Ocio y viajes

Las pantallas son el mal. Dibujos animados educativos para 2 años

dibujos animados educativos para 2 años

Como madre, y como persona del montón, intento no situarme en posiciones muy extremistas en la mayor parte de temas sobre la crianza. Más que nada porque yendo camino de los 6 años de maternidad, ya me ha tocado recular en más de una ocasión y donde dije nunca ahora… ¡Ahora mejor me quedo calladita un rato, esperando a que la gente tenga la memoria más corta que yo la lengua! El caso es que esto de que las pantallas son el mal lo vengo escuchando desde mi propia infancia y la verdad, en su justa medida y siendo utilizadas como una forma más de ocio, e incluso de aprendizaje, yo sólo le veo ventajas. Claro que hay un abismo entre enchufar la tele a primera hora de la mañana y no apagarla en todo el día, y usarla puntualmente y seleccionando los contenidos. No es lo mismo que los chiquillos se chupen anuncios de la teletienda a que vean algo con un poco de sentido para su edad. Aún así, reconozco que con mi bichilla no teníamos ningún control sobre este tema, pero porque su caso era digno de estudio y no se sentaba más de 5 minutos a hacerse la sedentaria ni por casualidad, con lo cual, la tele se pasó meses como ruido de fondo sin nadie delante que la viera.

Mi churumbelito no se dignó a mirar una pantalla hasta los 15 meses, y eso que su hermana claro que veía cosas en la tele, en la tablet y en todo lo que cayera en sus manos, pero a él ni fu ni fa. Ahora, con sus cosillas de la neurodiversidad, el TEA y demás, las pantallas nos las tienen prohibidas, pero yo las necesito para muchas cosas al cabo del día: para ducharme sin que se mate sin vigilancia; para poder atender urgencias laborales; para prestarle algún minuto de atención a su hermana… ¿Qué ocurre? Que vas sumando minutos y minutos y al final llega un punto en el que te das cuenta de que el horario televisivo se te ha ido por completo de las manos. Ahora estamos metidos en cintura (yo más que el resto del entorno, pero bueno, por algo se empieza) y hay dibujos animados educativos para 2 años que no solo le divierten, sino que lo estimulan de verdad para aprender algunas cosas con las que no acaba de soltarse.

1. Dibujos animados educativos para 2 años. Pocoyó

He llegado a ver a mi mochuelo, que no habla todavía, contar del 1 al 10 con un capítulo de Pocoyó, y claro, casi infarto. Además de aprenderse el nombre de algunos personajes, lo que dentro de su escasez comunicativa es todo un logro, con Pocoyó ha aprendido a decir hola, adiós, a reírse de sus escenas y a querer compartir la gracia de esos dibujos con nosotros. Vamos, que ha interactuado más con esa pantalla que con toda su familia desde que nació. Y claro, ante este estímulo, me niego a eliminar a Pocoyó de nuestras vidas. También es cierto que ahora le va prestando menos atención, y si pasa mucho rato se larga por ahí a jugar con otras cosas, o sólo lo mira de refilón, que era lo que hacía su hermana desde siempre. Así es que nuestra gratitud por los contenidos de estos dibujos animados educativos para niños de 2 años será eterna.

peppa pig 2 años

2. Peppa Pig

Con Peppa hemos pasado una racha interesante, y es que como no estuviera en pantalla ¡no comía! Y el niño me ha salido zampón, pero claro, no siempre disponemos de horas completas para que él elija su propio ritmo, y si queríamos que comiese de una forma seguida, o venía Peppa o había que bajarlo de la trona. Con Peppa Pig, mi mochuelo empezó a imitar onomatopeyas, como el agggh de asco, el grrr del señor dinosaurio, los estornudos de los cerditos y tuvo sus primeros ataques de risa. Ahora reniega un poco de ella, pero si se la topa por causalidad aún la disfruta. Lo malo de Peppa es que la niña tiene mucha charla para el nivel del mío, por eso creo que prefiere a Pocoyó.

baby einstein 2 años

3. Baby Einstein

¡Herencia de su hermana! Quien por cierto, aún es capaz de quedarse embobada con estos dibujos. Bueno, los incluyo dentro de los dibujos animados educativos para niños de 2 años aunque no sean dibujos, sino una mezcla de imágenes del mundo real con otra parte de marionetas de animales que escenifican cosas. Lo mejor de Baby Einstein es que sus contenidos se dividen por edades, desde los 9 meses hasta los 24, aunque los míos siempre han disfrutado de todos los capítulos a cualquier edad. Algo muy positivo es el uso de música clásica que me los relaja, y de elementos de la vida cotidiana que pueden identificar rápidamente en la vida real. Los fotogramas se van haciendo más complejos a medida que aumenta la edad y empiezan a aprender letras, números, colores, formas geométricas, animales ¡de todo!

little baby bum netflix dibujos animados educativos para 2 años

4. Little Baby Bum

Un descubrimiento de Netflix que nos llegó así, de la forma más inesperada. Aparecía entre el listado de dibujos para los más pequeños de la casa y por probar… Es todo musical, una retahíla de canciones encadenadas en las que las imágenes representan exactamente lo que se oye en la letra de la canción. Viene a ser lo que nuestras canciones tradicionales infantiles, pero con imagen en la pantalla. Lo mejor es que el mío ha aprendido de ahí cosas como las partes del cuerpo con la música del súper éxito “Cabeza, hombros, rodillas, pies”, además de saber lavarse los dientes, las manos, y colaborar a la hora de vestirse. También hay canciones que le encantan y que usamos en sus momentos de enfado o inicio de rabietas, por ejemplo cuando hay que cambiarle el pañal. Reconoce todas las canciones, da palmas con ellas, intenta emular las coreografías (aunque va con algunos segundos de atraso respecto a la imagen) y lo mejor ¡quiere que bailemos todos con él! Vamos, que en lugar de ser una actividad que lo aísle del mundo y lo aliene, parece que le sirve para tener más constancia de él y buscar la cercanía de otros compañeros de juego.

fiesta de palabras netflix

5. La fiesta de palabras

Si con su hermana luchábamos por sentarla un poco, este ha tenido unos meses en los que la lucha ha ido en el sentido contrario ¡había que despegarlo del puff! Sí, porque pasó de su completo desinterés por las pantallas a un enganche malsano sobre los 2 años recién cumplidos. Ahí fue cuando empezó a ir a la escuela infantil, para ver si mejoraba sus habilidades sociales, con lo cual la tele desapareció de su vida en esas 3 horas escolares, pero también a mediodía y por la tarde, al menos hasta que su hermana volviera del colegio. Y como es ella quien elige la programación a esas horas, él suele desinteresarse por sus dibujos y continúa con otros juegos. Aún así, La fiesta de palabras ha sido otro descubrimiento de Netflix al ver que ya los dibujos anteriores empiezan a no distraerle tanto. Son más movidos, incluyen canciones y coreografías, y son algo más complicados. Me parece que hablan demasiado, y en ocasiones algo rápido para niños tan pequeños, pero son tan coloridos y distintos a los que había estado viendo hasta ahora, además de estar pensados precisamente para fomentar el enriquecimiento del vocabulario infantil, que le estamos dando una oportunidad desde hace pocos días.

¿Vosotros habéis prohibido por completos las pantallas en casa? ¿O también estáis en deuda eterna con algún programa que haya ayudado a vuestros peques a avanzar en algún aspecto?

Esto te puede interesar

3 Comentarios

  • Responder
    Fatima
    28 mayo, 2019 at 08:48

    A mí peque tb que gusta mucho charlie villapegatina en Netflix, la patrulla canina aunque y vera por la explosión de colores

  • Responder
    Sara
    28 mayo, 2019 at 15:53

    Al mío mayor, que hace tres años en agosto, le flipan los dibujos desde muy bebé. Como también tardo muchísimo en hablar (el verano pasado no creo q pasara de 10 palabras y ahora no calla), los dibujos que dices nos ayudaron muchísimo. Siempre con control y a ratitos.
    La pequeña, que ahora tiene 13 meses, pasa totalmente de la tv y hay que reconocer que a veces que da rabia, porque, en cuanto me pierde de su radio de visión, se pone a berrear y no se entretiene con nada.
    Ánimo Lucía, creo que eres la única mamá que merece la pena seguir. Gracias por no sobreexponer a tus hijos y currarte el blog.

  • Responder
    Ale
    28 mayo, 2019 at 22:21

    Little baby bum es lo máximo! Y también hay versión Jr. En Youtube puedes ver también cocomelon, que aunque es en inglés les suele gustar mucho! Y en Netflix Vera o Simón la liebre también! Y les enseña valores 🙂 saludos

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.