Moda

Niños frioleros. ¡Vivir eternamente en entretiempo!

niños frioleros rebecas punto, calcetines, leotardos cóndor

En esta casa está visto que somos de extremos en cuanto a las temperaturas: mi churumbelito adora el frío y que le pegue una corriente de aire helado en la calle lo hace feliz. Pero mi bichilla, incluso en verano va su padre persiguiéndola con la rebeca de punto para niña porque para ella hace frío en algún momento del día durante todo el año. Que si una noche que refresque (ojo, que a 26 grados estos creen que ya ha refrescado), que si un aire acondicionado puesto fortísimo a traición, el micro clima polar del cine… Todas estas situaciones son susceptibles de sacar la rebequita a pasear. Acabamos de entrar en el otoño, que es una época en la que el uso de rebeca me parece de lo más normal pero ¿en agosto? Además, este hombre es muy sentido con las temperaturas, y si me abriga a la niña, el mochuelo tampoco se escapa, y tiene que ir con manga larga y sudando, porque su hermana ha dicho que tiene frío y él lo debe tener también. A mí el entretiempo me vuelve loca desde siempre, porque en el sur solemos pasar del frío al calor de una hora para otra, pero aquí es verdad que es un periodo que se hace bastante largo. Aún no hemos hecho el cambio de armario, pero ni falta que hace porque durante todo el verano la rebeca de la niña ha estado a la vista. Bueno, la rebeca no ¡el millón de rebecas! Porque tiene algunas de cuando era bebé que aún le sirven ¿cómo se os queda el cuerpo?

rebeca niños frioleros cóndor

1. ¿Cuándo se queda pequeña una rebeca de punto de niños?

¡Nunca! Es de las prendas más increíbles que me he encontrado en la vida. La más pequeña que tiene mi bichilla es de talla de 18 meses ¡y aún la usa! Si tenemos en cuenta que el resto de la ropa tiene que ser para niños de 7-8 años ¿cómo se puede explicar este misterio? Pues porque crecen. Se van dando de sí, sin deformarse, se ajustan al cuerpo, y lo que antes era una chaqueta larga ahora parece una torera ¡pero a ella sólo le interesan las mangas! Quedarse bien abrigadita de esa zona y con el resto del cuerpo no tiene problemas. Además, lleva tantos años con algunos de sus modelos que les tiene cariño de verdad. No se estropean, no tienen pelotillas, es que ni las ha deshilachado ¡con la de ropa que destroza! Y claro, en tantos años tiene muchos colores para combinar con todo.

niños frioleros leotardos cóndor

2. Las rebecas DIY de las abuelas

Las abuelas de mis churumbeles son muy mañosas: las dos han hecho rebecas para los niños que no han tenido el resultado esperado. Mira que siempre tenemos en mente que lo artesanal es mucho mejor que lo comprado, pero o bien estas señoras no tienen arte rematando la faena, o algo pasa, porque los ojales se dan de sí con mucha facilidad, el patrón se tuerce, se estiran y chafan de mala manera, y claro, la niña, que es muy fashion victim, dice que esas rebecas no le gustan: que si los botones no quedan bien, que si no tienen dibujos, que si no son preciosas… Total, que han sido una pérdida de tiempo. He guardado alguna para ver si el niño les da más uso, pero con lo burro que es, este necesita tejidos rígidos o hace un estropicio antes de acabar de abrochársela.

niños frioleros calcetines cóndor canalé

3. Cuando el frío te entra por los pies

Bueno, a mi hija le entra por las rodillas, porque debe ser un caso de estudio dentro del género humano. También es cierto que para ir al parque, a rebozase en arena y hacer el salvaje, se pasa el año con zapatillas de deporte y calcetines, porque cualquier cosita le hace rozaduras sin ellos. Y cuando llega una brisa fresca, nos volvemos locos buscando medias y panties para niñas. Desde el año pasado, mi mochuela cree que las medias son de niñas medianas (es así de discreta, y en el fondo ella se considera muy mayor ahora que va camino de los 5 años, pero para ser políticamente correcta, se autoproclama mediana). Como padres, somos fans de los leotardos: abrigan y resisten más acciones cafres ¡cómo no los vamos a preferir! Pero a ella le gustan la transparencia de las medias y en entretiempo solemos darle el gusto de buscar algunas estampadas, que más o menos combinen con la ropa medio de verano que seguirá llevando. Aunque tampoco es que tengamos que esforzarnos muchos porque no es frecuente que pueda usarlas más de una vez antes de hacerles el mega agujero. Salimos a estreno por uso ¡como las ricas!

En fin, que si en mis años mozos comprendía poco el entretiempo, con los niños frioleros me cuesta aún más acertar. ¿Vuestros churumbeles son calurosos, de temperatura normal o viven helados por completo? ¿Cuáles son vuestras prendas más socorridas para estas ocasiones de fríos repentinos en época de calor?

Esto te puede interesar

2 Comentarios

  • Responder
    Nueve meses y un día después
    26 septiembre, 2018 at 08:34

    Los míos, por ahora, se quejan poco de frío o calor. Vamos, yo es que tengo la creencia de que los niños, en general, ni sienten ni padecen. 😂😂😂 En términos climatológicos quiero decir.

  • Responder
    Lalio Post
    26 septiembre, 2018 at 10:17

    Hola, en donde vivo, no hubo entretiempo, ha llegado el otoño de repente y yo tengo mi ropa de invierno aún guardada. A mi bebé ni le he dado la oportunidad de sentir el frío porque ya lo traigo con doble calcetín, pants, body de manga larga y jersey para que vaya bien abrigadito!! 😂😂😂

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.