Puericultura

Almohada para bebés. ¿Cuándo pueden utilizarla?

Almohada para bebés y niños pequeños

Resulta que durante las navidades, en un resfriadillo de esos tontos de los niños, que en esta casa se saldan con muchos mocos, pero sobre todo con toses que parece que no acabarán nunca, mi churumbelito empezó a usar almohada. No una almohada para bebés, bien pensada y diseñada para sus escasos 2 años de edad, sino la mía, la de mi cama. Daños colaterales del colecho. La cuestión es que una noche, noté que trepaba hasta poner medio cuerpo, de la cintura para arriba, encima de mi propia almohada. Oye ¡y se obró el milagro! Se dejó caer en esa pose y se acabaron los despertares ese día. A la siguiente, le coloqué la almohada de este hombre ¡toda para él! Y en la mini camita de su habitación, donde suele dormir las siestas completas y las primeras horas de la noche, hasta que se despierta por primera vez reclamando la cercanía de la teta y ya no me lo puedo despegar, le acoplé la de invitados. ¡Menuda idea! Desde entonces, llevamos cosa de un mes que él es inseparable de su almohada. Da igual que el tema respiratorio lo haya superado, es que le gusta acurrucarse contra ella y la busca, incluso cuando se queda dormido en el sofá, trata de hacerlo sobe los cojines. Llegados a este punto, me he parado a pensar que no tengo ni idea de cuándo empiezan a ser recomendable la almohada para bebés.

Sé que de recién nacidos está completamente desaconsejada, así es que ninguno de mis mochuelos ha tenido modelos de este estilo. La niña, pasó a tener almohada con 2 años y medio, cuando pasó a su gigantesca cama juvenil. Y se la pusimos más por decoración, para que el nórdico no se viera raro al estar completamente plano, que porque la usara, ya que solía quitársela ella misma antes de quedarse dormida. Pero el mochuelo es diferente en todos los sentidos, así es que os traigo mi búsqueda de almohada para bebés. Porque sí, podría seguir con la de adultos de la cama de invitados, pero es que el abuelo nos viene de visitas en un par de semanas y ese es muy señorito como para arrebatarle su almohada.

almohada para bebés de fibra

1. ¿De qué tamaño y forma debe ser una almohada para bebés?

Dicen que pequeña, pero el mío cuando está dormido de verdad se mueve muy poco, y no se baja de ella. Cuando está con la teta en el pensamiento ya no hay modelo que valga. Su cama mide 80 centímetros de ancho, por lo que ya puestos, me venía bien que ocupara toda esa distancia. Igualmente, una de las nuestras individuales de matrimonio de 75 centímetros, o las estándar de cama de 90 quedan bien, aunque le sobre o falte un trocito por no ser una medida exacta, pero no se nota. Además, como tiene tendencia a rodar y desplazarse sobre ella mientras duerme así nos aseguramos de que casi siempre se le quede la cabeza encima de la almohada. Las recortejas que parecen cojines en lugar de almohadas, no me van. Las hay más cuadradas, como cojines decorativos, las alargadas tradicionales y poca más variedad de formas, porque entre el cuadrado y el rectángulo se mueven todos los diseños.

almohada para bebés viscoelástica

3. ¿Y los materiales?

Para esto, además de ser transpirable, influye la forma en la que duerma el niño: boca arriba, bocabajo o de lado. ¿Cómo lo hace el mío? ¡De todas las maneras posibles! Así es que es difícil acertar. Ni siquiera cuando lo dejamos profundamente dormido en la cama podemos asegurar que vaya a mantener esa postura, porque a veces se queda panza arriba durante horas, y en otras ocasiones se pega media vuelta terrorífica en el momento de soltarlo, para quedarse de cualquier manera. Digo terrorífica no porque me parezca incómoda la pose, sino porque me da la sensación de que se va a despertar de repente y vamos a tener que iniciar todo el proceso de nuevo. Al buscar una almohada para bebés o niños pequeños, las podréis encontrar de fibra, de látex y de los mismos materiales que las de adultos. Las nuestras son de las normales y corrientes, de fibra como el relleno de un cojín. Sé que las viscoelásticas tienen muchos fans, pero se me hace rarísimo dormir sobre ellas como adulta, así es que no me han terminado de encajar para el mochuelo. Normalmente, los modelos para niños llevan varias fundas lavables, fácilmente extraíbles, porque ya nos imaginamos todos las catástrofes que se puede adherir a ellas. Que se lleven bien con el sudor de los niños es un punto a tener muy en cuenta, porque yo no sé cómo serán los vuestros en verano, pero los míos son capaces de dejar unos cercos amarillentos muy poco elegantes.

almohada para bebés cojines bajos

4. ¿Cómo acertamos con la altura?

Como en el caso anterior, también depende de qué postura utilicen para dormir. Los míos no se han quejado al usar las almohadas normales de casa, así es que hemos pensado que les vendrán bien tal y como están. Si hay que comprarla nueva, es mejor que no sea muy alta y que sea blanda, sobre todo si duermen bocabajo. Pero claro, por ejemplo en caso de resfriados ya no le harían el mismo efecto que le hacen las normales, porque no lo dejarían tan elevado. Así es que creo que si la escogemos con una firmeza razonable, que no sea ni una piedra ni que se hunda hasta quedarse como si fuera una sábana, podremos elegir algunas y hacer pruebas.

¿A qué edad empezaron a usar almohada vuestros churumbeles? ¿Pensasteis mucho en el modelo a elegir, o les disteis alguna suelta que quedase rondando por la casa? ¿La utilizan o no se adaptan a ella?

Esto te puede interesar

1 Comentario

  • Responder
    Nueve meses y un día después
    28 enero, 2019 at 08:28

    El mío peque aún nada. El mayor no te sé decir cuando… Lo cierto es que tiene una que estaba en casa ya, blandita, de esas que a mí me horripilarían jajaaj pero es que claro, su distancia cabeza hombro es mucho más pequeña que la mía y le va genial.

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.