Puericultura

Trona evolutiva de madera para niños mayores DanChair ¡y bebés!

cambio a trona evolutiva danchair

Mi churumbelito heredó las tronas de su hermana, y me refiero a ellas en plural porque hemos tenido 3: una en casa y 2 básicas de Ikea en casa de cada abuela. Mientras a ella la llevaba y traía sentada en la trona a todas partes (mientras cocinaba, mientras me duchaba, mientras trabajaba) para tenerla al menos bajo vigilancia y sin posibilidad de escape, mi ceporrito ha hecho gala de una fuerza descomunal para romper su trona por dos sitios. Primero, fue capaz de destrozar la pieza del reposapiés, metálica y soldada al resto de la estructura, como si nada, a base de patear con los pies para intentar levantarse. En cuanto la despedazó, aprovechó para intentar escaparse por la parte superior de la trona. Obviamente, estaba siempre con los arneses abrochados y con nosotros al tanto, pero aún así, al ser el asiento de tela, logró sacar todo el respaldo de la estructura, cayendo de espaldas, con la cabeza al suelo y los pies en el aire. No se desnucó porque cogí un pellizco de la tela al vuelo, pero el textil ya quedó rasgado e irrecuperable. Se sienta muy poco rato en la trona, exclusivamente para la comida del mediodía y de vez en cuando para las cenas, pero esta había dejado de ser segura. Y ¿ahora qué? Así es como la trona evolutiva de madera DanChair ha llegado a esta casa.

trona danchair altura bebé

1. ¿Invertir en una trona nueva para un niño de 2 años?

Lo he pensado mucho, pero este niño aún no está en edad de usar simplemente la silla. Claro que trepa a ellas muy alegremente, pero es una cabra loca con riesgo de caídas a cada segundo. Y así no hay quien coma tranquilo. La verdad es que hasta ahora no nos habíamos planteado que, en este sentido, las tronas evolutivas tienen una gran ventaja, y es que soportan el peso de cualquier niño, y hasta de adultos hechos y derechos. A estas alturas, no podíamos traer a casa una nueva trona endeble, para bebés de poco peso ¡si mirad el destrozo que ha hecho mi mochuelo con la que teníamos! Así es que con sus 2 años, 13 kilos, ese culo inquieto y esa fuerza bruta, había que valorar opciones resistentes. Las de plástico suelen tener unos diseños infantiles que nunca nos han gustado, además de ser bastante armatostes en la zona de las patas. Lo de cambiar radicalmente a una trona evolutiva de madera para niños mayores nos ha parecido la mejor opción, por resistencia, por cuestiones de espacio, porque ya vamos dejando atrás la puericultura más infantil y de colorines, y porque a fin de cuentas, la DanChair se va a convertir en una silla con múltiples alturas, por lo que cuando mi churumbelito ya coma solo y nos fiemos de él para no tenerlo atado, pueda subir, bajar y tener la mesa a una altura cómoda, cosa que su hermana no ha vivido.

trona evolutiva danchair niña 5 años

2. Ventajas de una trona evolutiva de madera para niños mayores

La primera es una obviedad pero viendo que la DanChair es más económica que nuestra anterior trona que no era evolutiva, desde luego merece la pena invertir en un modelo que evolucione con el mochuelo. La DanChair vale tanto para bebés (más o menos desde los 6 meses, que suele ser la edad en la que empiezan a mantenerse sentados, a comer sólidos, etc.) como para adultos. El asiento para bebés me ha parecido ideal porque tiene una especie de aro alrededor del cuerpo del niño que te permite acercarlo por completo a la mesa familiar. No dispone de bandeja propia, lo que para nosotros es una ventaja, porque con la niña la usamos poco, para poderla integrar en la mesa con los demás, y con el niño aún menos, porque se negaba a estar detrás de esa barrera. No os asustéis, que también van sujetos con arneses de seguridad, porque si todos fueran como el mío ¡se nos tirarían de cabeza aun estando a su lado!

El reposapiés de la DanChair es tremendamente grande ¡y firme! Este seguro que no lo va a poder romper mi ceporrito. De hecho, esa pieza que para los más bebés funciona como reposapiés, será el asiento de la silla para los mayores, cuando la trona haya evolucionado. Esto implica que tanto el asiento como el reposapiés se pueden colocar en cualquier posición. Tiene unas medidas muy ajustadas (81 cm. de alto, 47 cm. de ancho y 57 cm. de profunda), lo que evita que las patas de apoyo sobresalgan demasiado respecto al asiento, por lo que no es habitual que nos tropecemos con ellas.

trona danchair asiento bebé

3. Lo mejor de la trona evolutiva DanChair

Creo que la cantidad de alturas que se pueden elegir es su punto fuerte. Da igual lo bebé que sea, o lo mayor, las características de la mesa en la que vaya a comer, porque hay muchos niveles (14 exactamente) para poder adaptarlo de la mejor manera posible. Además, la barra delantera se quita y simplemente a presión, lo que para nosotros, con hijos de percentiles de peso tremendos, ha sido siempre muy importante, porque de lo contrario, no hay manera de meterlos y encajarlos sin hacerles daño y sin luchar. Eso sí, esta barra sólo se puede utilizar cuando el asiento del bebé está en la posición más elevada de la trona. En cuanto bajemos un nivel, ya no podremos encajarla en la zona de la entrepiernas. No tendremos barra frontal pero sí seguiremos contando con el arnés de sujeción.

No es una trona plegable. Nuestro modelo anterior sí lo era, porque pensábamos que sólo la tendríamos montada durante las comidas y después desaparecería discretamente tras una puerta. ¡Error! Nunca, jamás en 5 años, hemos plegado la trona para nada. Al final, acabamos por quitar una silla de la mesa del comedor para que la trona ocupara ese espacio a perpetuidad. La DanChair la hemos colocado en el mismo lugar ¡y resulta que ocupa menos espacio que nuestra antigua trona plegable! Pero bastante menos, porque al ser fija, la estructura de las patas tiene un tamaño más discreto, así es que hemos ganado espacio en ese rincón.

trona evolutiva danchair barra frontal

Es tremendamente estable. Sí, es algo que se presupone a todas las tronas, pero cuando se tienen hijos cafres como los míos, os aseguro que son capaces de volcar lo que se propongan. Así es que he dejado a mi mochuelo hacer locuras, bajo supervisión, y también a la niña, usarla como silla para sus comidas, porque es otra que se sienta y se levanta 30 veces antes de acabar ¡y ni un solo disgusto! Es cierto que pueden sorprenderme el día menos esperado, pero hasta ahora, creo que el diseño es una maravilla en este aspecto. Ni siquiera han conseguido separar un poquito la base del suelo con sus vaivenes.

Otra ventaja de la madera, al valorar una trona evolutiva para niños mayores, es el color. Nuestra DanChair es de color nogal (madera oscura) igual que nuestras sillas del salón. Cuando fuimos padres primerizos, el tema de los colorines en la puericultura hasta nos hacía gracia, pero a medida que los niños crecen nos estamos volviendo más formales. Así es que si ya sois gente elegante y discreta de serie, la gama de colores de la DanChair de BabyDan os encantará. Blanco, blanco decapado, rojo, nogal, negro, gris o madera de haya ¡hay donde elegir! Con un acabado sobrio y minimalista. Una trona que cumple su función, que no molesta a la vista, no ocupa más de lo imprescindible y que promete durar toda la vida.

trona danchair montaje

La trona evolutiva DanChair no necesita herramientas de montaje, porque todo se hace con una llave allen y un destornillador de estrella. Esto está genial, porque por la longevidad que se le presupone ¡a saber dónde podrían acabar las herramientas propias en el futuro! Y es muy fácil de limpiar, ya que no hay recovecos ocultos, ni rebordes, y la madera barnizada no absorbe las manchas. Una bayeta húmeda y la tendremos otra vez como nueva.

4. Lo que yo mejoraría de la DanChair de BabyDan

El encaje de la barra frontal a veces cuesta mucho de quitar. Es cuestión de cogerle el truco, pero a poco que vayas a lo loco y hagas una fuerza excesiva sin intentar hacer presión para unir ambos extremos, el adulto que la este manipulando no logrará su objetivo. Estéticamente, ver todos los agujeritos que permiten la evolución del asiento y del reposapiés de la trona no es lo más precioso del mundo. Yo apostaría porque sólo se vieran por la parte interior de la estructura pero no por la externa. Aunque desde luego, con lo funcional que es, es un mal menor. Los arneses van atornillados a la base del asiento, por lo que si alguna vez queremos echarlos a la lavadora en lugar de limpiarlos simplemente con un trapo, hay que quitar esos 2 tornillos. No es una maniobra que vayamos a hacer con frecuencia, y menos con el mío que ya va siendo grandote y se controla un poco en cuanto a lo de llenar las correas de comida, pero si hubiera sido más pequeño, hubiéramos tenido que desmontarlas más de una vez.

trona danchair tornillo respaldo

¡Ah! En el manual de instrucciones deberían explicar que los tornillos del respaldo están protegidos por un tubito de plástico que hay que retirar antes de atornillarlo en su posición definitiva. ¡Casi me vuelvo loca intentando averiguar qué estaba haciendo mal para que la rosca no encajase! Existe una especie de cojín y respaldo textil para hacer más mullido el asiento ¡y más vistoso! Estaría bien que estuviera incluido en el precio y que no se vendiese por separado, aunque es un accesorio más apropiado para niños más pequeños y que nosotros no echaremos en falta. ¡Una cosa menos que limpiar!

En comparación con otras tronas evolutivas de madera, el precio es muy competitivo (dependiendo del color que queramos se pueden encontrar entre 100-135 euros, (podéis ver las tiendas físicas y on line que más os interesen aquí) que no es un disparate teniendo en cuenta lo que cuesta cualquier trona de plástico sin que evolucione). Definitivamente, a la vejez he descubierto otro elemento de puericultura fascinante. ¿Vosotros elegisteis tronas evolutivas o sencillas para los niños? ¿Pudieron heredarla varios hermanos o hubo alguno que la destruyó como el mío?

Esto te puede interesar

2 Comentarios

  • Responder
    Nueve meses y un día después
    5 marzo, 2019 at 08:52

    Para mí es la opción ideal. Nosotros compramos una para el mayor, en primer lugar huyendo del plástico porque tener ahí años eso… jajaja. Son más discretas y cuquis las de madera y suelen ser más recogiditas. Y en segundo lugar porque duran más. El mayor de 5 años la sigue usando y para el peque compramos la misma. La única pega que le pongo a la nuestra es que la banjeja, también de madera, no tiene una sobrebandeja de plástico así que se estropea. Pero, por lo demás, una maravilla.

  • Responder
    Seguridad bebés
    13 marzo, 2019 at 07:49

    Hoy día que todo se compra prácticamente de usar y tirar parece una muy buena opción, sobre todo si va a haber más de un bebé en casa. Parece muy robusta y de bastante seguridad.

    Gracias por el detallado análisis!

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.