Puericultura

¿Es necesario cambiar a una silla de paseo ligera?

cambiar a una silla de paseo ligera

Mi amor por los carritos de bebé no tiene fin, si bien mi pieza preferida es el capazo ¡justo la que menos tiempo podemos utilizar! Allá por mis años mozos como madre primeriza, yo tenía clarísimo que no pensaba jubilar el carrito de mi bichilla, un Matrix Muum de Jané, para cambiar a una silla de paseo ligera. Casi un año me mantuve en mi postura, pero por cuestiones del destino acabamos dando el mismo paso que todo el mundo, para disfrutar de las ventajas de la sillita Emotion de Babyhome. Con sus pros y sus contras, ambos productos cumplieron sobradamente su función, si bien no he vuelto a utilizarlos con mi segundo hijo. ¿Por qué? Pues precisamente porque con la niña metimos la pata al prescindir del capazo y llevarla de un lado a otro en el Grupo 0+ del coche: incomodísimo para ella, nada ergonómico, ni recomendado y que además se le quedó pequeño enseguida. Muy tarde, descubrí que mi prioridad era un buen capazo para los primeros meses, y de esta decisión se derivó el hecho de que al elegir la Spottech de Bébécar, 2 años y 2 meses después, mi mochuelo siga utilizando el mismo carrito y que no hayamos dado el paso de cambiar a una silla de paseo ligera. Todos estos son los motivos por los que hemos preferido mantener la silla del trío del carrito, en lugar de buscar una supuestamente más práctica y funcional.

manillar corrido sillita de paseo spottech de bébécar

1. Comodidad para el niño al no cambiar a una silla de paseo ligera

Aunque este debería ser el punto principal a la hora de elegir un carrito o una sillita de paseo ¿cuántas criaturas circulan por el mundo en productos incómodos, que ni siquiera están indicados para su edad, pero que ocupan poco espacio? En este punto siempre lo hemos tenido claro: primero la comodidad del niño y luego nuestras necesidades. Es cierto que una vez que empiezan a caminar, la elección de una silla de paseo de segunda edad es menos traumática porque se mueven como les da la gana, suben y bajan de ella, y hacen más vida de pie que sentados. Pero, personalmente, y aunque estén homologados por poderse reclinar a 180º, a mí me duele en mis carnes ver a bebés de pocos meses tumbados en sillitas de niños mayores. ¡Con la pintaza que tienen y lo ergonómicos que son los capazos! O sea, que si fuera por los niños, siempre irían más cómodos en las mega sillitas que vienen a conjunto con su capazo de bebé, que en las ligeras que nos facilitan la vida. Ni el acolchado, ni el reclinado, ni la anchura del asiento, ni los reposapiés, ni el tamaño de las capotas para el sol… Por lo general, ninguno de estos elementos es mejor en una sillita de paseo ligera que en una de las tradicionales. Pero los padres vivimos con el ansia de cambiar a una silla de paseo ligera por…

2. El espacio en casa y en el maletero

Un niño te cuesta dinero ¡y metros! Tu existencia se ve reducida cuando sus juguetes invaden tu salón, sus pañales los armarios y su carrito media entrada de casa y el maletero completo del coche. Y justo esa falta de espacio en casa y en el coche, es uno de los motivos principales para dar el paso hacia la sillita de paseo ligera. No puedo ponerme en la piel de quienes meten y sacan la sillita del coche 20 veces al día, pero nosotros por lo general, usamos poco el coche, el maletero va vacío, el plegado de nuestro carrito de Bébécar es sencillo y no vemos ventajas en cambiar a una silla más pequeña. En casa, jamás hemos plegado ningún carrito, por lo que una vez montado por completo, la diferencia de tamaño entre una silla de paseo ligera y una tradicional es insignificante a lo largo y a lo ancho. Esto hace que primemos más la comodidad del niño que la nuestra a la hora de abrirla, cerrarla y ubicarla cuando nos desplazamos.

spottech bébécar capota xl

3. El manejo no tiene comparación

Como consecuencia del punto anterior, mi mochuelo va más rato sentado en su sillita que otros niños, porque suele salir rodando desde casa, mientra otros pasan directamente a la silla de seguridad del coche. Por eso, como su uso no es puntual sino bastante intensivo, hemos preferido seguir con el carrito de paseo inicial, por su comodidad pero también porque el manejo para los padres no tiene nada que ver. El chasis de los dúos y tríos es más pesado, pero a la hora de conducirlo todo se puede hacer con una mano, no hay obstáculo que se le resista, no hay que hacer tanto esfuerzo al empujarlo cuando los niños van creciendo ¡se nota mucho al pasear a un bebé de 9 meses o a un niño de 3 años! Eso sí, como tengas que llevarlo en volandas, dalo con imposible: en mi caso, 13 kilos de niño más 9 kilos de carro ¡no subo yo una escalera ni loca! Pero como aquí disponemos de ascensor, el pueblo está bien adaptado en cuanto a la anchura de las calles, pasos de peatones a ras de la carretera y demás, en estos 2 años no me he visto en ninguna situación en la que tuviera que llevarlo a pulso.

jané rocket silla de paseo compacta 2018

4. Amortizar la inversión inicial

¡Es una razón de peso! Porque para un dúo o trío de capazo, sillita de paseo, incluso con grupo 0 para el coche, la inversión mínima rondará los 400 euros y las máxima ¡varios miles! Pero a estas últimas familias no les va a quitar el sueño precisamente el tema económico si han desembolsado semejante dineral al comprar un carro para ¿6 meses? Sí, porque a esta edad los bebés ya no suelen querer ir en el capazo, tumbados y felices, por lo que muchas familias aprovechan para cambiar a la silla de paseo ligera. Y entonces ¡oh, sorpresa! Ese modelo que tanto nos apasionaba durante el embarazo, ahora nos parece un armatoste, y no queremos usar la silla que nos corresponde, porque ya que el niño se sienta y es apto para usar sillas de niños mayores ¿por qué seguir usando este? Ea, pues lo deberíamos haber pensado antes, la verdad, porque si el uso que le íbamos a dar a esos cientos o miles de euros era de sólo 6 meses, igual podríamos haber hecho el apaño con un capazo prestado, baratísimo de segunda mano ¡y hasta porteando! La ilusión por la puericultura es tremenda, pero ahora que se diseñan tantos modelos de carritos con capazos confortables y a la vez chasis ligeros y muy compactos, que pueden ahorraros esa segunda inversión, os aconsejaría pensarlo bien antes de gastar a lo loco si estáis justitos de presupuesto.

Es cierto que para viajar, tenemos otra silla de paseo muy compacta, porque me niego a facturar nuestro carrito ante mi desconfianza por el mal trato que reciben los equipajes, pero excepto en días puntuales del año, en nuestra situación actual, yo no cambio mi sillita de paseo normal, mega cómoda y súper manejable, por ninguna más ligera, ni más pequeña, ni más plegable. ¿Vosotros tomasteis la decisión acertada desde el principio? ¿Sabíais de antemano que cambiaríais a una sillita ligera, o alargasteis la vida útil del carrito?

Esto te puede interesar

3 Comentarios

  • Responder
    Vanessa
    20 marzo, 2019 at 12:02

    Nuestro carrito fue prestado, así que no hemos tenido que desembolsar ni un euro. Además es un buen carrito, cómodo, buenas ruedas para el trote por caminos y sendas, aunque algo armatoste si jajaja pero nuestro maletero es grande. Lo que nos pasa ahora, con 20 meses de nuestro churumbel, es que nos ha tocado un niño grande, que ya tenía cm de 2 años en la revisión de 18 meses, ahora más y claro, le está quedando justo justo, y porque está delgado si no no entraría tampoco de ancho. Jajaja Así que por su vagueza a la hora de caminar (que estábamos esperando a ver si dejaba él sólo el carrito) nos va a tocar comprar silla. Un latazo, porque no queríamos, no sabemos cuala comprar y encima miedo me da que sea comprarla y mandarla él a paseo y quede ahí nueva. Aysssss qué dilemas.

  • Responder
    Eva
    20 marzo, 2019 at 15:15

    Yo me compré un trío version muy economy porque por aquelas épocas no podía desembolsar mucho dinero.
    La verdad es que aún siendo un trío de menos de 200€ era sumamente cómodo y manejable, bien pensado, el capazo se convertía en silla de paseo y viceversa sin apenas tocar al bebé. La silla se podía poner en ambos sentidos, una cremallera recorría la estructura para, directamente meterlo a la lavadora, tenía multiples bolsillos en los laterales del capazo que continuaban accesibles si lo convertias a silla, la capota podía soltarse del botón de la cabecera y sujetarla al botón de los pies invirtiendo la posición de la sombra(util si el sol da de cara y no de espalda y llevas al nene dormido)
    aunque… Claro, materiales baratos y estructura endeble, y un armatroste que ocupaba tooodo el maletero de mi coche.
    Con un año y un poco de pena nos decidimos a cambiar por algo más sencillo, plegable y apto para los dias de calor valencianos(el año pasado en su carro sudaba como un pollo)
    Nuevamente nos decantamos por un modelo más sencillo que un botijo, no tan económico, pero muy plegable (no ultracompacto pues era para uso diario)
    Este modelo se maneja bien con una mano y es todoterreno, pero se encabrita debido a su ligereza y no dispone de ese espacio bienaprovechado de bolsillitos, en parte porque con la llegada del calor se le pueden ir retirando partes de tela para favorecer la aireación. Tampoco tiene la capota ambidireccional (aunque sí una ventanita para ver dormir a la peque)
    En fin, que yo si me he cambiado, pero por necesidad y sabiendo que tendría que hacerlo.

  • Responder
    Ana María
    20 marzo, 2019 at 17:20

    Hola!

    Pues yo en el embarazo sí pensé que el carro que tuviéramos, que nos lo iba a regalar mi hermano, lo usaríamos hasta que la niña fuese andando a todos lados, que ha sido hace poco con 2 años y medio.

    Un carro estupendo con capazo grande y algo más largo de lo normal (no había sábanas que fueran de su tamaño, pero no es algo importante porque creo que compré de mini cuna y listo); cuando la niña no quiso estar más boca arriba quitamos el capazo y montamos en la estructura la silla de paseo con corchetes fuertes, perfecta para lavarla, con una capota grande que no le daba el sol del verano (aquí en Burgos hay poco verano, pero bueno) y una parte en medio de la capota con una tela como de mosquitera que permite el paso del aire y que entre luz, muy ancha y cómoda para la niña y por supuesto muy muy manejable y con ruedas resistentes.

    Para el que viene ya tenemos carrito y la verdad que estoy muy contenta de haber estado investigando bastante sobre los tipos de carros que hay y las características porque al final acerté de lleno en lo que íbamos a necesitar 🙂

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.