Ocio y viajes

Al Tibidabo con niños pequeños ¡y bebés!

Al Tibidabo con niños pequeños y bebés

A mí siempre me han gustado los parques de atracciones, los cacharritos de feria y todos esos artilugios ideados para la diversión infantil ¡y de adultos! No es que haya sido muy osada, y en ocasiones me he subido a ellos pensando en el peor de los desenlaces, pero ¡sobreviví! Lo cierto es que me parecen muy divertidos, y hoy en día los recintos de los parques de atracciones está tan cuidados que es un gustazo pasear por ellos. Pero cuando tienes niños ¿qué hacer? Los bebés no tenían posibilidad de montar en nada hasta no hace mucho; los niños dependían de su edad o de su altura; por lo que ibas dejando pasar el tiempo hasta que crecieran lo suficiente y toda la familia pudiese amortizar el precio de la entrada. Pues nosotros ya hemos dejado de esperar. El pasado sábado descubrimos que era posible vivir a tope las emociones del Tibidabo con niños pequeños y bebés, gastando sólo lo justo. Sé que no todos los parques de atracciones funcionan de la misma manera, pero este está especialmente diseñado para familias con niños pequeños. Es más, lo que escasean son las emociones fuertes de otros recintos. Si pasáis por Barcelona con churumbeles ¡tenéis que probarlo!

tibidabo niños pequeños

1. Ir al Tibidabo con niños pequeños y bebés ¿de qué edad?

Más bien deberíamos decir de qué altura. De hecho, mis churumbeles son polos opuestos en este sentido, por lo que la niña ha podido montarse en más atracciones de la cuenta por ser alta, y el pequeño ahorrarse la entrada y subirse en muchas menos por ser bajito para su edad. En el Tibidabo las atracciones van de 0-90 centímetros, de 90 a 120, de 120 a 130 y de +130 cm. que ya pueden subirse solos en todas partes. Dentro de estas franjas, en cada atracción se indica si el niño puede montar solo o si debe ir acompañado de otro niño mayor o de un adulto. También hay limitaciones de altura máxima, por lo que los padres no podemos optar por subir en todo con ellos. Nosotros habíamos depositado nuestras esperanzas en que mi bichilla acompañase a su hermano en algunas atracciones de este estilo, pero ella dijo que ya era mayor para subirse sola y que no quería hacerse cargo del pequeño. Menos mal que llegados a ese punto, el niño se echó la siesta y el drama no llegó a mayores. Podéis ver en su web todas las atracciones del Tibidabo, con las alturas correspondientes, para haceros una idea de si os merecería la pena ir o no.

tibidabo educación vial

2. Más que atracciones de feria

Las distintas atracciones del Tibidabo no son especialmente originales: noria, tiovivo, barco vikingo, trenecitos, tazas que giran, globos que vuelan, sillas de columpios voladores, montaña rusa… Pero el diseño del nivel 6, donde se encuentra la zona panorámica y las atracciones clásicas del parque es una belleza. Además, hay otros entretenimientos como cine, teatro de marionetas, una sala para jugar con Legos, fuentes mágicas de agua, museo de los autómatas, un espacio de educación vial… El entorno en la sierra de Collserolla es precioso, con toda Barcelona bajo los pies, con unas vistas impresionantes y un bosque verde, frondoso, fresco y sin ruido. No me lo hubiera imaginado tan ideal para desconectar estando literalmente sobre la ciudad. Simplemente para pasear, admirar las vistas y pasar un rato en los diferentes parques con columpios normales sería un lugar ideal. Otro punto a favor para ir al Tibidabo con niños pequeños y bebés es que las colas son casi inexistentes. Nosotros fuimos un sábado a finales de septiembre y estuvimos de 12 a 19 de la tarde. En muchas de las atracciones, subíamos al primer turno; en otras muchas, esperando 1-2 turnos delante de nosotros, que podían ser 5-10 minutos como máximo. Las colas son odiosas para todos, pero con niños son una tortura importante. Mi bichilla no las soporta y sin embargo en el Tibidabo no montó ningún drama por tener que esperar. ¡Hasta a ella le parecían razonables! Además, el ahorro de tiempo te permite subir en muchas más cosas. o repetir atracciones, invirtiendo el mínimo tiempo posible.

tibidabo collserolla

3. Comer en el Tibidabo con niños

Hay muchísimas opciones de restauración (casi todas de comida rápida, bocadillos, pero hasta un Telepizza hay dentro del parque). Los precios no son escandalosos para lo que suelen cobrar en estos lugares (hay menús con bocadillo y refrescos por 8 euros). Sin embargo, el ahorro mayor para las familias está en que te puedes llevar tu propia comida de casa. Hay tanto microondas, para utilizar en zonas públicas, como muchos espacios para picnic distribuidos a los largo de todo el parque de atracciones. ¡Más barato que un bocadillo casero no hay nada! Como si te quieres llevar el túpper de lentejas. Hay taquillas dentro del recinto, por lo que se puede guardar la comida en ellas hasta que la vayáis a necesitar. Nosotros lo llevábamos todo en los bajos del carrito y una mochila, pero a juzgar por la cantidad que cenaron los niños esa noche ¡sé que me quedé muy corta con las provisiones! Eso sí, la niña estaba tan entusiasmada por montar en todo que comimos de pie mientras hacíamos la única cola larga que nos tocó: la del avión panorámicos con sus 45 minutos de espera.

carrusel clásico tibidabo

4. Accesibilidad al Tibidabo con niños

Hay que tener en cuenta que el parking superior es muy pequeño, por lo que o se reserva plaza días antes de ir (cuesta 10 euros dejar el coche el día completo), o lo más probable es que esté abarrotado. Y subir esas curvas por la montaña para nada ¡es tontería! La mejor opción es ir en transporte público. Nosotros cogimos el autobús que va directo al Tibidabo desde la puerta del Hospital Vall Ebron, dejando el coche en el parking Sant Genís por 4,2 euros para todo el día. Si dejas el coche ahí, el autobús es gratis, pero debes comprar las entradas en el mismo parking. Si las traes compradas de casa, creo que debes abonar el bus aparte, pero este punto no me quedó nada claro, por lo que decidimos comprarlas allí mismo. La subida y bajada en autobús dura unos 20 minutos. Pasan cada media hora y tuvimos muchísima suerte tanto a la ida como a la vuelta, porque justo estaban allí aparcados cuando nosotros íbamos y volvíamos del Tibidabo. Es una autobús urbano normal de Barcelona, pero no hace ninguna parada por el camino. Está adaptado para subir con carritos de bebés, al igual que el resto del parque. Hay zonas del Tibidabo con gran cantidad de escalinatas, pero para la mayoría existen pasos alternativos mediante caminos con rampas y ascensores. Nosotros llevamos el carrito normal del niño y pudimos transitar perfectamente, sin complicaciones, aunque es cierto que no nos dio tiempo de ver la zona de las fuentes de agua y esa parte del picnic, pero supongo que también sera posible acceder a ellas.

tibidabo atracciones para bebés

5. Entradas con precios para todos. ¡Hazte socio!

Siempre me quejo de que me parece injusto que los padres tengamos que pagar ciertas cosas a las que claramente asistimos por darle gusto a nuestros hijos. Por ejemplo, ya me diréis la pasión loca que tendremos por subirnos en un tiovivo, pero si tu hijo aún no se mantiene solo sobre el caballo, en las ferias debes pagar un ticket. Lo bueno del Tibidabo es que te permite seleccionar la entrada general (con la que tanto niños como adultos pueden montar en todas las atracciones), como una versión reducida (la entrada panorámica) que te da derecho a estar de paseo por todo el parque, incluso a montar en las atracciones clásicas del nivel 6 y acompañar al resto de tu familia sin tener que pagar de más. Los niños que midan menos de 90 centímetros, como mi churumbelito, tienen el acceso gratuito a todo. La niña pagó 10,30 euros, este hombre, que fue el acompañante adulto que se subió con ellos en las atracciones, 28,5 euros y mi entrada de paseante 12,70 (7,80 si tenéis niños de más de 1,2 metros con miedo a las atracciones). Si tienes el antojo de subir en una atracción y no tienes la entrada correspondiente, puedes comprar tickets puntuales por 2 euros. Los precios no me parecen caros, porque nosotros estuvimos el día completo y no tuvimos tiempo de verlo todo, así es que se amortiza bien. Pero es que si pensáis ir más de 2 veces al año, tienen la posibilidad de haceros socios y entonces el precio sí que es baratísimo. Por lo que nos hubieran costado menos de 3 días de entradas completas para todos (158 euros) te puedes abonar en familia para ir las veces que quieras durante un año entero. El año empieza a contar desde el día en que te das de alta, por lo que me ha parecido una opción ideal, ya que vivimos cerca y puede solucionarnos el aburrimiento de muchos días de poca inspiración ociosa. Así podríamos visitar diferentes partes, con más tiempo, y sin el agobio de pensar que no vamos a llegar a todo.

Hasta ahora, es el parque de atracciones más enfocado al público infantil que he visitado nunca. ¿Conocéis otros similares por el resto de España?

Esto te puede interesar

Sin comentarios

¡No te cortes, deja un comentario!

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.