Alimentación complementaria

Salsas caseras y purés con caldo Aneto. ¡Ricos y para niños!

Salsas caseras y purés con caldo Aneto

Un año ya desde que entraron los caldos Aneto en casa para no volver a salir. Además de habernos convertido a nosotros y guiarnos por la senda de la comida rica y sana, he ido subiendo al carro a gran parte de mi entorno. Cocineras de pro como mi madre y mi tía se lo repiensan mucho antes de poner la olla a hervir durante horas, porque los bricks de Aneto son tan fáciles de usar y están tan ricos… Jamás pensé que gente experta sintiera la misma devoción por la marca. Yo sí, porque soy torpona del todo y si no fuera por ellos nuestras sopas y guisos seguirían dejando mucho que desear. Pero está visto que lo rico y la calidad se pagan, pero se disfrutan tanto… El caso es que además de la cantidad de sopas para niños que hemos estado comiendo durante estos meses, los caldos me han servido para eso que los entendido llaman “fondo de una salsa”. O algo parecido. O sea, que no soy la primera que decide hacer uso del caldo para otros fines menos acuáticos que la sopa, ¡pero como si lo fuera! Porque hay 3 especialidades de Aneto que de entrada pensaba que no estaban hechas para nosotros y ahora ¡son imprescindibles en casa! Con ellas logro hacer salsas caseras y purés con caldo Aneto de forma muy, pero que muy fácil

salsa carne con caldo aneto

1. Caldo de zanahorias y salsa para platos de carne

Aquí nos nutrimos básicamente de pollo y pavo. Antes comíamos más cerdo, pero suele estar duro para los niños (además de que con mi estilo, aunque esté tierno tengo poderes suficientes para endurecerlo al máximo). Lo mismo pasa con la ternera, que además suele ser más cara y encima me quedaba siempre durísima y fatal. Pero como todas las carnes tienen sus propiedades en su justa medida, mi madre me dijo que lo que tenía que hacer era darle tiempo para que se ablandaran. Y efectivamente, el estofado de ternera queda infinitamente mejor y más tierno desde que dejo la carne cociendo al menos una hora (más bien una hora y media, porque como se me suele olvidar que la he puesto en el fuego…) con el caldo Aneto de zanahorias. Hay dos, el normal y el de cultivo ecológico, pero a mí me saben igual de ricos. Con la cocción, el caldo se reduce y acaba quedando hecho una especie de salsa en la que se han derretido un poco las patatas y otras verduras que uséis para acompañarlo. ¡Riquísimo! El sabor es increíble y los niños acaban hasta arriba de comer zanahorias sin rechistar.

fideuá para torpes con caldo aneto

2. ¿Fideúa o salsa para pescado?

Ni paellas, ni otros arroces, ni la fideuá me hacen gracia, y como la que cocina soy yo, he eliminado estas recetas, así es que los demás sólo las comen fuera de casa. Tenía un brick de caldo Aneto para fideuá y decidí regalárselo a mi madre, pero ella me ordenó usarlo para otra cosa. Sí, así de escasa de ideas ando en la cocina, que ni había valorado la posibilidad de emplearlo con otros platos. Y así lo hice, porque a una madre hay que hacerle caso, y porque no está la vida para desaprovechar un caldo tan bueno. Lo añadí a una receta de pescado al horno, sólo un poco para cubrir los trozos de bacalao y ¡sorpresa! Con 20 minutos allí dentro, se fue evaporando un poco y al calentarse dejó un rastro súper bueno encima del pescado y de las patatas que lo acompañaban.

purés menos espesos caldo aneto verdura

3. Suavizante para purés

Si tengo un par de habilidades características en la cocina son la de quemarlo y endurecerlo todo. ¿Se puede poner duro el puré? Se puede, se puede. Los míos suelen quedar tan espesos que puedes clavar la cuchara y no se moverá ni un milímetro de su sitio durante horas. Se conocen tipos de hormigón armado más delicados. Supongo que me he acostumbrado a comérmelos así, porque después de tantos años… Pero los niños no me siguen el juego. La niña lo intenta, y tiene que beberse medio litro de agua en cada comida. Y el pequeño, como el puré sea demasiado denso, se come 2 cucharadas y cierra el pico medio ahogado. En esto también me inspiró mi madre, porque al ser tan naturales los caldos Aneto ¿por qué no usarlos para aclarar mis purés? Los de ella no, porque esos siempre tienen el punto perfecto. En fin… De hecho, la gama baja en sal y la que tiene 0% de sal añadida (jamón, pollo, puchero, pescado y verduras) son las que uso para este asunto. El niño va camino de los 2 años y come prácticamente de todo si está un poco adaptado a las posibilidades de sus dientes. Aún así, sigue teniendo una querencia por los purés que no acabamos de superar. Además, nosotros en invierno tomamos bastantes cremas de verduras y purés, por lo que me parece que hasta la próxima temporada de primavera-verano, cuando apetezcan menos este tipo de platos por las temperaturas, este va a seguir con el hábito.

¿Vosotros también sois expertos en hacer maravillas culinarias con el caldo además de ricas sopas? ¿Tenéis facilidad para ver otras posibilidades más allá del uso estándar de cada alimento?

Esto te puede interesar

2 Comentarios

  • Responder
    Nueve meses y un día después
    11 diciembre, 2018 at 08:25

    Yo el de pescado para fideuá y guisos de pescado y quedan maravillosos. Lo que no se me había ocurrido es lo del pescado al horno. ¡Probaré!

  • Responder
    martarivasrius
    11 diciembre, 2018 at 11:52

    Oye pero que hambre me ha entrado de leerte!! jajajajaj Rico y sano, olé!!!!

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.