Enseñanza/Colegio

Lista de cosas para la guardería pública. ¡Feliz peregrinación!

Lista de cosas para la guardería pública

Antes de irnos de vacaciones de verano os comenté lo chocante que me había parecido el hecho de que al cambiar a mi churumbelito de una escuela infantil privada, en la que el kit escolar me costó un ojo de la cara para 5 meses de uso, a una pública, las indicaciones respecto al tipo de baberos, de batas o de vasos fueran tan dispares. O sea, tratan a los mismos niños, de las mismas edades, con las mismas habilidades, están separadas por un kilómetro escaso y sin embargo, lo que para una era ideal para la otra es inseguro o incómodo. Total, que en mi afán ahorrador me hallo customizando algunas de las cosas que ya teníamos para poder seguir dándoles uso en los próximos meses, pero otras las hemos tenido que comprar porque no hay forma de hacerlas cuadrar con la lista de cosas para la guardería pública que nos dieron en junio, como la mochila que os comentaba hace unos días. Además, veo una diversidad tremenda entre las peticiones de unos centros y otros y resulta que algunas cosas de las que piden no deben estar de moda porque cuesta bastante encontrarlas. Os dejo nuestras peticiones y cómo nos estamos organizando para tenerlo todo listo para ya mismo.

1. Las toallas. El punto fácil

Aquí no había indicaciones especiales, más allá del consabido que todo debe estar marcado con su nombre y que deben tener una cinta para el colgador. En la nueva lista de cosas para la guardería pública de mi mochuelito necesitan 2 toallas: una medina para el cambio de pañal y una pequeñita para secarse las manos cuando se las lave para el desayuno, al volver del patio y demás. Aquí podemos tirar de imaginación o de restillos que tengamos en casa, aunque mi madre le ha regalado una pequeñita toda estampada de La patrulla canina que no va a pasar desapercibida. Esa no la confundirá seguro.

2. El vaso de agua

Aquí no hay que improvisar. Pequeño, manejable, sin asas, de plástico y a ser posible con algo característico para que el niño no lo confunda. Nosotros tenemos estos modelos de Nuby, que sí, se parecen mucho a los básicos para niños de Ikea, por lo que además de ponerle la pegatina con el nombre me parece que poco podemos hacer para que no chupe el de los compañeros. ¡Virus, no seáis muy crueles con nosotros!

3. Una cucharilla de postre

Esto es un misterio porque el mío no va a comer en la guardería. Pero me pareció entender que la usan para comer tartas, porque el poco desayuno que le dan por las mañanas es todo de fruta y se la comen con las manos. La verdad es que no sé qué otros usos le darán, pero vamos, no tiene especificaciones especiales ni complejas. Una cucharilla y andando.

4. El cambio de pañal

Supongo que a lo largo del curso harán los intentos en grupo por ir dejando los pañales de cara a la entrada en el colegio, pero mientras mi pimpollo lleve pañales hay que proveer al centro de un paquete de toallitas húmedas, un paquete de pañales y un tubo de crema para la zona del pañal que se irán renovando según se agote. Nosotros nunca, jamás usamos ya cremas de este estilo, porque desde que usamos los pañales Pingo no hemos tenido ni una sola irritación, pero por no contrariar al centro, le pondremos su tubo, que seguirá estando intacto a final de curso. Lo veo venir.

5. La famosa caja de pañuelos

Creo que la economía de los centros escolares no podrían soportar este gasto si no lo pagáramos los padres de forma extra. Porque en el colegio de la niña pasa igual, la caja de pañuelos para babas, mocos, lágrimas, etc. es un dispendio curioso de puertas para adentro. Con la niña, me esmeraba en llevar cajas peculiares, porque pensé que a ella le gustaría tener la suya propia con muñequitos y eso. Pero después descubrí que sus mocos y sus cosas se limpian con cualquier pañuelo, así es que ya sigo comprando los más baratos y andando.

6. El recambio de ropa completa

Y cuando dicen completa es completa. Desde pantalón, camiseta y zapatos, pasando por los calcetines, camisetas interiores, calzoncillos, body y demás. Como los míos son de enmierdamiento fácil, este punto lo tengo bien aprendido, pero siempre hay quien no piensa en los zapatos, por ejemplo, que además suponen un gasto inútil porque se pasan todo el curso allí, encerrados en una bolsa a la espera de que el niño genere una catástrofe y cuando te los devuelven ya se le han quedado pequeños y sólo se los habrá puesto un par de veces. En fin… Anécdotas de la guardería.

7. Bolsas de tela para contener sus propiedades

Una bolsa para sus cosas limpias (ropa de recambio, artículos para el cambio de pañal, etc.) y otra para devolver a casa lo que se vaya ensuciando. En estos momentos doy gracias a la nueva moda de entregar tote bags de publicidad a diestro y siniestro, porque este puntito me va a salir gratis total al poder reutilizar el merchandising que tenemos rodando por la casa.

8. Un peine o cepillo

Es que me tengo que reír porque mi churumbelito sólo se peina en días contados (pese a que le encanta pasarse él mismo el peine mientras se dice “guapo, guapo”). Pero es que ya lo llevamos a la guardería anterior y en 5 meses a mí no me han devuelto al niño peinado nunca, jamás. No sé qué harán con el peine, pero como ya tenemos uno de estos antitirones, por si le crece melezana de repente, allá que lo mandaremos dentro del kit.

9. 2 fotos del niño en primer plano de 8×10 cm.

Dan libertad a la hora de elegirlas de estudio, o hechas en casa, o recortadas del cuerpo, pero que al niño se le vea bien la cara, que se identifiquen y que sean de finales de verano, claro, no del reportaje de new born por preciosas que sean. Total, que rebusqué entre los recuerdos de estas vacaciones, para que me resultara más económico revelar el retrato, pero no encontré ninguna foto en la que mi mochuelo saliera completamente de frente, con los ojos abiertos, mirando a la cámara… Así es que fuimos de excursión al fotógrafo del pueblo para ajustarnos a las directrices que debía cumplir la imagen.

10. La famosa bata

Para la pintura y demás enguarramiento por manualidades educativas. Que ha cogido fama porque debe ser de manga larga, sin botones o bien se puede cambiar por una camiseta vieja que el niño use sólo en esos momentos. El mío irá con bata porque la reaprovechará de la anterior guardería y porque tapa más partes de su cuerpo que seguro que tendrá a bien manchar.

11. El chupete

Mi criatura no lo llevará porque no lo usa, y sólo faltaría que camino de los 3 años tuviera que empezar a aficionarse a él. Pero al menos son comprensivos con los niños que se consuelan con ellos y no les obligan a pasar todo el día sin chupete. Eso sí, de forma general sólo les permiten usarlos a la hora de la siesta, y deben estar allí guardados en sus cajitas individuales o en una bolsita, no sueltos de cualquier manera.

12. Un forro polar

¡Madre mía! Mira que tenemos sudaderas, abrigos y muchas cosas para el frío, pero justo forro polar pues no. Dicen en la guardería que por su orientación, y porque el Pueblucho Infernal no es Siberia, cuando los niños salen al patio en cualquier época del año, entre lo que se mueven, los muros que protegen y el sol directo que les da, las criaturas pasan calor. Que no van a usar abrigos gruesos en el recreo y que con un polarcito sencillo tendrán suficiente. Otra cosa para el carrito de la compra de la vuelta al cole.

13. 3 baberos clásicos

Es lo único que no tiene que ir marcado con el nombre porque se usan en plan comuna hippie y le pueden poner a tu hijo el primero que pillen más a mano. Esto me ha desmotivado a la hora de gastarme un dineral en modelos bonitos, claro. Además, os recuerdo que nos pidieron que fueran anudados con lazo, de toalla gruesa, o plastificados por la parte trasera si eran finos. Bueno, pues he recorrido ya 3 tiendas del pueblo y resulta que estos modelos deben ser una antigualla, porque los de ahora se meten por la cabeza con elásticos, con corchetes, otros parecen el cuello de un jersey de cuello vuelto, o tienen velcros… Así es que sigo buscando mi pack de 3 de lazo baratos.

14. 2 juegos de sábanas de cuna

De esto me libro porque al mío a las 12 del mediodía lo tendré de vuelta en casa, hará su siesta en su cama y arreglado. Pero para los niños que se quedan en la escuela infantil durante toda la jornada, es imprescindible que lleven 2 juegos de sábanas de cuna: con su bajera, encimera y funda de almohada si el niño usa almohada. ¡El ajuar escolar se complica por momentos!

15. Esponjas jabonosas

Descubrí este gran invento con mi abuela, cuando su higiene se complicó y había que hacérsela en la cama muchos días. Después también en el post parto cuando “me regalaron” un par de estos inventos junto a las 2 únicas compresas gigantes que daban en mi hospital. ¡Cuánta generosidad! Pues en la nueva guardería también son fans de las esponjas jabonosas para higienizar a los niños cuando hacen cacas de esas que se salen de madre y que no hay por donde atajar. La verdad es que el mío hace meses que no la lía parda en este aspecto, pero no vaya a negarme a llevarlas y le dé por improvisar un festín allí.

Y hasta aquí, el desembolso de inicio de curso de mi churumbelito. No me parece mucho, ni son cosas muy costosas, pero me sigue intrigando que cada centro pida cosas tan diferentes. ¿Qué tal lleváis los preparativos para la vuelta a la escuelita infantil?

Esto te puede interesar

2 Comentarios

  • Responder
    Miriam
    9 septiembre, 2019 at 10:36

    uau hay cosas que me parecen increíbles…
    vale que mi guardería es privada (luego pasa a concertada pero no existe eso en guardería), pero los vasos ellos tienen unos cuantos todos iguales y creo que luego les pegarán una foto del niño
    cuchara… pregunté si les dejaba tenedor para el desayuno por si le iba mejor a la niña y que no, que si hacía falta ellos ya tenían por allí

    Baberos no necesitan, porque para esto está la BATA!!!! en caso que vean que se enguarran mucho les ponen baberos de tela de usar y tirar por comodidad

    tema bata… en P1 puede ser botones o de goma en cuello a elección, pero luego en P2 ya piden que sea de botones, porque así los niños van aprendiendo ellos mismos a pasar el botón y de cara a P3, donde ya son unos cuantos, son capaces la mayoría de ponerse la bata por si mismos. Practican psico fina y además les da una super autonomía.

    caja de pañuelos… pues llevan un rollo de papel de wc y allí van limpiando mocos a todos XD para manos tras recreo o limpiar cara usan siempre toallitas, de cada niño, eso si, lleves pañal o no. Consideran que el hecho de usar toallas para las manos en estas edades es anti-higiénico porque por mucho que cada uno tenga la suya luego no usan la suya y el riesgo de contagio es superior. Así que toalla para el cambio de pañal y el resto toallitas o supongo que pañuelos de papel pero que tienen ellos.

    zapatos no me piden tampoco. Les pongo siempre igualmente calcetines, pero porque si se ensucia que se moja o mancha, siempre puede ir en calcetines, oye… si se enguarra será ya volviendo del patio creo yo (y sino se los ponen guarros para el patio, ya no viene de aqui) y es un gasto inutil…

    sabes que creo que te falta y me parece raro que no te pidan? agua o cosas así… sé de personas que a inicio de curso llevan todos una botella de agua o garrafa y van gastando de allí. Cuando se acaba vuelven a pedir… igual que galletas, porque a veces desayunan a media mañana en estos que te comento y llevan un paquete de galletas cada niño y van comiendo todos de todo…

    que vamos, lo más sano del mundo!

  • Responder
    Maite
    13 septiembre, 2019 at 17:37

    Primero de todo, hablar de «guarderías» ya me parece bastante lamentable, como para que además os dediquéis a criticar y ridiculizar todo lo que os piden en unas u otras ESCUELAS INFANTILES. Cada una os pide lo que necesita para acompañar el proceso de aprendizaje y de los hábitos del día a día de vuestros pequeños a los que adorarán y respetarán mucho más de lo que vosotros estáis demostrando. Podéis buscar la manera de reciclar cosas de hermanos o familiares, confeccionar las bolsas de tela e incluso los baberos. Traspasar vuestros problemas al encontrar algunas de las cosas y seguro que os darán una alternativa. Pero mostrar tanta ironía y desprecio hacia las personas que pasarán cada día con vuestr@s hij@s es lamentable. Si les dan fruta y la cogen con la mano según el artículo es poco y una marranada, pero si les dan galletas es poco sano y si van descalzos por el patio y los pies sucios o mojados no pasa nada, todo antes que llevar un par de zapatos viejos para el recambio… Si dos personas no pensáis lo mismo , ¿cómo contentar a cada una de las familias que entran por la puerta con distintas opiniones y costumbres…? Pensad en las cosas que realmente son importantes al llevar a vuestr@s peques a la escuela. Que tengáis un buen curso

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.