Alimentación complementaria

¿Fideuá y paella para niños? Padres torpes en verano y todo el año

Fideuá y paella para niños aneto

Ya sabéis que desde hace un par de años estamos muy concienciados en casa con el tema de la alimentación saludable: tratamos de huir del azúcar, los fritos, los productos precocinados, los niños se pueden atiborrar de fruta pero no de galletas y en cuanto a los menús del día a día, siendo padres torpes con dos manos izquierdas para la cocina, este propósito no es nada fácil. Sí, porque una ensalada y una pechuga de pollo a la plancha todos sabemos hacerlas (aunque no a todos nos quede igual) pero claro, tus criaturas van a querer más variedad, más sabores, más texturas… Porque al menos los míos se alimentan como poco 5 veces al día e incluso más, y claro, en seguida agotan la originalidad de cualquier plato que hubieran aceptado de buena gana en un principio. Hacer recetas sanas a mí me cuesta un disgusto y muchas horas al día: porque no tengo arte en la cocina, tampoco ideas, y porque cuanto más sano es lo que se me ocurre, más complicado parece de hacer. Así es que desde hace año y medio hay cosas que delego en mis ayudantes: mi madre y los caldos naturales de Aneto. Y esta mujer es la que me abre los ojos a las posibilidades de platos de adultos adaptados para mis churumbeles, de ahí que de cara al buen tiempo me haya llevado por la vereda de la fideuá y paella para niños. ¡Ya veréis lo que hemos logrado!

Fideuá y paella para niños caldo aneto

1. Fideuá y paella para niños ¡todo el año!

Ahora me doy cuenta de que precisamente estos platos son poco estacionales. Vamos, que yo los relaciono con comida de playa, pero la gente normal los come todo el año sin problemas. Y digo la gente normal porque yo no soy muy aficionada a ambas exquisiteces gastronómicas. Lo sé, soy una rara de narices y no me entienden ni en mi casa ¡con el éxito que tienen ambos platos a nivel mundial! El caso es que a los niños les encantan los fideos, las pastas y el arroz, de ahí el éxito que mis creaciones de sopas infantiles tienen entre ellos en otoño e invierno. Pero en cuanto suben las temperaturas ¡se acabó el rico caldito! Es que se niegan a manejar la cuchara y me miran como si la comida fuese una aberración. De ahí el que esta última semana yo pensase en dar el salto a la ensaladilla rusa, a lo loco con la comida refrigerada. Pero mi madre me ha parado los pies: porque el niño ha tenido mocos y porque aún estamos en un entretiempo que no lo ve ella apetecible para meternos en la boca tanta cosa fría. Así es que me arrebató algunos de mis bricks de caldo y me hizo el primer intento de paella para niños.

2. ¿Y tú sabes hacer estas recetas?

Pues sí. Claro, como no me gustaban personalmente, no me había parado a pensar en lo sencillas que resultan. Es que pasas una mijita por aceite la carne, o el pescado, o el marisco, y las verduras o lo que quiera que le vayas a añadir a tu receta, que te la puedes inventar directamente, que no pasa nada. Y luego lo pones todo a remojo junto con el caldo Aneto para paella, o el caldo natural para fideuá, añades el arroz o los fideos y te sientas a esperar. Literalmente, porque en poniendo el fuego como está mandado y en teniendo una paellera en buen estado, a cuya base no se te vaya a pegar todo el mejunje ¡asunto arreglado! Por no poner es que no pongo ni especias ni sal, porque con el sabor del caldo los míos, que están acostumbrados a comerlo todo soso, ya babean por sí mismos. O sea, que en este paso no puedo meter la pata porque los bricks ya vienen fabricados con el punto perfecto.

Fideuá y paella para niños sofrito aneto

3. Mis trucos de torpe para que les gusten a los niños

Pues en mi versión de fideuá y paella para niños, sobre todo para mi bichilla, que a sus 5 años engulle de todo pero hay semanas en las que ver un trozo de verdura más grande que un grano de arroz la predispone en contra del plato, lo principal es usar trozos de lo que queráis, pero muy pequeños. Por ejemplo, el pollo en daditos pequeños, la sepia igual, y la verdura casi invisible, para evitar polémicas en la mesa. Lo de la carne y el pescado no es porque no les guste, sino porque son muy ansiosos y como se llenan la boca de comida hasta que no la pueden ni cerrar, como se me haya quedado un poco seca se les hace bola, y entonces sí que no va a haber manera de que se la coman. Además, en el caso de la fideuá, aquí se estila meterla al horno como si la fuéramos a gratinar, y ese paso me lo salto por dos motivos: por el ahorro energético (no voy a prender el horno para darle un calorcito rápido a los fideos) y porque o tienes mucha mano con este paso, o los fideos se te deshidratan y se vuelven a poner tan duros como cuando los sacaste del paquete. A los niños se les clavan en la boca y no los quieren comer más. Así es que en esta casa, el arroz y los fideos, cuanto más pasados, mejor. ¡Qué descanso! Porque eso de que se me pase el tiempo de cocción de todos los alimentos es una de mis principales habilidades innatas `para la cocina.

¿Vuestros churumbeles se comen estas recetas para adultos adaptadas? ¿O no hay quién los saque de las croquetas y los macarrones?

Esto te puede interesar

3 Comentarios

  • Responder
    Carlota
    6 mayo, 2019 at 08:37

    Me ha encantado!! Me divierte tanto leerte… Y, como madre torpe pero que se cree chef, os copio la idea!

  • Responder
    Mony
    6 mayo, 2019 at 09:48

    Madre mía, te estás viniendo arriba ¡Qué pintaza!

  • Responder
    Marisol
    6 mayo, 2019 at 10:25

    Me encanta, te lo copio

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.