Ocio y viajes

Le Bois Fleuri. Un camping de lujo ideal para familias

camping lujo para familias

Me vais a perdonar pero hasta hace muy, muy poco tiempo, la existencia de un camping de lujo era una idea que a mí no me entraba en la cabeza. O sea, yo seré pobre pero comodona, y a la hora de salir de vacaciones ni en mi más tierna infancia me ha llamado la atención echarme a dormir en el suelo, ni guarecerme dentro de una casita de tela. Como dice mi madre, doble desgracia: ser pobre y delicada. Menos mal que resorts vacacionales los hay para todos los gustos y presupuestos y por suerte mis padres tampoco eran de dormir al raso ni acampar sobre un pedregal, así es que dentro de nuestras posibilidades, las vacaciones se hacían en la casa del pueblo y en hotelitos variados. Eso sí, ¡sin salir de España! Que mi padre el extranjero ni pisarlo. Desde que vivo en el Puebluco infernal, Francia está a la vuelta de la esquina. Vamos, es que salimos en coche y la autopista ya nos marca dónde está la frontera, así es que para nosotros el poder pasar este súper fin de semana en Le Bois Fleuri, un camping de lujo ideal para familias, no nos daba pereza ninguna. Es más ¡estábamos deseando que llegara el día! Ya habíamos probado anteriormente algunos alojamientos con bungalows y lo cierto es que nos tienen conquistados desde que tenemos niños. A nosotross y a ellos, porque mi bichilla disfruta teniendo su mini casita particular de vacaciones y la verdad es que ese formato de alojamiento le gusta más que una simple habitación de hotel. La semana pasada estrenamos nuestro verano particular en Le Bois Fleui y hoy ¡he vuelto para contarlo!

Le Bois Fleuri chalet belair charme

1. Nuestro Chalet Belair Charme particular en Le Bois Fleuri

Ay, una monada, de fuera adentro y viceversa. Todo pequeñito, dimensiones reducidas (40 metros cuadrados) pero sin que le faltara un detalle. Incluso lavavajillas (que es la primera vez que nos lo encontramos en un bungalow). Porque cocinar para salir del paso, vale, pero lo de tener que fregotear cacharros eso sí que me arruina a mí el modo zen de la desconexión. Nuestro modelo de casita era un Chalet Belair Charme donde podían dormir hasta 6 personas, así es que había camas para dar y regalar, y 2 cuartos de baño completos con bañera. 2 de las camas estaban en una especie de buhardilla a la que se accedía con una empinada escalerilla que me ha vuelto locos a los niños. ¡Todo el día arriba y abajo! En este alojamiento todas las camas son individuales, de comodidad justita, porque son colchones muy básicos de espuma con un cojín cuadrado que hace las veces de almohada, y la ropa de cama se paga aparte si la necesitas, o te la puedes llevar tú de casa, que es lo que hemos hecho nosotros. Sí disponen de mantas y también de aire acondicionado y calefacción. Le Bois Fleuri es un camping de 5 estrellas que no tiene zona de acampada, todo son mobile-homes, bungalows y chalets. Lo mejor de tu propiedad es que además del interior de la casita ¡tienes el exterior! Tu jardín con mesa, sillas, tumbonas, tendedero, porche, y barbacoa propia (de gas) o en zona comunitaria (de carbón). Los bungalows más pequeños son para 4 personas, los más grandes para 8 y en total hay 475 casitas esparcidas por el campo que no dan sensación de ser tantas

Le Bois Fleuri piscina infantil

2. Las piscinas e instalaciones de ocio. ¡De día y un poquito de noche!

Las 2 piscinas han sido el punto del que apenas nos hemos movido: la de bebés, que le llegaba al mío de 2 años por encima de la rodilla, con 2 mini toboganes y chorritos de agua: la mediana con una profundidad máxima de 1,50 metros, tobogán grande y un cubo de agua que se llenaba y descargaba lluvia obre el personal, y la de adultos, en la que nadie hace pie, con carriles especiales para nadar. La piscina abre de 9:30 a 19:00 horas, lo que a nosotros nos parecía un horario más que sobrado porque a esa hora ya teníamos que estar de camino a la cena. ¡Horario europeo, ya sabéis! ¡Que ya está bien! Pero para los niños nunca es suficiente. Bueno y qué decir de la millonada de hamacas disponibles, porque no sé vosotros, pero ir de veraneo a un lugar de costa y que la gente madrugue para tener sitio donde aposentarse en la piscina, a mí me mata. Aquí no había problema ¡hamacas a mogollón para todo el mundo! También hay parque infantil, mini club para los niños (actualmente no funciona los sábados porque es el día de los llegada y salida de los clientes, así es que no pudimos probar las instalaciones), clases dirigidas como zumba, aquagym, deportes por libre como tenis, pádel, fútbol, o entretenimientos especiales como castillo inflable, gymkana de juegos para los niños ¡todo incluido en el precio! No hay que volver a pagar por ninguna de estas actividades.

Le Bois Fleuri restaurante key largo

3. Comer en un camping de lujo. ¿5 estrellas en los menús?

Esto dependerá del tipo de pensión que hayáis escogido. Nosotros, con nuestras pocas dotes para la cocina, decidimos elegir una media pensión (al reservar por adelantado tenía una oferta de 18,5 euros por adulto y día, con los niños hasta 11 años gratis, incluyendo bebidas básicas como refrescos, agua y cerveza de barril) que incluía un desayuno de tipo bufete en el que los niños comían ya casi hasta la hora de la merienda, y la cena, para terminar los días en plan relajado y sin estrés entre los fogones. La idea era cocinarnos la comida del mediodía en el bungalow en plan rápido y sencillo, entre chapuzón y chapuzón, porque entre el avituallamiento del desayuno y el menú de noche para la cena, desnutridos no íbamos a estar. Como gente recelosa de lo que podríamos encontrar en los supermercados franceses (que luego aquí compramos en Carrefour, ya ves tú la tontería) nos llevamos la comida de casa ¡porque somos así de apretados! Y por no perder tiempo buscando dónde comprar en el destino. Cosa que tampoco hubiera sido un dilema, porque el resort cuenta con supermercado propio, que no es más caro que el de casa. Cosa rara en este tipo de supermercados. Personalmente los bufetes me han parecido algo escasos en cuanto a variedad aunque al menos nunca faltaba ningún producto y había surtido para todos. Los desayunos pecaban de la falta de variedad de fruta (es que el niño fuera de casa en verano prácticamente se alimenta a base de sandías y melones, que sí tenían para la cena) y las cenas eran muy copiosas, tipo nuestras comidas de mediodía, con cordero, chuletas, muchas carnes guisadas… Además, los horarios son poco españoles: desayunos de 8 a 10 de la mañana y cenas de 7 a 9 de la tarde. Como los míos madrugan, por la mañana nos cuadraba todo, pero por la tarde, tras la piscina, había que ir a la carrera si queríamos llegar a la cena. Creo que por eso tanta gente come a su ritmo en el bungalow.

sunelia argeles sur mer mini club

4. Los alrededores de Le Bois Fleuri y Argelès-sur-Mer

Aunque Le Bois Fleuri es un camping de playa, la playa no está tras el muro del recinto, sino a 6 kilómetros. Sin embargo, tienen un trenecito de esos turísticos tan cucos que apasionan a los niños, que te llevan desde el resort y te traen de vuelta, todo gratis y en 20 minutos. Yo quería playa, la niña piscina, el padre piscina, el pequeño va donde le digan… Así es que de playa no me dejaron catar ni una muestra. El pueblo también está a unos 3 kilómetros del cámping, 10 minutos en el trenecito, pero ni lo hemos pisado, porque no había quien sacara a mis mochuelos de sus primeros baños del verano. Hay zona para hacer barranquismo, alquiler de bicicletas, submarinismo, granja, excursiones en barco… Lo único que visitamos fue el pueblo costero de Collioure donde paramos a comer en el camino de vuelta. ¡Una preciosidad! Todo esto si vais con más tiempo, en un viaje de más días, y os animáis a salir de Le Bois Fleuri, porque si no, el camping de lujo os atrapará. En la propia web del resort podéis consultar qué más cosas hacer en los alrededores.

Le Bois Fleuri bungalow 6 personass

5. Cosas que mejoraría para facilitar el turismo a las familias españolas

Allá donde fueres, haz lo que vieres, y yo no tengo problemas en adaptarme a las costumbres de cada sitio. Pero no todo el mundo es así de flexible y por ejemplo, nada más llegar, mi bichilla decía que odiaba Francia porque a las 7 de la tarde la piscina ya estaba cerrada y porque le estábamos metiendo prisa para que no le cerraran también el restaurante de la cena. Entiendo que estos horarios de comidas y entretenimientos están así porque en realidad la mayoría de la gente va por libre y come en sus bungalows. En contra de la piscina no tengo nada, pero los horarios de comida son muy tempranos para nosotros, al menos en verano. Otra cosa que supone un trastorno es lo de tener que llevarse las sábanas y toallas de casa. ¡Hacen mucho bulto en el equipaje! 4 juegos de sábanas individuales, 4 de toallas de baño y 4 toallas de piscina ¡medio coche lleno de textiles! También son muy exigentes a la hora de revisar los bungalows: debes dejarlos limpios, no ¡relimpios! Ni una miga de pan en el suelo, ni un pelo pegado a la bañera ¡antes de las 10 de la mañana! Vamos, que tuve que sacar a los niños una hora antes de la casita ante el pánico de no aprobar la revisión y tener que pagar un recargo de limpieza de 80 euros por una migaja de pan abandonada a traición. Luego tienes permiso para seguir utilizando las instalaciones del camping el resto del día, pero debes dejar la casa y sacar el coche al exterior antes de las 10. ¡Es muy temprano!

A la llegada te hacen un recuento de todo el inventario de platos, vasos, cubiertos, sartenes… Se revisan hasta las pelusas y telarañas debajo de las camas, y al hacer el check out exactamente igual. Esto hace que el procedimiento sea un poco lento. Por ejemplo, nosotros desde que solicitamos la revisión hasta que vinieron pasaron 45 minutos y otros 15 más hasta que dieron el visto bueno y pudimos irnos sin deudas. El tema del aparcamiento también es un disloque: hay zonas en las que se puede aparcar, otras en las que no y otras muy dudosas. Nosotros dejamos el coche en una de estas últimas, pero con el visto bueno de un empleado que nos dijo que allí no molestaría. Al día siguiente, teníamos un aviso en el parabrisas por estar obstaculizando una salida de emergencia en caso de tener que intervenir los bomberos o la policía (no había señal de nada alrededor) y como tardamos en mover el coche porque estábamos de barbacoa con los vecinos, a las 9 de la noche vino un señor de seguridad, del tamaño de una montaña, a aporrearnos la puerta por no haber obedecido en 2 días (no llevábamos ni 24 horas allí). Eso sí, normas muy cuadriculadas y exigencia al detalle, pero debe funcionarles bien porque estaba todo bastante limpio, cuidado y a partir de medianoche no había ni un ruido en ninguna parte.

En resumen, una muy buena experiencia para ir con niños. Con unos precios espectaculares para los servicios que ofrecen y para lo bien que están los bungalows. Por ejemplo, en nuestro fin de semana de temporada media, la noche costaba unos 75 euros. ¿Habéis ido a este tipo de alojamientos con niños? Pues pensad en el sur de Francia porque no está tan lejos y tiene mucho que ofrecer.

Esto te puede interesar

Sin comentarios

¡No te cortes, deja un comentario!

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.