Decoración

¡Reformas en verano! Pintando la habitación del niño

pintura Majestic Resist de Jotún

Tras las vacaciones, hemos vuelto a nuestra realidad no Pinterest por la puerta grande ¡con reformas! Lo sé, sólo de pensarlo se nos pasa el relax del verano. El caso es que cuando compramos este piso hace 2 años, había 3 habitaciones en las que sí se podía vivir, pero no eran de nuestro agrado. En nada me quedé embarazada de mi churumbelito, además de sin un euro para inversiones, por lo que decidimos dejar pasar el tiempo y alejar las obras de nuestras vidas. Mi bichilla era pequeña, una obra es una catástrofe para cualquier familia y ahora, con 2 niños ¡pues seguimos pensando lo mismo! Pero a esos 2 baños y cocina que no nos gustaban, se ha unido la necesidad de transformar el anterior despacho con cama de invitados, en el dormitorio de mi churumbelito. Sí, no se me va a independizar de la cama hoy, pero por si cae la breva… Bueno, por eso, y porque al final aquello se estaba convirtiendo en un vertedero de trastos: todo iba a parar encima de ese escritorio que nadie usa, porque yo tecleo con él en el salón, y sobre esa cama individual que se comía casi todo el espacio. En definitiva, que nos hemos armado de valor y hemos empezado a adecentar media casa durante el verano. El plan más chulo ha sido el de pasar el rato pintando y decorando la habitación del niño, la verdad. Yo tenía muchas ideas ¡y nada de habilidad! Pero después de esta maratón ¡me veo capaz de volver a inflar la burbuja del ladrillo yo sola! La decoración, elección de muebles y demás, me va a dar para mucho, así es que por ahora ¡vamos allá con el antes y el después de la pintura!

despacho cuarto de los trastos

1. Una habitación infantil diminuta. Esa es la nuestra. Su principal defecto es que es muy estrecha. Mide 2 metros de ancho exactamente, uno de los motivos por los que nos hemos planteado poner una de esas mini camas Montessori, ya que si la pegamos bajo la ventana al menos el niño tendrá el resto de espacio libre para moverse y jugar. ¿Veis el desastre de la primera foto? Lo ha hecho él solito, que parece que ya sabía que este sería su espacio en el futuro, y se metía a sacar cosas de los cajones y dejarlo todo así de ordenado. En fin, que al tener allí el radiador, más una columna que sobresale de la parte izquierda de la pared del fondo, era imposible seguir con la cama de 90×190 que teníamos ya comprada. De haberlo hecho, esta que veis hubiera sido la única posición posible, por lo que a pesar de quitar el escritorio el espacio hubiera sido excesivamente pequeño para que él pudiera moverse con libertad. En el futuro, es de suponer que tendremos que volver a este tipo de colocación, pero podrá prescindir de cajas de juguetes, de muebles a ras de suelo para su autonomía… y con un escritorio y una cama puede que tenga bastante. La idea principal era elegir una cama más pequeña y dejar sólo los muebles imprescindibles.

dormitorio de niño blandco lavable

2. Una pintura de color fuerte para alegrarla ¡y agrandarla! Yo soy de blanco andaluz para todas las paredes, de todas las casas, por dentro y por fuera. Lo que ahora se conoce como estilo nórdico. ¡Qué cosa! Y no pensaba bajarme de mi idea, porque podría alegrarla con los textiles y otros elementos pequeños de decoración. El truco es escoger una buena pintura que sea ultralavable y ultra resistente, como la nuestra: la pintura Majestic Resist de Jotún. Con una sola mano de pintura quedó estupendamente, porque estábamos pintando sobre blanco, además de que apenas huele a nada. Entonces, recordé la mala experiencia vivida con mi bichilla, cuando al pasar a su propio dormitorio cogió la afición odiosa de restregarse contra la pared fresquita y pegar los mocos sobre ella. Aquello se puso de un aspecto tan asqueroso que al final acabamos abandonando el minimalismo del blanco e instalando un vinilo autoadhesivo gigante de un fondo marino con sirena. Y así fue como Mari Carmen se vino a vivir con nosotros. Porque la pintura se lava divinamente, pero ella la manchaba a diario, y eso era demasiado frotar. En su caso, no nos pareció una mala solución, ya que su dormitorio es el más grande de la casa y no se ve empequeñecido con esa explosión de color. Pero con el niño no podremos poner algo similar y ya había empezado a sufrir por el resultado del blanco junto a su cama. Por eso, y porque he estado meses leyendo acerca de cómo lograr que una habitación tan pequeña parezca más grande, decidimos optar por un decorado de vinilo con color muy fuerte sólo en la pared del fondo. La ventaja es que es menos sucio, le da profundidad y anchura a un dormitorio que es demasiado estrecho, también le aporta un aire infantil a tanto blanco y además ¡se lava divinamente!

pared blanca decorada con vinilo para mayor profundidad

3. El blanco ¡sí es para niños! Vamos, por eso me he arriesgado a seguir con el resto de las paredes en color blanco. Porque la gama de pintura Majestic Resist de Jotún son ideales para que puedan guarrear sin que nosotros muramos de pena ni del esfuerzo por adecentarlas. Tenemos la suerte de que la ventana del dormitorio tiene mucha luz durante todo el día, nunca de forma directa, pero está bien iluminada y seguiremos manteniendo el mismo estor de color blanco que deja pasar la mayor parte de la claridad. Esto y el resto de paredes blancas nos ha ayudado a que parezca una habitación completamente diferente. Ahora que está recién estrenada ¡se ve muy limpia! Aunque los mochuelos no han perdido oportunidad de darle ya algún que otro restregón con las manos sucias, con juguetes del mal y con mocos ¡y ha salido sin esfuerzo! En cuanto haya que retocar la pintura del resto de la casa no pienso usar otro modelo de pintura ¡esto es una maravilla para familias! Con agua y un poco de jabón suave te queda la pared como nueva. Y el precio es razonable para lo que cunde.

pintar puertas de armario de madera en blanco

4. ¿Y el armario? Lo único positivo de esta habitación, y de todas las de nuestra casa, es que tienen unos armarios empotrados muy, muy hermosos, que van desde el suelo hasta el techo. Con la mini ropa que tiene mi churumbelito, ya sólo tengo que ingeniármelas para organizar bien el interior, porque eso sí, sólo tiene baldas y necesitaremos una barra para colgar, algunos cajones… Pero mientras hemos estado pintando la habitación del niño en esta reforma veraniega, nos planteamos pintar también las puertas del armario de color blanco. Es cierto que el armario prácticamente no lo vemos nunca, porque queda de espaldas a la entrada y tienes que estar metido por completo en el dormitorio para toparte con su color madera. Una vez metidos en faena, yo estaba muy convencida de pintarlo, porque daría sensación de continuidad al blanco de la pared, y en vez de parecer que en esa zona del dormitorio no había pared ninguna (la mitad la ocupa la puerta y la otra mitad el armario) habría una esquina hermosa, bien integrada y súper luminosa. Sin embargo, se nos comenzó a acumular la faena y nuestros días de vacaciones se acabaron dejando, el armario sin pintar. También le quiero cambiar los tiradores, que son de un clásico…

Otro día os enseñaré la cama y el resto de muebles ¡para no eternizarme hoy! ¿Habéis hecho alguna vez un cambio radical simplemente con un poco de pintura? ¿Conocíais estos modelos ultra resistentes y lavables ideales para niños?

Esto te puede interesar

Sin comentarios

¡No te cortes, deja un comentario!

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.