Crianza

La revisión pediátrica de los 2 años con un prematuro tardío. ¡Y sus palabras!

revisión pediátrica de los 2 años con un prematuro tardío

No negaré que a la revisión pediátrica de los 2 años con mi pocholo acudí una mijita inquieta, porque viendo la secuencia de acontecimientos que se derivaron de su incapacidad para decir al menos 5 palabras en la revisión de los 18 meses ¡como para complicarnos la crianza más! Pero resultó ser un mero trámite, como se supone que deberían ser todos estos chequeos de niños que normalmente están sanos y no necesitan mas que un vistazo rápido de la enfermera y la pediatra para saber que siguen en perfectas condiciones. Para empezar, no estaba nuestro pediatra (que no sé dónde se habrá metido ese hombre, porque en las últimas 3 visitas, su nombre sigue en la puerta pero de él no queda ni rastro) sino la pediatra que derivó a mi churumbelito al CDIAP por un supuesto retraso en el habla. ¡Horror! A ver si esa mujer era gafe, o nos tenía ojeriza o algo funesto planeaba sobre su cabeza. Pero no, esta vez el trámite se saldó de la forma más común y corriente, eso sí, sin corregir ya la prematuridad del niño para nada.

1. Cuestiones físicas en la revisión pediátrica de los 2 años

Pese a que mi mochuelo se pasó la revisión completa llorando, hasta el punto de no querer ni que yo hablara con el personal sanitario, porque incluso me tapaba la boca y me hacía volver la cara para mirarlo a él, a fin de que ignorase a los demás, parece que ellas sí pudieron auscultarle el pecho, el corazón, la espalda, mirarle la garganta, los oídos y pasarle unas luces por los ojos. Medirlo (86 centímetros) y pesarlo (casi 13 kilos ya, 12,880 exactamente) lo que nos hace ver que por fin va creciendo algo más a lo alto que a lo ancho y los percentiles de ambas medidas empiezan a acercarse. En lo tocante a la salud del cuerpo, el pimpollo está sano. Una preocupación menos.

2. ¿Y cómo anda de psicomotricidad?

De la gruesa y de la fina. En la revisión pediátrica de los 2 años con un prematuro tardío, y con cualquier niño sin prematuridad, querrán saber lo bien que camina; si intenta saltar con ambos pies juntos, si colabora a la hora de vestirse y desvestirse (da igual cómo lo haga de bien o de mal, el caso es que tenga intención); si se atreve a echar el pie para subir o bajar escalones (aunque no lo consiga o no lo dejemos por si se nos descalabra); si a la hora de jugar es capaz de unir al menos 2 o más bloques de construcción; si intenta encajar figuras geométricas en los típicos juguetes con agujeros y formas; si se señala partes de su cuerpo (el mío por ahora sólo el pelo y la nariz, pero con eso bastaba). En este apartado ¡prueba superada! Mi churumbelito sigue el desarrollo esperable para cualquier criatura de su edad.

3. ¿Cómo llevamos el tema comunicativo?

Por si se les había olvidado, que parece ser que sí, les recordé que 6 meses antes nos habían derivado al CDIAP por el tema del habla y los resultados del M-chat. Así es que quisieron saber si obedecía órdenes sencillas, si nos muestra cosa, si señala cuando quiere algo (todo esto lo hace de vez en cuando, pero no siempre) y cuántas palabras decía ahora: les conté que muy pocas, entre ellas teta, caca, hola… ¡Suficiente! ¿Cómo que suficiente? Si con 18 meses era un atraso tremendo que no dijera por lo menos 5 y con 24 meses 3 ya estaba bien. De verdad, me quedé tan en shock que ya no sabía si es que se alegraban porque al menos había habido un avance, o es que en la revisión anterior nos habíamos alarmado prematuramente. Aún así, como nos recomendaron seguir con las visitas al CDIAP, entiendo que siguen siendo pocas (aunque sí son más de 3) y que no le va a venir mal la estimulación extra. También es muy importante saber si el niño entiende el NO y si lo usa (de ahí el tema de las prohibiciones en casa usando específicamente el no en cuestiones importantes que debería interiorizar), cosa que este hace divinamente. ¡Punto a su favor! Y en cuanto a seguir órdenes de 2 o más palabras… ¡ay! El obedecer no es su fuerte, pero como siempre les cuento, hay acciones que claramente comprende y que hace sin cuestionárselas: vamos a la calle, vamos a la bañera, a comer, a peinarse, a cambiar la caca, a poner el abrigo, dame la ropa del tendedero, dame los platos del lavavajillas… Pero si por ejemplo le señalo un libro y le digo que me lo dé, unas veces lo hará y otras no. Con lo cual, no sé si es que hay mensajes que no comprende o es que no le da la gana hacerlo. Esto puntuaba negativamente en el cribado para los marcadores de síndromes del espectro autista, y sin embargo, ese día la enfermera se echó a reír al grito de “Me parece a mí que don Álvaro hace siempre lo que quiere”. Oye, que eso era lo que decíamos nosotros a los 18 meses y se suponía que era porque nos estábamos cegando ante una realidad alternativa que ni siquiera nos había pasado entonces por la cabeza. En fin, que habiendo sido atendidos por las mismas personas con 6 meses de diferencia, ahora le dan mucha menor importancia a lo que antes las alertaba tanto. Ya no sé ni qué pensar.

Al menos no hemos vuelto a casa con más sustos. En nada tendremos la que supuestamente será la última revisión con el neonatólogo que sigue a mi pocholo desde su nacimiento, así es que a ver si él también lo ve dentro de la normalidad excepto por las capacidades comunicativas. Mejor tener que seguir avanzando con ahínco sólo en ese frente y que el resto siga saliendo de forma espontánea y fácil. ¡Os seguiré contando!

Esto te puede interesar

5 Comentarios

  • Responder
    Mamá Puede
    4 febrero, 2019 at 07:25

    Pues tampoco lo entiendo, por un lado genial que se haya resuelto sin sustos, pero por otro lado te deja con la sensación de qué no sabes qué creer, si hace 6 meses no eran suficientes 5 palabras y ahora si… ¿dónde esta el fallo?

    En fin…

  • Responder
    Desirée
    4 febrero, 2019 at 09:43

    Pues consejo de mamá con un niño con TEA. Muchos pediatras no están formados para detectar un TEA!!! Por no decir la mayoría. Si quieres un buen diagnóstico te tendrás q rascar el bolsillo y salir de dudas!!! Si es si TEA o no. Los q de verdad son especialistas , con las pruebas pertinentes te lo dirán!! Yo dí mil vueltas, escuché q ya hablará, q es un cabezón etc… y lo mejor ha sido salir de dudas, para empezar a trabajar!! Un besito !! Ánimo!!

  • Responder
    Nai
    4 febrero, 2019 at 15:00

    Pues la mía es bilingüe y me daba un yuyu el tema lenguaje…

    Ahora es verdad que quizás no habla tanto como otro de su edad. Depende, pero empieza a distinguir las dos lenguas. A mí me habla en una y a su papá en otra 😱 no me lo podía ni creer… si solo tiene 21 meses…

    Bueno está claro que cada niño va a su bola con esto del lenguaje 🤣

  • Responder
    Anónimo
    4 febrero, 2019 at 15:30

    Hola! Pero qué confusión, no? Me parece genial que no vuelvas con más sustos a casa, pero… Entonces cuál es el objetivo de deciros todo lo q os dijeron en la otra revisión? Además, nada de lo q he leído me hace pensar que haya nada diferente… Será que como también soy madre de primeriza tardía… 😂

  • Responder
    Carlota
    4 febrero, 2019 at 15:34

    Holaaa! Pero qué confusión, no? Me alegro dq haya ido todo bien, pero… Cuál era el objetivo de deciros todo aquello en la otra revisión? No entiendo… Ains, dios mío … Será mi percepción de madre de primeriza tardía… 😂

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.