par de años tuvimos la primera boda con mi bichilla, que fue literalmente una tortura: aún no tenía ni 3 años, le daba miedo la música fuerte, la gente que gritaba y pasaba de relacionarse en la zona infantil. Pensamos que sería nuestra primera y última boda con niños, pero a los 9 meses ¡repetimos con ella y con mi churumbelito de 5 meses! Si es que no se puede prometer nada, que la paternidad te hace dar muchas vueltas y cambiar infinitas veces de opinión. En ese momento en el que decides que te vas de boda con el bebé, con el niño o con todos los mochuelos que tengas cerca, lo primero que valoras es el tema del vestuario. Reconozco que mis opiniones al respecto han cambiado muchísimo desde que soy madre. Antes, me encantaba ver a las niñas vestidas de punta en blanco, con diseños imposibles, que les impedían moverse, claramente incómodas, con zapatos rebonitos que les destrozaban los pies. Y esos bebés repollo, con capas y capas de telas preciosas, así estuvieran de celebración en agosto y al borde de la lipotimia. Ahora que los niños son míos, los he parido yo y me van a hacer la vida imposible si ellos no están ag usto, así es como hemos ido, sobrevivido y vuelto de la boda de mis cuñados en pleno mes de julio.

de boda con mi bebé niña vestido barato

1. Niña princesa pero sencilla. El vestido ya lo puede elegir ella, aunque en los últimos saraos, con esa tendencia que tenemos las madres a comprarlo todo un poco más grande para que dure ¡lleva 3 años usando los mismos vestidos! Sí, ahora están cortos, cortos, como esos que lucen las niñas modelos, que hasta hay que comprar la ropa interior mona porque la va a ir enseñando toda, pero bueno, para un ratito que se lo iba a poner… Porque la boda duraba 3 días, pero la ceremonia sólo unos minutos y después ¡había piscina! ¿Alguien cree que con piscina a mano la niña iba a quedarse luciendo modelito en tierra seca? No. De ahí el que no le diera mayor importancia al largo del vestido pero ella decidió que quería uno rosa, chino y muy de princesa, así es que por 7 euros hubo cambio de vestuario con 4 capas de tul plasticoso y mucho brilli brilli. Eso sí, los zapatos… Supuestamente lo teníamos fácil, porque los modelos originales modelos eran muy coloridos, y le valían zapatos de cualquier color. Pero sus bailarinas de piel de vestir ¡eso sí que se le quedaron pequeñas a los pocos meses! La ropa la amortizamos más, pero los zapatos hay que cambiarlos a una velocidad… Además de que ella es muy peripuesta y no quiere llevar calcetines con los zapatos de presumir, lo que suele traducirse en más de una herida en el momento del estreno. Por ese motivo, opciones como las bailarinas textiles que os comentaba hace unas semanas de Pisamonas, nos salvan la vida en todos los sentidos.

de boda con el bebé corbata falsa chaleco falso

2. Me voy de boda con el bebé y no de punta en blanco. Lo siento, pero no. No me gusta llevar a la criatura pasando calor, sudando, sufriendo porque no se manche, porque no se arrastre por el suelo, porque me rompa un modelito que cueste un ojo de la cara… Si en el futuro se me refina y se vuelve un fashion victim como su hermana, ya haremos el esfuerzo de elegir ropa de mejor calidad. Pero a esta boda ¡lo he llevado con un traje del chino! Vamos, del chino, chino del todo, que lo vi dando una vuelta virtual por Aliexpress, me hizo gracia, a los novios también y ya no hubo más que hablar. Es un conjunto de camiseta y pantalón azul marino a rayas, que simula llevar un chaleco y una corbata. Por 8 euros, no tenía muchas expectativas depositadas en la compra, para qué os voy a engañar. Pero a las malas, si al tenerlo entre las manos resultaba demasiado cutre incluso para una boda íntima e informal, tendría aún 2 meses por delante para hacerme con un pantalón y una camisa sencilla y santas pascuas. A ver, no es lo más elegante del mundo, pero con esos andares de año y medio, siendo una reunión familiar y quedando vistoso en las fotos, que al final es lo que vamos a mirar y remirar para el recuerdo ¡ha merecido mucho la pena! Un conjunto súper simple de algodón, con la única gracia de la parte superior queriendo ser festiva y formal y unos zapatos blucher de lona también de Pisamonas que han resultado espectacularmente cómodos. Sí, porque en estos primero pasos el niño no me anda con todos los modelos igual. Y entro eso y que me cuesta acertar con su talla de pie ¡lo llevo al pobre como un pingüino la mayoría de las veces!

3. La comodidad de los padres. Ojo, que esto también hay que tenerlo en cuenta. Los maridos, con que lleven unos zapatos cómodos y elijan un traje que disimule un poco las pisadas polvorientas de llevar a los niños en brazos, ya van servidos. Pero nosotras… Con la lactancia, no puedo llevar cualquier escote. Con niños que no paran quietos, no puedo ir trastabillando sobre tacones imposibles. Y mucho menos darme a la minifalda, porque con tanto movimiento, acabaría enseñando yo mucho más que la niña. Lo bueno de ir con niños es que entre carrito, bolso del carrito, ropa de recambio y demás bártulos propios de nuestras salidas con ellos, podremos meter discretamente zapatos de repuesto y hasta muda propia por lo que pueda pasar. Y no exagero, que más de una vez se me ha hecho un niño caca encima a la media hora de salir de casa sin haber alcanzado el destino final.

¿Cómo os arregláis cuando vais a ceremonias con niños? ¿También pasáis del protocolo para que vayan cómodos?

Esto te puede interesar

3 Comentarios

  • Responder
    Bea
    19 julio, 2018 at 09:36

    Yo tengo el debate en octubre que se casa mi cuñada…. A los niños lo tengo pensado…. Un pantalón beige o azul marino, según encuentre, una camisa blanca y una pajarita…. Fin… Odio la ropa repollo tanto xa eventos cm para ropa normal….. Me han mirado mal x decir w irán a la boda de su tía así…. Peeo no creo yo q mis hijos vayan mal vestidos así…. Las malas lenguas….. La duda viene con mi cuerpo serrano…. Dado que soy mamá curvy lactante….. Osea q ya no tengo solo que luchar por encontrar talla de algo decente sin tener que estar medio año pagándolo…. Es que tengo q sacar la teta!!!!!! En fin…. Malas ganas me da solo de pensarlo….

  • Responder
    Carmen
    19 julio, 2018 at 10:03

    Nosotros nos vamos a estrenar con dos bodas este veranito 😫😫.. la primera en 8 dias y la segunda en septiembre… despues de muuuuchos años son boda, vaya zasca…
    Las niñas vestidos de “arreglar” pero comodos y sin mucho perifollo (elegidos en comandita entre el padre y la mayor de 4 años.. gracias Mayoral por no haberme sacado los dos ojos!!😂😂), sandalias comodas y a tirar millas… papa y mama con ropa comoda pero resultona y apañada y prau…
    Y ya se vera si no tengo q sacar algo de la chistera para la segunda boda 😂😂😂

  • Responder
    Aprendiz de Mamá
    19 julio, 2018 at 12:42

    Me encanta!!! los niños iban preciosos, y lo principal para los padres: la comodidad!! Cien por cien de acuerdo contigo.

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.