Alimentación complementaria

¿La sopa alimenta a los niños? Trucos para hacerla consistente

¿La sopa alimenta a los niños? Trucos para hacerla consistente

Tras mis descubrimiento de los caldos naturales de Aneto el pasado invierno, lo cierto es que durante el verano el tema de las sopas en casa ha brillado por su ausencia. Sí me he acostumbrado a usarlo como base para otros guisos, estofados, pescado al horno, cocidos… Pero para sopas en sí, no, porque con el calor es algo que nos apetecía poco. Aquí, el otoño ha llegado bastante caluroso, pero la primera noche en que bajaron algo las temperaturas, rebusqué en el fondo de la cocina ¡y allí estaba! Un brick de caldo de pollo bajo en sal de Aneto que me arregló la cena de esa noche. No recuerdo si cuando era pequeña comer sopa era un trauma para mí. Dicen que a los niños no les suele gustar, otros que si llena la barriga de agua pero no rinde como aporte nutricional. Así es que en esta casa os aseguro que la sopa alimenta a los niños, por los tropezones que le ponemos, pero sobre todo porque el sabor de Aneto es tan perfecto que da sabor a todo lo que toca. Hasta el punto de que parezca que no lo haya guisado yo. El caso es que a mis mochuelos les gusta la sopa. Creo que la niña prefiere ese plato único, porque tiene una vida muy ocupada por las noches, entre atender a Bob Esponja y revolucionarnos con sus disfraces, por lo que ni segundo, ni postre, ni casi agua tiene tiempo de tomar. Al pequeño… a ese le damos poco caldo, porque lo chorrea todo, pero le gusta esa sensación de receta no seca, tan típica de la cocina de su madre. Para que el caldito no sea un mero aguachirri, ojo a los trucos que he aprendido.

aneto bajo en sal baby led weaning bebé

1. Elegir un caldo consistente

Si lo hacéis vosotros, de forma casera, con sus 3 horas de cocción a fuego lento y los mejores ingredientes ¡quedará perfecto! Si la vida os empuja por la senda del ahorro de minutos, elegid alguna variedad de Aneto. A mí me encanta su caldo de verduras porque es denso desde que sale del paquete, señal de que las verduras no sólo tocaron el agua y salieron corriendo sin dejar propiedades, sino de que allí queda sustancia verde. El sabor y el olor es riquísimo. Ojo, para no desaprovecharlo y que se evapore y se pierda, no lo uséis para hervir pasta, patatas… Mejor usad agua para ese menester y añadid los ingredientes al caldo bueno a posteriori.

2. Añade trocitos de carne o pescado

¡Magia! Con este paso te ahorras un segundo plato. El pollo, la merluza, o cualquier otro ingrediente que quieras agregar, hazlo en trocitos pequeños, para que con pocos minutos de cocción queden bien hechos pero no secos (creedme, soy la experta del dejarlo todo como la mojama), y le den su toque de gracia a esa sopa especial. Mis criaturas suelen agradecer comer comida desmigada, en lugar de trozos de pescado sueltos o filetes a lo bruto.

3. Que siga espesando. Pasta o patatas

En casa, la niña es fan de la sopa de estrellitas y la de letras, aunque en nuestro supermercado nunca tienen de esta y sólo ve el abecedario en casa de mi madre. El pequeño aún no es exigente con las formas que flotan en la sopa, así es que se conforma con lo que elige la mayor. Si ponéis pasta, patatas hervidas, arroz o incluso cuscurros de pan ¡más sustancia tendrá la sopa! Además, son alimentos que los niños suelen aceptar fácilmente. Si los picatostes los hacéis en casa, tanto mejor, porque así podéis controlar que simplemente sean pan tostado en la tostadora, o daros el capricho de freírlo con aceite de oliva bueno. Si los compráis envasados, mejor que sean tostados y no fritos, y vigilad las etiquetas, porque en ocasiones, un simple cuscurro de pan tostado tiene una cantidad de mierditas ocultas (sal, aceite de palma, grasas variadas, colorantes, conservantes, leche, soja…) que no creerías lo larguísima que puede ser la etiqueta.

sopa aneto plato unico

4. ¡Más verduras! Así la sopa alimenta a los niños

Con todo esto, sobre todo si escogéis de fondo un buen caldo de verduras, la sopa alimenta a los niños ¡y a toda la familia! Pero aún podéis completarla más. Por ejemplo, mi mochuela no dice que no a la zanahoria bien cocida en trocitos pequeños, y desde hace poco más de un mes, dice que los guisantes son su verdura favorita. Si vuestros churumbeles no tienen aversión a las verduras ¡echadlas por kilos al caldo! Pero si son un poco tiquismiquis ¡echadlas igual! Pero disimuladlas. Cortadas en trocitos muy pequeños, ralladas, o de cualquier otra forma que casi desaparezcan en el mejunje y les llegue al organismo sin que se enteren. Esto no es engañar a los niños, es complementar la sopa sin dramas. Según vayan creciendo, ya iremos experimentando con trozos cada vez mayores, pero al menos, que ahora puedan beneficiarse de todos los nutrientes de las verduras y hortalizas sin que parezca que los estamos condenando a trabajos forzados.

Como pésima cocinera, no tengo más trucos para las sopas, pero estoy abierta a sugerencias. Lo que sí tengo claro es que los caldos me solucionan la vida muchos días durante esta época. ¿Qué tal tenéis el recetario de sopas en casa?

Esto te puede interesar

4 Comentarios

  • Responder
    Carolina mamá ríe
    24 octubre, 2018 at 10:12

    Ayyyy a mi nunca me ha dislocado la sopa y ahora mi rubio me ha salido soperooooooo. Yo le echo de todo; huevo, patata, pollo o pescado, zanahorias, calabacín….y se come cada plataco!!!

  • Responder
    Mimamaesnovata
    24 octubre, 2018 at 12:04

    En casa somos consumidores de Aneto, los empezamos a usar por las alergias de mi hijo y es el único caldo que encontré que no tuviera proteínas de leche ni huevo. 👏👏👏 así que mi hijo es fan de la sopa y en otoño e invierno siempre cena un buen plato de sopa

  • Responder
    Mamá Puede
    24 octubre, 2018 at 20:25

    Pues a mi es un plato que me encanta y a los niños también!

    Reconozco que yo no la hago, también la compro y le echo fideos, sopa de letras y trocitos de pan y los niños se la comen estupendamente

    Mi madre también nos da el caldo cuándo hace cocido y lo mismo, eso si, si es para comer va con Segundo plato y si es para cenar con eso y fruta o un yogur hago la cena

  • Responder
    Maricarmen
    25 octubre, 2018 at 00:41

    A mí nunca se.me ha ocurrido comprar caldo en paquete, es que es la cosa mås simple del mundo! Echas la carne y las verduras en la olla a presión y en 15minutos tienes el caldo y los tropezones que quieras echarle a la sopita…en mi casa nunca se guarda la olla exprés desde tiempos de mi abuela, no sé, es algo que con niños siempre he considerado necesario tener, caldito para comer o cenar…

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.