Crianza

Dormir con la luz apagada. ¿La solución para mi bebé?

bebé dormir con la luz apagada mejor oscuridad total

19 largos, larguísimos meses en los que me he quejado a diario de lo mal que dormía mi churumbelito. Siempre creímos que mi bichilla, por eso de querer colechar y despertarse un par de veces por la noche para mamar en plan silencioso, era una niña complicada para dormir. ¡Insensatos! ¡Qué atrevida era nuestra ignorancia! Al lado de lo que ha sido su hermano ¡ella era un bendita! A pocos días de cumplir los 17 meses, leí un artículo sobre cosas que los adultos hacemos mal y que perjudican nuestro descanso nocturno. No era un artículo para bebés, no descubría grandes misterios de la humanidad, pero ahí estaba el recordatorio de por qué es beneficioso para el ser humano dormir con la luz apagada. Este hombre estaba de viaje de trabajo, yo luchando para que mis dos pimpollos se durmieran sin despertarse mutuamente y entonces, recordé las palabras de la pediatra que tuvo mi bichilla siendo una recién nacida. Ella nos decía que nada de puntos de luz de noche, y que si teníamos que cambiar pañales, que usásemos la menor iluminación posible, para no trastocar a la criatura. Nunca le eché muchas cuentas, porque por aquel entonces la niña dormía divinamente, no tenía mas que un despertar de noche ¡y qué más podía pedir! Pero me acostumbré a dejar un trozo de la persiana abierta, de forma que entraba la luz de la calle, podía distinguirla fácilmente en la cuna o en nuestra cama, y no tenía que encender luces directas dentro del dormitorio. No parece que a ella le fuera mal el sistema, y con el niño he seguido haciendo lo mismo, hasta que hace 2 meses la desesperación porque llevaba año y medio durmiendo 4 horas a saltos en las mejores noches, acabó así…

1. La oscuridad total

Era un sistema que no me iba a costar nada. El niño seguiría colechando conmigo, o quedándose en su cuna pegado a mi cama. Simplemente tenía que bajar la persiana al máximo. ¿Cómo no se me había ocurrido antes? ¿Cómo no lo iba a probar? Así es que esa primera noche, cuando mi churumbelito se me durmió en brazos en el sofá, lo lleve a su cuna, ya puesta a oscuras, a las 10 de la noche, y me fui a trabajar a solas, sin esperanzas, la verdad. Pasaron las horas. A las 2 de la mañana yo seguía despierta y el niño en la cuna, sin dar un ruido. Me acosté, con el miedo metido en el cuerpo, arrepintiéndome de haberme quedado hasta tan tarde, porque seguro que sería notarme en la habitación y ponerse a hacer reclamos. Pero no. Me dormí y a las 5 de la mañana tuvo su primer despertar. ¡No me lo podía creer al ver la hora en el reloj! Hasta encendí el móvil para asegurarme de que era realmente esa hora. Lo metí conmigo en la cama, le di el pecho y siguió durmiendo hasta las 8 de la mañana, que lo desperté para llevar a su hermana al campamento urbano del colegio. ¡Increíble! Casi lloro por todo: por la emoción de haber dormido horas durante al menos una noche; por no haber caído antes en un truco tan sencillo; por depositar esperanzas en un futuro de noches mejores…

bebçe duerme luz apagada encendida

2. ¿No habrá sido casualidad?

Obviamente, soy la primera convencida de que el sueño del bebé es un proceso evolutivo que no requiere de un aprendizaje, sino de la maduración de la criatura. Por eso, pese a las malas noches que he pasado, pese a llevar casi año y medio sin dormir más de 4 horas y a saltos cada noche, simplemente me había sentado a esperar. Con mi teta, mi colecho, atendiendo pacientemente cada demanda pero agotadísima. Tras la primera noche de poner al niño a dormir con la luz apagada, sin luces de la calle y sin nada, lo primero en lo que pensé fue que habría sido casualidad. Probé una noche más: primer despertar a las 4 y luego siguió durmiendo hasta las 8:30. Y una tercera noche. Primer despertar a las 4:30 y siguió durmiendo hasta las 7:30. ¡Así da gusto criar bebés, oigan! Se les atiende, descansamos todos y la felicidad vuelve al hogar. Durante 3 semanas de oscuridad total por la noche, todas, absolutamente todas las veladas fueron así. Y de repente ¡se agotó la magia! No sé si porque le salieron 4 muelas a la vez, si porque la ola de calor me lo trastocó, o porque simplemente fue una racha buena que coincidió con el experimento de dormir con la luz apagada, pero volvemos a la etapa de despertares anteriores.

3. Ventajas de dormir con la luz apagada para los adultos

A mí, la oscuridad total siempre me ha puesto nerviosa. Es cierto que antes de ser madre ya dejaba algunos agujeritos de la persiana entreabiertos, pero no entraba tantísima claridad como con los niños. Desde que he vuelto a dormir sin luces alrededor, he dejado de despertarme porque sí, duermo todo lo que duerme el niño y pocas cosas me desvelan. A veces, el niño hace algún pequeño ruido, o tose, cambia de postura de forma escandalosa y me despierto. Pero en cuanto él para yo sigo durmiendo. Hasta ahora, cualquiera de estos ruiditos me desvelaban entre 1 y 3 horas, lo que unido a los propios despertares del niño era una tortura enorme. Creo que me estaba convirtiendo en la única persona del mundo que al despertar miraba el reloj rezando, no para que aun faltasen 5 minutos más hasta la hora de despertarnos, sino porque ya fuese esa hora y no me quedaran por delante cientos de minutos de no dormir.

4. Otras luces que molestan

Existe una cuestión biológica por la que las personas descansamos mejor al dormir con la luz apagada: que si hormonas, que si ritmo circadiano, que si yo no sé cuántas cosas más. Pero yo asociaba esos beneficios al mero hecho de dormir de noche. No pensaba que la claridad que hubiera en la habitación importara tanto. De hecho, puedo dormir horas de siesta a plena luz, y los niños siempre han dormido las siestas de día de la misma manera, para que aprendan a distinguir el día de la noche. Más allá de la claridad que entre en casa desde la calle, ojo con el millón de lucecitas y pilotitos que tenemos en casa: el led de los televisores, los indicativos de los teléfonos móviles, el piloto de la cámara vigilabebés, que iluminaba la habitación completa como si fuera una feria (le he puesto una pegatina encima y se acabó esa luz), la tablet, que se queda en el cuarto de baño y la pantalla se enciende cuando recibe notificaciones, por lo que la luz se cuela en nuestro dormitorio. ¡Te pones a hacer una lista de luces incómodas y no acabas nunca! Eso por no hablar de los puntos de luz y las lamparitas de bebé. Que sí, que son muy monas y muy de estilo nórdico y todos las queremos, pero vamos a dejarlas para decoración, no encendidas a perpetuidad junto a los niños, que luego se nos desarreglan.

Ya he comprobado que este cambio no ha sido definitivo en la maduración del sueño de mi mochuelo, y vamos de atrás hacia adelante dependiendo del momento. Pero las semanas de buen dormir que tuve ¡no tuvieron precio! ¿Cómo dormís vosotros en casa? ¿Habéis tenido algún encontronazo de este tipo con las luces? ¿Vuestros churumbeles dormían mal y tardasteis años en dar con la clave?

Esto te puede interesar

7 Comentarios

  • Responder
    Krika
    13 septiembre, 2018 at 07:44

    Yo ahora lo que tengo en mente es pasarla a su habitación porque parece que si me tiene cerca se despierta más, pero tampoco sé si es fruto de lo que te digo o casualidad de una racha buena que ha coincidido con mis experimentos. Seguiremos probando, jeje.

  • Responder
    Ana
    13 septiembre, 2018 at 10:33

    Si te sirve de consuelo yo llevo cuatro años sin dormir, cuando el mayor comenzó a dormir ya tenía al segundo desvelándome. Y siempre a oscuras. Hoy llegamos tarde al cole porque el pequeño (22meses) decidió que desde las cuatro de la madrugada a las siete eran horas para no dormir, pero claro luego me dormí yo y apagué el despertador. Tengo esperanza que cuando empiece el cole el próximo año la cosa mejore; para ese momento llevaré cinco años sin dormir una noche decentemente.

  • Responder
    Beatriz
    13 septiembre, 2018 at 12:02

    Pues voy a probar con oscuridad absoluta. Yo la verdad que las noches (muy muy pocas, la verdad) en las que mi peque ha dormido más horas seguidas ha sido cuando la he acostado antes (20h) y hemos estado a oscuras. Por primera vez tengo ganas de que se vaya el verano para poder dormir con todo cerrado. A ver si hay suerte, porque a mi me mata leer a mamis que dicen que llevan 4 años así… ¡No puedo más! Y además si me desahogo en voz alta todo el mundo me “aconseja” quitar la teta… qué pesadez, en serio, ¡si la teta es mi salvación!

  • Responder
    beatriz
    13 septiembre, 2018 at 13:02

    mi hija mayor no hacía ni una noche del tirón, hasta que se hizo demasiado grande para seguir en cuna (con casi 3 años), le pusimos la cama en su habitación, y empezó a dormir mejor. Yo no se si es que nosotros le molestábamos, o si al saber que yo estaba cerca quería un achuchón, o qué, pero el caso es que en ese momento, por fin, pude descansar … hasta que nació el pequeño, claro :p

  • Responder
    Alba goretti
    13 septiembre, 2018 at 13:12

    Nosotros siempre dormimos a oscuras hasta k nació la peke que empezamos a dejar la luz del pasillo encendida…. Hasta hace 1 mes que me dio x apagarla y ponerle el pilotito en la cabecera de la cuna… Y milagro en vez de despertarse 400 veces se despierta 200 pero oye ya es algo y parece mentira pero el hecho de no tener luz y estar casi casi a oscuras aunk yo no duerma seguido pero si he notado k x lo menos mi cabeza descansa más !!!! Mi nena ahora tiene (17 meses)

  • Responder
    Cynthia
    14 septiembre, 2018 at 03:50

    Yo llevo 17 meses sin dormir lo que se dice dormir… mi hija se despierta como 3-4 veces por la noche a tomar biberón, si biberón por la noche con año y 5 meses😰 la pediatra ya me dijo q se lo quitara q era una costumbre malísima que tenía pero¿que hago? Se despierta llorando cada 3 horas si llega pegada a la mesita de noche y o le das el biberón o no hay ser que La haga parar, eso si, si duerme con los abuelos puede despertarte 1-2 o ninguna alguna vez y a veces consigue dormirla sin biberón. ¿Que hago mal yo entonces? Me siento frustrada por que mi madre pueda conseguirlo y nosotros no. Si a esto le sumas el otro bebe de 6 meses que también despierta 3 veces a por su bibe es una milktoniks Party como dice mami mifamiliawanderlust jajaj.
    En referencia a La Luz… de más bebe dormíamos con todo apagado, ahora tenemos la luce cita del router q da mucha luz y en el tema de sueño nada ha cambiado, sigue con la misma rutina de despertares que cuando nació…😰😘

  • Responder
    Mari
    15 septiembre, 2018 at 07:56

    Yo con mi primer hijo estaba encantada. Desde k tenía 2 meses, le daba teta sobre las 12 de la noche y a dormir, hasta las 7 de la mañana. Y siempre asi.
    Con la segunda, es otro cantar. Mi teta es la misma, probamos colecho, a oscuras, con ruidos relajantes, carro, cuna, más tarde su habitación…., Pero no dormí una noche entera hasta después de cumplir 5 años, (es k ni una, por las casualidades)nunca he sabido por k cambio, teta tomo hasta los 6 años, ( el primero la dejo con 8 meses) y a día de hoy con casi 8 años,algunas noches se sigue despertando.

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.