Enseñanza/Colegio

Socializar en la escuela infantil. ¿Mejora la comunicación de un niño con TEA?

A socializar a la escuela infantil tea

Jamás pensé en ver a uno de mis mochuelos escolarizado en una guardería. Para empezar, he tenido que hacer un cambio de chip radical y dejar de llamarlas así, porque ahora no son aparca niños ,sino escuelas infantiles, monísimas, hasta el punto de que el día que fuimos a ver la que hemos elegido para mi churumbelito, la hermana pidió que la desapuntáramos de su colegio, porque esa escuelita le gustaba mucho más. Me quedé en casa para buscar la conciliación tras mi primera maternidad, cuando me resultaba inconcebible dejar a mi recién nacida de 4 meses en manos extrañas. Y eso que también teníamos cerca a mi madre, mis suegros, hasta tías abuelas si tuviéramos necesidad. Pero ninguno me parecía lo suficientemente de fiar, y mucho menos gente completamente desconocida de una escuela infantil. Pues a pesar de tenerlo todo perfectamente coordinado para que ambos pudieran entrar directamente al colegio con 3 años (que ya me parece demasiado pronto) nos hemos visto empujando a mi mochuelo para que vaya a socializar en la escuela infantil. ¡Ay! Los marcadores de TEA nos van a cambiar mucho nuestra concepción de la crianza.

1. La opinión del CDIAP para llevarlo a socializar en la escuela infantil

Yo he tenido mis encontronazos por la lactancia con la psicóloga que atiende a mi pimpollo en atención temprana, pero en esto de que un niño siempre va a estar mejor con su madre, estábamos de acuerdo. Sin embargo, siempre me insistía es que mi mochuelo tiene a su hermana, de 5 años, y esporádicamente se cruza con otros de su edad en parques, reuniones familiares, eventos variados, pero no es lo normal. No es un niño que rehuya el contacto con nadie, ni grande ni pequeño, pero habiendo pasado de los 2 años y dada la necesidad imperiosa de aprovechar los estímulos en esta etapa de su crecimiento, nos recomendó llevarlo al menos unas hora. Por probar. Primero, nos apuntamos a la lista de espera de un par de centros que tenemos aquí, muy parecidos a estas escuelas infantiles, pero con la diferencia de que los padres (u otro familiar que se haga cargo del niño) deben estar presentes durante las sesiones. Son escasa (una sesión de 2 horas a la semana) pero por intentarlo… El caso es que la lista de espera no avanza y mi mochuelo sí, por lo que hemos tenido que recurrir a una escuela infantil privada. ¡Ese tema me va a dar para infinitas opiniones! Lo veo venir.

2. ¿Qué pretendemos lograr mediante este cambio?

La idea es que vaya diariamente unas 2-3 horas, no más, para que se acostumbre a estar con otros niños y adultos ajenos, buscando una mayor interacción con el mundo que lo rodea, aprendiendo nuevos límites, además de incorporando nuevos estímulos mediante la música, el juego, el intercambio con mini seres de su edad, las actividades sensoriales y ese mundo maravilloso que resulta que existe dentro de las escuelas infantiles y del que no teníamos ni idea. Sinceramente, mi visión sobre ellas era muy pesimista: las imaginaba como antros de acumulación de niños en las que las familias sin más opciones estaban obligadas a dejarlos para que les echaran un vistazo, los alimentaran y los mantuvieran a salvo hasta que sus padres volvieran a por ellos. Después de valorar las opciones que tenemos cerca sigo con mis temores: no deja de ser gente desconocida, aunque a ojo sean tan amables y parezcan tan bien predispuestas; me siguen dando pánico las posibles enfermedades que se propagan ahí, con lo sanos que suelen estar mis churumbeles; cuestan un dineral, porque las opciones públicas no tienen plazas disponibles. Pero mi opinión ha cambiado por completo. En el caso de mi churumbelito, hemos llegado a un punto en que en casa no tiene apenas distracciones. Sí, está atendido y con la teta siempre a mano, pero no se entretiene como lo hacía su hermana. Sería feliz si estuviéramos jugando con él las 24 horas del día, pero esto no es posible, porque aunque yo trabaje desde casa, su juego por libre es muy escaso, por lo que al final acaba encaramado al mueble de la tele, reclamando a Peppa Pig y a Pocoyó. Que un ratito de diversión me parece estupendo, pero no puede pasarse horas pegado a una pantalla. Además, es un niño inagotable (como su hermana) y me parece que ahora que su movilidad es total, la casa se le queda pequeña para las salvajadas que disfruta haciendo.

3. ¿Será la solución para su retraso en el habla y falta de interés social?

Con 2 años, mi churumbelito sigue diciendo sólo palabras sueltas (cada vez más, pero tampoco es que sea una verborrea digna de su edad). Interactúa mucho más con nosotros, es menos esquivo con la mirada, más desafiante, se interesa más por lo que hacemos, por enseñarnos lo que le gusta a él, se ríe mucho más. Es cierto que suele jugar más a solas, y si juega con nosotros sólo le interesan los juegos de contacto (cosquillas, lanzarlo al aire, rodar por el suelo juntos, bailar agarrados…) pero el juego simbólico, respetar los turnos, hacer algo con piezas junto a otra persona, o incluso escuchar cuentos, son actividades que se le resisten y que cuando acepta hacerlas duran 2-3 minutos. No más. En casa ya no sabemos qué más hacer, porque es cierto que notamos progresos cada día, pero parece ser que no son los suficientes para su edad. Hemos pasado de querer respetar sus ritmos de aprendizaje a intentar empujarlo un poco, por si ese aprendizaje no llegara nunca. Además, la bibliografía que llevamos leída sobre el Trastorno del Espectro Autista suele recomendar la escolarización temprana para facilitar las habilidades sociales. Así es que nos hemos decidido a dar el paso y tiempo tendremos de dar marcha atrás si no funciona la idea. Por otro lado, también tenemos la experiencia de su hermana, que prácticamente jugó en paralelo con otros niños hasta casi los 4 años, y ahora no puede vivir sin sus amigos. Por eso, nuestras esperanzas en la escuela infantil son limitadas.

Lo bueno es que en las escuelas infantiles se coordinan con los centros de atención temprana y reciben indicaciones acerca de las peculiaridades de cada niños, sus flaquezas y los aspectos en los que conviene incidir de una forma especial. De entrada, nos ha gustado que lo integren como a un niño más, a la espera de tratar con él y saber si estas carencias que les comentamos son tan limitantes. Lo malo es que ahora empieza una nueva incertidumbre. ¿Le gustará? ¿Cómo será el periodo de adaptación? ¿Nos va a odiar de por vida por llevarlo a socializar en la escuela infantil? ¿Va a lanzarse con su racha de rabietas como venganza? ¿Realmente será beneficioso para él o estaremos invirtiendo el dinero para nada? Si tenéis las respuestas para tanta incógnita ¡contadme!

Esto te puede interesar

7 Comentarios

  • Responder
    Marilia
    28 febrero, 2019 at 09:39

    Va a ser un cambio positivo, ya verás.La parte mala será la adaptación aunque a veces te sorprenden ,y por supuesto la aparición de los virus,pero no te quiero asustar ,yo he llevado al pequeño antes que el mayor y para mí ha sido mucho mejor

  • Responder
    Laura
    28 febrero, 2019 at 10:25

    A mí también me animaron a ello desde atención temprana. Yo pensaba lo mismo que tú y era muy reacia a llevarlo (y he trabajado en guardería) pero mi marido hubiera preferido que lo llevaríamos desde el año. El caso es que se adaptó fenomenal, lo llevaba unas tres horas, eso sí el seguía jugando a su bola y haciendo las actividades solo que le apetecían. La profesora que le tocó ya me dijo que a ella le parecía un retraso madurativo y así me lo han dicho también este año en el colegio. Le vino muy bien la guarde para no tener tanta mamitis y avanzó en muchos aspectos, pero el gran avance en cuanto al habla lo está dando ahora con el colegio.

  • Responder
    Mamá Puede
    28 febrero, 2019 at 10:47

    Confía mujer!
    Mis hijos han ido al mismo centro infantil, que no guarderías y han sido muy felices allí.

    No tienen traumas sino todo lo contrario, de hecho hoy celebramos el cumple de Leo allí y ellos van encantados.

    Por supuesto todo depende del niño, del centro, de la edad, del personal… de muchísimos factores pero si veis que no va bien, que no avanza o lo que sea siempre podéis volver al punto de origen y dejarlo en casa.

    Espero que vaya bien!!

  • Responder
    Vanessa
    28 febrero, 2019 at 14:53

    Marc ha empezado también a ir a una escola de Bressol privada y estoy encantada 😁 Sólo va por las mañanas y le recojo para comer y a mí me va fenomenal para tener tiempo para mí. Tenemos a la familia a 400 km y aunque ya he hecho amistades no puedo endosarles al niño siempre 😅 y tampoco soy de hacerlo. A él también le ha venido muy bien porque se está soltando más a hablar aunque aún no se le entiende. Yo también era reacia en llevarlo y mira que soy educadora infantil y he trabajado en guardería pero se me partía el alma en dejarlo siendo un bebé pero ahora con 2 años es diferente. Ya verás como se va adaptando (Marc aún se queda llorando) y le va genial para todo.

  • Responder
    Carmen
    28 febrero, 2019 at 15:26

    Yo también tenía mis dudas respecto a la escuela infantil pero a los 15 meses ya no había más remedio que llevarlo. Le llevamos a una donde respetan sus ritmos, les agrupan por “evolución” en lugar de por edad. Tuvo que dejar de ir casi 20 días porque estuvo malo y es que se le notaba que echaba de menos la vidilla de la escuela!!
    Ánimo! Seguro que os va bien!!

  • Responder
    Nai
    1 marzo, 2019 at 00:20

    Que risa con lo de que no te fiabas de nadie. Yo soy igual, sé que mi niña está bien con las abuelas, pero siempre tengo dentro ese no sé que… madre mía… me voy a morir el día que la lleve al cole XD Además me gusta llevar el pleno control de su crianza… y eso que antes de ser mamá trabajaba en una guardería.

    La verdad es que tiene pros y contras, depende mucho del niño. Quizás el tuyo tiene ese «retraso» porqué le interesan otras cosas, no creo que sea un problema, es realmente muy pequeñito. Y he trabajo con niños de 0 a 6, te aseguro que he visto de todo. Y los niños tardan más que las niñas 😉 tu tranquila.

    En la guarde le irá bien, verás que al menos estará distraído. Obviamente como buena madre a ti te toca preocuparte! ^^ lo esencial es que te guste la directora del centro, fiate de mí! :*

  • Responder
    Mo ny
    3 marzo, 2019 at 05:32

    Seguro que a mi churumbelito le va genial, son solo 2 o 3 horitas, ánimo

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.