Libros

Libros recomendados. 50 sombras de mami. Vida y pareja después de ser padres

50 sombras de mami

Conocí las viñetas de Lapsicomami hace no sé cuanto, pero seguramente poco después de meterme de lleno en la blogosfera maternal. Mamen siempre me ha parecido súper graciosa aquí, en el ciberespacio, pero cuando tuve la ocasión de conocerla por primera vez en un evento de Mindfulness de Suavinex, me siguió cuadrando la cosa. En el fondo, creo que ella gusta porque es la misma persona en el mundo virtual y en el real y yo soy de pocas dobleces. Lo de ponerle Amor con ojeras a su primer libro ¡me encantó! Porque mis post partos eternos y yo hemos pasado por rachas larguísimas de ojeras, pero sin amor. O al menos eso me parecía en los momentos más duros de la maternidad. Y eso que hasta ahora podía dar gracias por haber parido a criaturas sanas y sin grandes complicaciones para la crianza, pero aún así la maternidad llega con un cansancio que a veces no me explico de dónde sale. Durante mi primer embarazo me pilló la moda de la famosa pseudo novela “50 sombras de ese señor con bastantes taritas mentales”. Por eso, las 50 sombras de mami pensé que serían una buena parodia de un libro que no me gustó nada de nada. Pero no, no todo es sexo en la vida de una madre y eso creo que lo sabemos todos por haberlo vivido en nuestras carnes.

1. 50 sombras de mami. Oscuras pero preciosas

Que la maternidad compensa es ese tópico que a veces nos repetimos como un mantra en nuestros peores días. Yo soy muy dada a desdramatizarlo todo, pero hay momentos en los que saldría de casa para no volver. Y otros peores en los que mataría a media familia. Suerte que estos pensamientos me pillan cansada y sin fuerzas, que si no… ¡No respondería de mis actos! En 50 sombras de mami, Mamen, que también es madre además de psicóloga de profesión, refleja esos asuntillos del día a día que nos traen por la calle de la amargura muchas veces: la falta de sueño, de tiempo para el autocuidado, la sensación de ser una inútil que ya no hace nada bien… Tú podías ser una mujer moderna, profesional y empoderada hasta que la maternidad te arrasó por completo. Por suerte ¡podemos resurgir de nuestras propias cenizas! Y este es el mensaje que más me ha gustado de este libro.

2. Sé egoísta. Tú eres lo primero

¡Qué escándalo! ¿Cómo voy a anteponer mis necesidades a las de mis mochuelos. ¿Qué mala madre haría eso? ¿Para eso los he tenido? ¿Qué pensarán los demás? Pues a partir de ahora todo esto te tiene que dar igual. Primero nos centraremos en estar bien con nosotras mismas, buscarnos nuestro hueco de libertad, ya sea a solas por completo, con amigas ¡lo que queramos! Ojo, que yo esto llevo casi año y medio haciéndolo (con eso de salir a hacer deporte 2-3 veces por semana) y hay semanas en las que la gestión doméstica se complica mucho y fallo en mi propósito. Pero de forma habitual ¡mis caminatas e intentos de carreras son lo primero! Cada vez se escucha más este mensaje: para ser una buena madre (tampoco hace falta que seas la mejor, ni la primera del alfabeto griego) primero tienes que estar conforme contigo misma y todo fluirá mejor. Parece lo más lógico del mundo pero no nos damos cuenta hasta que suele ser tarde. Piénsalo: si estás muerta de cansancio, estresada, desbordada ¿de verdad vas a ocuparte de tus criaturas con gozo? Vamos, vamos. Tampoco todo se va a volver de color de rosa al primer intento, y claro que vamos a seguir faltas de tiempo, encabronadas y tensitas muchas veces, pero ser consciente de estos estados ya supone un gran avance para empezar a remediarlos.

3. Más que un libro, un guión para tu nueva vida

Como literatura para premio Nobel no va bien encaminada, porque además Lapsicomami me hace una de tachones en el texto y me suelta unas expresiones, así, muy naturales que le restan puntos para el gran premio literario. En realidad, lo mismo que me pasa a mí al escribir. Pero como librito para reírte, para despejar la mente, para ver tu cotidianidad desde otra perspectiva es muy recomendable. Y no sólo eso, porque yo he encontrado casi en cada capítulo unos truquitos de los prácticos de verdad. No de esos que con complicados y que se tienen que alinear los astros y media vía láctea para que tú puedas avanzar en la vida. No. Sino pequeños consejos para mejorar rápido nuestra relación con nosotras mismas, con nuestra pareja y con nuestros hijos. A mí ya me ha quedado claro que descansar de los niños alguna vez, salir como pareja y no como padres tras casi 6 años de paternidad, tenemos que lograrlo con más frecuencia. Porque sólo en nuestro aniversario del año pasado conseguimos ir a comer a un kilómetro de casa y liarnos con un escape room que con el recuerdo que nos dejó ahora nos parece que es lo mejor que hemos hecho en nuestras vidas. ¿Por lo especial que fue? ¡No! Por estar solos, como adultos estándar, sin sufrir por asuntos infantiles. Por cierto, no todo el libro de 50 sombras de mami es porno. O sea, en realidad nada es porno, pero me quiero referir a que sobre sexo se habla en ese gran capítulo titulado “Tu cuerpo. Uso y disfrute de las instalaciones”. Ya sólo el título resulta muy revelador.

Aunque lo principal de 50 sombras de mami sea el contenido, no puedo dejar de mencionar esas ilustraciones de Lapsicomami que me arrancan una carcajada. Porque si la muchacha protagonista estuviera más gorda ¡podría ser yo! Qué bueno es el mal compartido, el saber que no estamos solas en las horas más bajas de la maternidad. Que sí, mal de muchos, consuelo de tontos ¡pero consuelo, al fin y al cabo! El formato de todo el libro es un lujo en cuanto a la portada, la encuadernación, los dibujos y la distribución de los capítulos. Colorido, llamativo, con resúmenes muy visuales y trucos para cambiar nuestro día a día desde la primera página. Jamás me han interesado los libros de auto ayuda, porque me daba la sensación de que sólo iban a ahondar en la autocompasión, y eso me daba repelús. Pero esta mezcla de píldoras de humor con psicología efectiva, con la experiencia personal de una profesional que ya es bimadre y ha experimentado esta revolución en sus carnes, y no sólo en la teoría de la universidad ¡esto sí que me representa! 50 sombras de mami es aprovechable hasta el final, con esa lista que nos empuja a contraer un firme compromiso con nosotras mismas a fin de conocernos, entendernos, valorarnos y cuidarnos antes de destinar estos mismos esfuerzos a cualquier otra persona, o personita, que viva fuera de nuestro ser.

¿Queréis pasar un rato divertido compartiendo esos momentos durillos de la maternidad? ¿Necesitáis un plan de actuación rápido para recuperar parte de vuestra esencia? Poned a Lapsicomami en vuestras vidas y luego me contáis.

Esto te puede interesar

Sin comentarios

¡No te cortes, deja un comentario!

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.