Crianza

M-chat test y los trastornos del espectro autista en la revisión pediátrica de los 18 meses

M-chat test y los trastornos del espectro autista

Menos mal que las sorpresas pediátricas de esta segunda maternidad no me pillaron siendo primeriza, porque vaya revisiones que está teniendo mi churumbelito. No puedo evitar compararlo con su hermana en peso, en altura, en el peor dormir, en su mayor apego… La niña gana en casi todos los apartados de desarrollo y autonomía, porque este es un ceporrito amoroso y demandante, pero nunca me ha preocupado que lleve otro ritmo. Cuando noto que a su edad hay cosas que la niña hacía divinamente y que en él aún ni se intuyen, siempre lo achaco a su prematuridad tardía (oye, que en 5 semanas de margen pueden avanzar mucho los niños a esta edad) o al hecho de que todo el mundo cree que por ser del género masculino la pachorra va a formar parte de él de por vida. En julio, tuvimos la peor idea del mundo: ir a hacer la revisión pediátrica de los 18 meses justo antes de salir de vacaciones, cuando en edad corregida él aún tenía 16,5 meses. Pero bueno, así nos iríamos tranquilos de viaje. ¡Error! Aquella visita fue una tortura a la que acudí sola, y durante 50 minutos la pediatra que sustituía a nuestro pediatra de siempre, y la enfermera, nos martirizaron por todo. Lo del peso, la altura, cómo va con la alimentación complementaria, cómo avanza con el sueño y las cosas normales de las revisiones, pasaron a un plano marginal cuando apareció en la pantalla del ordenador el M-chat test y los trastornos del espectro autista.

1. Mi hijo de 18 meses no habla

Supuestamente, me iban a hacer unas preguntitas sobre las cosas que sabía hacer ya el niño y las que no. Fui respondiendo a todo con sinceridad, hasta que la consulta comenzó a torcerse al decir que mi mochuelo aún no dice ni una palabra (ni mamá, ni papá, ni agua, pan o cualquiera de las básicas) y que no señala para pedir lo que quiere. No le di mayor importancia, porque hace muchos sonidos diferentes, balbucea con diferentes sílabas y entiende lo que le pedimos. Parece que da sus discursos en un idioma propio, pero esto a los 18 meses ya no es correcto, y ahora que tiene casi 20, pues mucho peor. El M-chat test se utiliza para detectar precozmente trastornos del espectro autista en bebés. Lo realizan entre los 18-36 meses, una franja de edad que me parece enorme, y más teniendo en cuenta que por la edad corregida del mío, ni siquiera estaba dentro del límite inferior de la franja. En la consulta, nunca se mencionó nada acerca del autismo, sino que esto lo vi al volver a casa, en la cabecera de la hoja que me dieron con los resultados del test. Allí sólo insistían en que debería hacer ya estas cosas y nada más.

2. ¿Cómo es el M-chat test y los trastornos del espectro autista?

Pues consta de 23 preguntas muy sencillas a las que simplemente hay que responder Sí o No. No todas tienen la misma importancia, y te permiten fallar 3 de las consideradas retrasos graves y sólo 1 de los críticos. Mi churumbelito tenía 3 carencias críticas (no señalar, no mostrarnos cosas cuando juega, cosa que ahora sí hace, y quedarse mirando el dedo cuando le señalamos cosas que están lejos) más el extra gravísimo de no hablar ni una palabra a los 18 meses. Os dejo el test con las preguntas en orden. Las consideradas críticas son la número 2, 7, 9, 13,14 y15.

1.¿Le gusta que le balanceen, o que el adulto le haga el “caballito” sentándole en sus rodillas, et

2.¿Muestra interés por otros niños?

3.¿Le gusta subirse a sitios como, por ejemplo, sillones, escalones, juegos del parque?

4.¿Le gusta que el adulto juegue con él o ella al “cucú-tras” (taparse los ojos y luego descubrirlos; jugar a esconderse y aparecer de repente).

5.¿Alguna vez hace juegos imaginativos, por ejemplo haciendo como si hablara por teléfono, como si estuviera dando de comer a una muñeca, como si estuviera conduciendo un coche o cosas así.

6.¿Suele señalar con el dedo para pedir algo?

7.¿Suele señalar con el dedo para indicar que algo le llama la atención?

8.¿Puede jugar adecuadamente con piezas o juguetes pequeños (por ejemplo cochecitos, muñequitos o bloques de construcción) sin únicamente chuparlos, agitarlos o tirarlos?

9.¿Suele traerle objetos para enseñárselos?

10.¿Suele mirarle a los ojos durante unos segundos?

11.¿Le parece demasiado sensible a ruidos poco intensos? (por ejemplo, reacciona tapándose los oídos, etc.)

12.¿Sonríe al verle a usted o cuando usted le sonríe?

13.¿Puede imitar o repetir gestos o acciones que usted hace? (por ejemplo, si usted hace una mueca él también la hace)

14.¿Responde cuando se le llama por su nombre?

15.Si usted señala con el dedo un juguete al otro lado de la habitación… ¿Dirige su hijo la mirada hacia ese juguete?

16.¿Ha aprendido ya a andar?

17.Si usted está mirando algo atentamente, ¿su hijo se pone también a mirarlo?

18.¿Hace su hijo movimientos raros con los dedos, por ejemplo, acercándoselos a los ojos.

19.¿Intenta que usted preste atención a las actividades que él está haciendo?

20.¿Alguna vez ha pensado que su hijo podría tener sordera?

21.¿Entiende su hijo lo que la gente dice?

22.¿Se queda a veces mirando al vacío o va de un lado al otro sin propósito?

23.Si su hijo tiene que enfrentarse a una situación desconocida, ¿le mira primero a usted a la cara para saber cómo reaccionar?

3. Entonces ¿el niño es autista?

Pues no lo sabemos. No porque seguimos viendo un bebé que va a su ritmo y en el pediatra no nos han explicado absolutamente nada de los resultados del test. Simplemente nos dieron un número de teléfono para pedir cita en un Centro de Desarrollo Infantil y Atención Precoz (CEDIAP), donde trabajan psicólogos, neuropediatras, logopedas y otros expertos en el desarrollo de los niños, que lo valorarán para determinar si es simplemente un retraso en el desarrollo, que no implique nada más, o si de verdad hay algún otro tipo de trastorno que merezca atención. Esto fue en julio. Como padres estresados, llamamos para pedir cita al día siguiente. Muy amablemente nos dijeron que nuestro caso no era grave y que seguramente no tendríamos cita hasta octubre. Por ahora sólo tenemos un bebé que efectivamente no habla y no señala, y nada más.

4. ¿Y cómo te lo tomas?

Pues al principio con sorpresa y negación. Primero, porque como padres lo vemos muy bebé. No somos médicos y claro que confiamos en que haya que tomar las precauciones adecuadas para detectar tempranamente estos trastornos, tratarlos y normalizarlos lo antes posible, a fin de facilitarle el día a día a las criaturas. Sólo faltaría. Pero por otro lado nos da la sensación de que se les exige mucho a todos los niños por igual. Que por un lado abogamos por respetar los ritmos de cada niño, pero si a los 18 meses no dice 5 palabras exactamente (sin tener en cuenta otros posibles factores que estén pudiendo influir en su desarrollo como la prematuridad, del mío, por ejemplo) ya saltan todas las alarmas y al niño tiene que estar pasándole algo. Y te estresas. Después de haber renegado de la estimulación temprana, te ves persiguiendo al churumbel, vocalizando como si estuvieras en una clase de teatro Pa-pá, ma-má, a-gua, di adiós con la manita, y ahora di hola, y mira para aquí y mira para allí y señala con el dedo. Que al final voy a pasar de tener un niño paradito a uno hiperactivo por perseguirlo día y noche para que hable. A esto, añádele tener a los 2 niños en casa durante el verano, e ir buscando información sobre el autismo, el espectro autista, si estos niños pueden llevar una vida normal, cómo lo va a limitar en su día a día y demás.

La primera visita al CEDIAP os la cuento en estos días, para no alargarme, porque para empezar la consulta será sólo con los padres y sin ver al niño. ¿Habéis tenido que recurrir a los servicios del CDIAP por algún motivo? ¿Conocíais la existencia del M-Chat test?

Esto te puede interesar

9 Comentarios

  • Responder
    Esmeralda
    19 septiembre, 2018 at 09:03

    Hola! Yo por mi experiencia te cuento que fui al pediatra muchas veces porque mi hija no señalaba ni hablaba pero si sonreía y miraba a los ojos ,andaba … También hay muchos tópicos ( que no sonríen ni miran a los ojos ) . Siempre me decían que estaba todo bien y ya lo haría…Pues a los dos años le diagnosticaron autismo y desde entonces (ahora tiene 4) va a atención temprana y a un aula TEA en el cole y muy bien .Con esto te quiero decir que no te preocupes porque cada niño lleva un ritmo y más si es prematuro por supuesto pero que me parece genial que los pediatras hagan su trabajo como deben y estén pendientes (en muchos casos no es así ) porque cualquier cosa ,autismo ,retraso madurativo,lo que sea , cuanto antes mejor porque cuanto más pequeños más posibilidades tienen y trabajan mejor .Alegrate de que miren tan bien a tu niño y no te preocupes porque no tiene porqué ser nada .

  • Responder
    Irene
    19 septiembre, 2018 at 10:34

    Totalmente de acuerdo. Soy sanitaria y claro que entiendo la necesidad de valorar el desarrollo infantil de un modo pautado, pero hay veces que hay que tener una visión global del niño antes de emitir juicios. Cada uno lleva un ritmo, yo también pensé en posibles alteraciones ya que el mío también ha ido a su marcha, pero simplemente fue alcanzando esos hitos de un modo más lento y nuestra pediatra jamás nos alarmó en ningún momento.
    Mi segunda tb es prematura tardía, mismas semanas que el tuyo, y a nosotros en cambio nunca nos han corregido la edad en sus revisiones ni le dan la mas mínima importancia.
    En fin cada niño es un mundo y cada pediatra otro!

  • Responder
    Una Mamá en la Cocina
    19 septiembre, 2018 at 16:14

    Es la primera vez que escucho lo de cómo se llama ese test y lo que representa, pero es verdad que son preguntas que siempre nos han hecho con los 3, excepto algunas con la peque😅😅que mientras entraba por la puerta toda a tope, ya algunas se las saltaban al responderse solas…

    La verdad que entiendo que tras lo que ha pasado, os preocupéis, pero es cierto que el peque ha hecho esas pruebas más pequeño, sea lo que sea lo que pase, ánimo . Cada peque, tiene su ritmo. Muacs

  • Responder
    Elisa
    19 septiembre, 2018 at 19:54

    Mucho ánimo Lucia, mi hijo también está yendo a atención temprana por un retraso en el habla.
    A la edad de tu hijo yo no me preocuparía tanto por el número de palabras que dice como por los gestos que utiliza y su capacidad de comunicar a través de ellos. Dices que tu hijo no señala, te has fijado si utiliza su mano abierta para señalar? Lo digo porque en el caso de mi hijo estuvo un tiempo señalando asi antes de utilizar su dedo índice. Qué tal lleva el tema de la imitación? Aplaude si aplaudes? Juega a cucu-trás?
    De cara a estimularlo tú en casa, no sé que tal llevas el tema del inglés, pero si te manejas bien hay una página web que a mí me ha servido bastante con mi hijo. Se llama http://www.teachmetotalk.com, tiene un montón de información sobre trastornos del lenguaje y sobre todo muchos trucos prácticos para estimular el uso del lenguaje. Tiene incluso un canal de youtube dónde la specialista del habla te enseña técnicas que ella utiliza en terapia.

  • Responder
    Susana
    19 septiembre, 2018 at 21:36

    No hay que preocuparse, hay que ocuparse. Cuánto antes se detecte un autismo o cualquier otro trastorno, mejor pronóstico y evolución tendrá el niño. Yo a los 18 meses le dije al pediatra que mi hijo no hablaba y me dijo que para eso no había pastillas. Unos meses después, siguiendo mi sospecha me indicaron otros especialistas rasgos TEA y finalmente llegó el diagnóstico de TEA a los 3 años.
    Ahora tiene 5 años y medio, ha empezado la Primaria y es feliz!! Mi hijo es un niño risueño, inteligente, cariñoso, muy activo y además tiene TEA, una característica más, pero no es eso lo que le define.
    Mucho ánimo y quédate con esta gran fase de la crianza: todo pasa y todo llega

  • Responder
    Lara
    19 septiembre, 2018 at 22:55

    Buenas noches,
    Yo no vi nada “fuera de lo normal”hasta que empezo la guarderia con 19 meses. Sólo decía mamá y papá . La tutora también noto algo y me derivaron al CDIAP y me nos visitaron cada 15 días y muy bien. El niño sigue su ritmo ha mejorado muchísimo.
    Acaba de empezar el cole le asignaron una plaza especial y la verdad q estamos encantados. A día de hoy sigo teniendo mis miedos de si cogera el mismo ritmo yoodra llevar una vida “normal”, temes por los otros niños como se comportaran con él. Pero lo mejor es ir día a día y no darle muchas vueltas. Existen muchos grados y mil opciones. Así que sea lo que sea el resultado muchos ánimos.

  • Responder
    Prados Caja
    20 septiembre, 2018 at 13:14

    Hola guapa! A nosotros con Álvaro tambien nos derivaron, pero no fue el pediatra si no en la guardería. Al final se quedó sólo en un retraso del lenguaje. Tienes mi testimonio en el blog de Alejandra Melus, por si quieres leer nuestra experiencia con el CDIAT

  • Responder
    Desiree
    20 septiembre, 2018 at 14:20

    Bueno mi consejo es que no desaproveches el Cdiap…sea lo que sea te ayudarán..yo fuí por privado y me sacaron bien los cuartos….solo te digo que no te dejes guiar x “ya hablará”..yo me negué a ver las cosas y desperdicié un año con mi hijo de estimulación…ellos se lo pasan genial xq todo lo hacen juegos…y avanzan mucho…Un abrazo.

  • Responder
    Nueve meses y un día después
    24 septiembre, 2018 at 08:55

    Maaaaadre mía. No sé qué verían pero si el indicador exclusivo era el lenguaje… no te digo yo la cantidad de niños que no dicen ni mú a esa edad. El mío sin ir más lejos con 19 meses dentro de unos días dice papá, mamá y “ana” que puede ser agua o cualquier otra cosa. Señalar señala, pero el mayor tardó la vida para mi angustia (muy controlada jajaa). Que por cierto el mayor a los 2 años y medio fue cuando se arrancó realmente a hablar. No sé, yo creo que a él, si hubiera tenido otro pediatra y otra madre le habrían hecho todo tipo de pruebas y de intervenciones. Para nada. Es difícil hablar sin saber y puede que hayan detectado algo, ojalá que no, pero creo que a veces nos apresuramos muchísimo.
    Estad lo más tranquilos posible, que entiendo que es complicado. Si quieres info o desahogo me dices, que trabajo en temas relacionados, ya sabes. Besos.

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.