Inventos útiles

Barrera de seguridad para ventanas. ¡Estrenamos Secupeke!

secupeke sistema seguridad ventanas

Hace ya un año que vi a mi churumbelito sacando medio cuerpo por la ventana de su dormitorio, mientras gritaba a un camión de obra al que le daba instrucciones de lo más interesado. Desde ese día, nunca, jamás, se ha vuelto a abrir esa ventana estando él dentro de la casa. Recurrí a los inventos que habíamos usado con mi bichilla, pero por aquel entonces vivíamos en otra casa, con ventanas correderas, no como estas, que se abren como puertas. La mitad de los artilugios requerían agujerear el marco de la ventana, y no estábamos por la labor. La otra mitad se basaba en la confianza ciega en diversos sistemas adhesivos, que ya habíamos probado en las puertas de los pasillos, armarios de la cocina, y el niño los había arrancado de cuajo, despegado o roto por la mitad, absolutamente todos. Al final, optamos por poner una cerradura a la ventana. Una llave que está siempre echada, de forma que sólo abro para ventilar yo, en primera persona, cuando vamos a salir de casa y el niño ya está sentado en el carrito. El sistema nos ha funcionado bien, porque lo instalamos allá por septiembre, llegaba el otoño y aunque como andaluza sufría por no poder tenerla abierta muchas más horas al día, era el mejor remedio que había encontrado. A los pocos días, en Puericultura Madrid 2018, conocí el mega invento de ese año, Secupeke. Una barrera de seguridad para ventanas con persiana que se llevó el premio a la Mejor Starter 2018 de la feria. Cuando conté el descubrimiento en stories, recibí decenas de consultas de familias que la necesitaban, pero aún no estaba a la venta. Por fin, el proyecto acaba de ver la luz y ha empezado a comercializarse, así es que después de haberme encantado en la feria ¡la suerte ha querido que desde Secupeke me hayan dejado probarlo en casa!

secupeke barrera seguridad ventana

1. ¿Qué es exactamente Secupeke?

La definición fácil es considerarla una barrera de seguridad para ventanas con persiana. Lo de tener persiana es imprescindible, puesto que Secupeke se instala sin obra, aprovechando los pivotes inferiores que hacen tope para que la persiana no se nos cuele en su caja superior. Y las propias guías por las que se desplaza la persiana. La promesa de este invento es que no hay que agujerear nada, ni que hacer obras, ni que esperar para utilizarla. Con un destornillador con el que aflojar los topes de tu persiana para ensartar el enganche de Sekupeke y una sierra barata (de las de 1 euro), para poder recortar el ancho de los barrotes a la medida del hueco de tu ventana, debería ser más que suficiente. Como había que manejar la sierra, esperamos a estar este hombre y yo juntos, para que no se nos cruzara un niño en medio y nos despistase, y menos mal porque yo no sé si es que somos muy torpes, que la sierra de mi suegro era muy deficiente, o que realmente el aluminio no es tan sencillo de cortar, pero estuvimos una hora completa cortando los barrotes y turnándonos por agotamiento. Si sois muy manitas y tenéis algo como una sierra o caladora eléctrica ¡usadla! A mí me ha parecido que hay que hacer una fuerza excesiva y la cosa se complica porque debes cortar exactamente en ángulo de 90 grados para que luego Secupeke se deslice fácilmente por el hueco de la persiana, lo que no es sencillo teniendo que hacer tanto esfuerzo. A nosotros no nos ha quedado perfectamente recta, pero al menos la hemos podido instalar. Si veis que estáis muriendo en el intento ¡cambiad de sierra!

secupeke cerrado entra luz

2. ¿Quita mucha luz? ¿Me van a regañar los vecinos?

Es cierto que nuestras habitaciones son muy luminosas durante todo el día, pero la ventaja de la barrera de seguridad para ventanas de Secupeke es que los barrotes quedan estables, pero la separación entre ellos es muy grande, por lo que no afecta a la luz que entra. En realidad, sólo tienes que subir la persiana, y a medida que esta se vaya enrollando en su cajetín, Secupeke irá elevándose para dejar protegidos los 70 centímetros inferiores de la ventana en la que esté instalada. Lo que hay que tener en cuenta es que, una vez que se despliega por completo, como la última barra de Secupeke queda fija en el poyete de la ventana (porque si no estaría volantona y se nos escaparían los niños igualmente) en función de lo alta que sea tu ventana, sí puede quedar una porción grande cubierta, como si no tuvieses la persiana levantada del todo. En nuestro caso, notamos la pérdida de algo de claridad, porque hay unos 40 centímetros de persiana que no quedan recogidos, pero ganamos mucho en seguridad y en ventilación. La limpieza es mega fácil, porque no hay recovecos ocultos, ni relieves, por lo que con un paño húmedo te queda reluciente. De cara a los elementos exteriores de la fachada, es parte de la persiana: cuando está bajada no se aprecia nada de nada, y cuando está subida las barras obstaculizan menos a la vista que la propia persiana, por lo que no os llamarán la atención en la comunidad.

secupeke para bebés

3. Mi hijo es una bestia parda. ¿Resistirá Secupeke sus arremetidas?

¡Y el mío también! Lo primero que hizo al ver la ventana abierta, con la corrientita de aire entrando, fue trepar a su cama ¡e intentar ver la calle! Criatura, lleva un año detrás del cristal, normal que tenga ese ansia por ver todo lo allá que pueda. Seguidamente, se enganchó a los barrotes y se puso a tirar de ellos para adentro, como si pensase arrancarlos, y después a empujarlos para afuera, como para precipitarlos al vacío. A continuación: para dentro, para afuera, le dio todos los meneos que se le ocurrieron para quitarla de allí. Una vez comprobado por su parte que Secupeke no se va a mover de su hueco, y por la nuestra que no va a conseguir escaparse de ninguna manera, tras pasar asfixiados la ola de calor, con el dormitorio del niño a 32 grados a medianoche, por fin hemos podido abrir la ventana, refrescar y respirar tranquilos. En caso de desgracia casera, como un incendio por ejemplo, se desmonta en 30 segundos, por lo que no bloquea la ventana. También tiene una pestaña para dejar la persiana fijada, o completamente cerrada, de forma que los niños no puedan ni siquiera subirla. Este hombre también ha empujado y maltratado el invento bastante, pero el aluminio es resistente ¡con lo que nos costó cortarlo no lo va a romper el niño a empujones!

secupeke 140 138 centímetros medidas

4. Lo que yo mejoraría

El primer consejo es… ¡medid bien, insensatos! Las barritas deben poder desplazarse por dentro de la guía de la persianas, no las vayáis a dejar cortas y se queden bailando sobre la nada. A nosotros no nos quedó clara la medida que indica la caja. La nuestra ponía 140 centímetros, por lo que asumimos que esa era la medida de las barras de aluminio, sin contar con los topes que hay que insertar para que encaje en las guías de la ventana. Pero al sacarlas de la caja ¡sorpresa! Nuestras barras medían 138. No es un drama, porque debíamos ajustarlas a una medida de 113,5 centímetros para la ventana del niño, pero si no la llegamos a medir, hubiéramos restado 113,5 a los supuestos 140 centímetros de la barra y recortado 2 centímetros más de la cuenta, con lo cual nos hubiéramos quedado sin Secupeke para instalar. Con esto sólo quiero decir que trasladéis las medidas que vais a necesitar directamente a la barra pero no asumáis que esta mide 100-120-140 porque en esos centímetros no se cuenta lo que ocupan los topes. Además, se supone que durante la instalación no hay que usar el taladro y nosotros no hemos visto la manera de poder fijar la base de Secupeke al marco exterior de la persiana de aluminio de otra forma. El kit de instalación incluye un par de tornillos con punta que parece una broca, pero estuvimos media hora haciendo presión con un destornillador y no conseguimos ni arañar la superficie del marco. Recurrimos a un destornillador eléctrico ¡y tampoco! Así es que usamos el modo percutor con la velocidad máxima del taladro pero con la punta del destornillador en lugar de una broca ¡y aleluya! El tornillito entró con facilidad. Entiendo que a mano podrá instalarse en ventanas de PVC, pero no creo que nadie pueda taladrar el aluminio con ese tornillito y un destornillador, teniendo en cuenta que además este sistema va por la parte externa de la ventana y tienes que hacer tus malabarismos para manejarlo todo. Tarde, muy tarde, descubrí que con que quede fijada la punta con forma de broca es suficiente ¡que no hay que introducir todo el tornillo para que quede seguro! Personalmente, me genera duda que los topes de cada barra sean de plástico. Nuestra ventana no recibe sol directo nunca, pero no sé yo si con el paso del tiempo, los cambios de temperaturas y demás, podrían dañarse estas piezas.

cortar barras secupeke difícil o fácil

Actualmente, Secupeke sólo se vende en la propia web de la empresa, aunque ojalá tenga un éxito enorme y se distribuya en muchos más sitios. Para empezar con su venta se han lanzado 3 tamaños (1 metro, 1,14 metros y 1,40 metros) todos en color blanco, con precios que van de los 105 a los 115 euros. También tienen pensado comercializar barras sueltas, lo que me interesaría mucho para poder abrir una porción mayor de nuestra persiana y que entre toda la luz posible. Si necesitáis proteger más de una ventana, tienen descuentos especiales de hasta un 20% al comprar más de una unidad. Nosotros en casa sólo tenemos una ventana problemática, que es justo la del dormitorio del niño por tener su cama debajo y servirle de trampolín, pero en casas ajenas ¡la de ventanas que protegeríamos si pudiéramos! Que si en la de los abuelos, que si en la de vacaciones ¿cuántas ventanas con riesgos se os ocurren a vosotros? En Secupeke son gente moderna, y aunque el paso a paso de la instalación no tiene más misterios y está perfectamente clara en las instrucciones del embalaje de la barrera, tienen vídeos explicativos en YouTube a prueba de familias poco diestras, como la mía.

La última palabra para darle el visto bueno definitivo, la ha tenido mi madre, que ha quedado convencida de que el sistema es impresionante y se ve completamente seguro. Y contra el pensamiento de una abuela, ya no hay nada más que alegar. Por fin, podemos respirar y ventilar tranquilos. ¡Un año para encontrar el sistema perfecto para nuestras ventanas! ¿Conocíais Secupeke? ¿Creéis que os podría facilitar la vida como a nosotros?

Esto te puede interesar

1 Comentario

  • Responder
    MARIA JOSE
    28 septiembre, 2019 at 08:58

    Yo lo he instalado hace poco en tres ventanas y a mi marido y a mi nos costó la vida cortar las barras. Se deslizan bien pero bajan torcidas siempre así q en breve las quitaremos.
    Me ha desilusionado muchísimo

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.