Puericultura

Mi hijo suda mucho en el coche. ¡Y creo que he encontrado la solución!

mi hijo suda mucho en el coche

Tras año y medio de viajes, definitivamente mi hijo suda mucho en el coche, y hemos probado todo lo que se nos ha ocurrido, nos han recomendado, hemos investigado ¡todo! Durante los primeros meses, pensábamos que como el bebé odiaba el coche, el propio enfado por ir separado de su querida madre, la distancia de la teta y la obligación de ir retenido con los arneses era lo que lo predisponía en contra, lo encolerizaba y claro, con tanto berrinche el sudor se debía a eso, al enfado monumental. Así es que desde su nacimiento hasta los 6 meses, tratábamos de coger el coche lo menos posible, parar si el llanto era excesivo y soplarle, hacerle aire con la mano ¡cualquier cosa! La ventaja es que mientras viajaba en el grupo 0+, el Easy Maxi de Bébécar, yo cabía también en los asientos traseros, por lo que podía atenderle en persona y al menos tranquilizarlo con mi presencia. De los 6 a los 15 meses, ir en coche ya no le alteraba tanto pero igualmente he observado que mi hijo suda mucho en el coche y esto no ha cambiado ahora que se ha tranquilizado. A los 15 meses, pasó al grupo 1 a contramarcha con la Axkid Rekid, yo tuve que desplazarme al asiento delantero y ya no podía ayudarlo contra el calor. Para intentar que viajase más fresco, hemos probado todos estos trucos.

1. Poca ropa y siempre de algodón orgánico

Teníamos que favorecer que se refrescara de cualquier manera, pero viajar desnudo por completo no era una opción, porque la propia tapicería ignífuga del sistema de retención infantil lo hacía sudar mucho más. Así es que optamos por buscar ropa de algodón orgánico, lo más fina posible, pero está visto que no fue una solución suficiente. Así es que seguimos añadiendo otras ideas.

colchoneta aeromoov air layer grupo 1 sudor coche

2. El parasol en la ventanilla

Encontramos unos modelos muy discretos en Experiencia Bebé, de la marca Britax, con la ventaja de que no tienen ventosas y se adhieren simplemente por electricidad estática. El problema es que no cubren absolutamente toda la ventanilla y claro ¡siempre se cuela el sol por el resquicio que no lleva cubierto! Da igual que se la recoloque, porque la carretera no es recta hasta el infinito y siempre queda algún resquicio de cristal solo. Total, que en invierno creo que el solecito y el calor incluso le ayudan a relajarse y dormirse, pero en verano ¡este niño no quiere calor de ninguna forma! Por lo que el drama del sudor y el malestar se dispara en esta época.

3. Aire acondicionado más frío que en el Polo Norte

Ya os conté cuando escribí sobre esas excusas que solemos poner para que los niños no viajen a contramarcha, que al ir orientado de espaldas al sistema de ventilación del coche, el pobre no tiene fresco directo. Yo soy muy contraria a la climatización, pero hay casos y casos. Y meterte en el coche a 40 grados en pleno verano es una de esas ocasiones en las que hasta yo agradezco el invento. Procuro orientar las salidas de aire para enfocarlas directamente contra su silla, ya que la niña es más friolera y con el fresco del ambiente tiene de sobra. Como le dé el chorro de aire directo a ella ¡se le hielan las carnes! Pero por más que oriente, por mayor que sea el caudal de aire y menor la temperatura, ya podemos morir helados el resto de ocupantes, que mi hijo suda mucho en el coche y no parece que el aire lo alivie.

mi hijo suda mucho en el coche

4. Colchoneta Aeromoov Air Layer

Como ya estaba desesperadita por tener que sacarlo literalmente chorreando (pelo mojado, la camiseta y pantalones pegados por completo al cuerpo húmedo, inquieto y molesto, completamente pegajoso) decidí hacer la inversión de este verano a raíz de las muchas recomendaciones que otras madres me hicieron a través de Instagram. Había oído hablar de la colchoneta Aeromoov Air Layer pero no me decidía a probarla. Es algo cara (30 euros me costó en Amazon), la fabrican para grupo 0, 1 y 2-3, que también vale para la sillita de paseo y a ojo es muy simple pero después de un par de meses de prueba en julio y agosto ¡creo que funciona! El estampado que elegimos, una edición especial ambientada en el espacio no es muy allá. Al llegar a casa creía que estaba defectuosa y llena de pelotillas ¡pero no! Eran las mini galaxias que estaban pintadas como puntitos blancos por toda ella. Al tacto, la Air Layer no es muy agradable: nada de tacto aterciopelado, ni tacto fresco, ni nada cariñoso. Es más bien áspera por delante y un nido de abeja nada fino por detrás. Vamos, que a primera vista parece de todo menos cómoda. La nuestra es del grupo 1, un modelo universal compatible con todas las sillas de coche que tengan punto de arnés entre las piernas del niño. ¡Y refresca! Mucho. Hemos pasado de sacar al niño completamente mojado a sacarlo seco. Seco, seco del todo no. Algún día hemos notado algo de humedad en la espalda, pero como 100 veces menos de lo que le pasaba antes de usar esta colchoneta. Vamos, un sudor normal, la cabeza y el pelo seco y la propia transpiración de su cuerpo contra una superficie extraña, pero no la barbaridad de sudor que soltaba antes. El día del estreno, hicimos hora y media de camino en coche, sin paradas, y llegó un pelín húmedo, pero la mejoría ya fue tremenda. El segundo día, hora y 10 minutos de trayecto del tirón y salió completamente seco, además de no haber soltado ni una queja de desagrado en todo el camino. Al tercer intento, 25 minutos de coche a las 5 de la tarde con un solazo de aúpa ¡y espalda seca!

En plena ola de calor, subiéndonos a 39 grados en el coche, el sudor de la espalda era casi imperceptible, por lo que la mejoría ha sido tanta que realmente creo que funciona. Para el carrito no la hemos utilizado, porque la tenemos instalada a perpetuidad en la sillita del coche. El niño también suda en la sillita de paseo pero al ir al aire y mejor ventilado, es un mal menor. Yo mejoraría el diseño y la haría más agradable al tacto si fuera posible, pero su cometido creo que lo cumple, que es lo que interesa. ¿Vuestros churumbeles son calurosos o frioleros por naturaleza? ¿Habéis tenido problemas con el sudor?

Esto te puede interesar

Sin comentarios

¡No te cortes, deja un comentario!

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.