Opiniones

Recuerdos molones de bebés que no tenemos. ¿Te falta alguno?

Recuerdos molones de bebés

En mi generación no existía tanto bonitismo a la hora de criar a los niños, ni de pasar por el embarazo, y los recuerdos molones de bebé eran una cosa rara. Tus padres harían alguna foto de higos a brevas, guardarían alguna ropa especial, o algún peluche, pero a más de eso no creo que llegasen. Una vez, haciendo limpieza en mi casa, encontré unos cuantos dientes de leche míos o de mi hermano, que no sé por qué a mi madre le daría por guardar justo esos, pero en mi familia no hemos tenido ni cordones umbilicales momificados, ni mechones de pelo… nada de nada. Igual por ahí me viene la falta de sensibilidad para estos temas, pero cada vez que veo las novedades que surgen tengo claro que muchas de ellas no me las plantearía y otras sí que me producen curiosidad ¡y hasta envidia! Antes del verano os conté las cosas molonas para embarazadas que yo no había hecho en ninguno de mis embarazos, y hoy me voy a detener en los recuerdos molones de bebés que no tenemos, o peor ¡que sólo tiene uno de los niños!

1. El álbum del bebé

Mira que esto es algo básico, sin complicaciones y muy clásico. Pues oye, a nosotros en los embarazos nos da por hacer ecografías 4D para empezar a reunir fotos de los niños, pero en cuanto nacen ¡ni un álbum de ninguno tenemos! Bueno miento, sí tenemos una sesión profesional del primer año de la niña y una sesión de new born con el niño. Espero que no se pongan a comparar en el futuro, porque prácticamente todo lo tienen diferente. Cuando iba a ser primeriza, compré un álbum del bebé muy sencillo y sin nada especial para la llegada de mi bichilla. Hoy, 6 años después de su nacimiento, creo que no he rellenado ni 3 páginas, ni lo he completado con las fotos que se piden, ni nada de nada. Sin embargo, cuando nació mi churumbelito, yo no sé si porque la prematuridad me pilló más sensible o qué, sí tuvimos una cápsula del tiempo, una My retro box que sí he completado todo lo que he podido. 

2. Recuerdos molones de bebés: medidas, tallas y formas

Tampoco hemos hecho un recopilatorio de su altura, ni peso para plasmarlo en ninguna parte. No le hemos tomado huellas de las manos o los pies para inmortalizarlas en escayola, ni las hemos plasmado con tinta, ni hemos encargado un muñeco reborn a su imagen y semejanza. ¿Sabías que se pueden hacer todas estas cosas con la figura de tus hijos? Ojo, que muchos recuerdos no se pueden almacenar ya en una simple caja, sino que existen cajas monísimas especialmente diseñadas para este fin, con sus cajoncitos, sus indicaciones de qué es digno de ser guardado para la posteridad y qué no… A nosotros creo que nos come el tiempo cada día y debemos estar viviendo muy al límite, porque en cuanto estas cosas se nos olviden, no vamos a tener nada de esto recopilado para el futuro. ¡Esperemos conservar la cabeza sana lo máximo posible!

3. Fotos mensuales espectaculares

Esto sí que me hubiera gustado hacerlo, pero entre mi poco arte para la fotografía, la inexistencia de atrezzo apropiado y que mis criaturas no son precisamente dadas al posado tipo estatuas, no he logrado grandes cosas. Con la niña nada de nada: ni celebraciones de cumplemés, ni fotos especiales en cada uno de esos días hasta que llegó su primer cumpleaños. Con el niño me esmeré un poco más, será por la mella que Instagram y Pinterest empezaron a hacer en mi vida. Nos regalaron una baraja de cartas de Mimuselina, esas que te marcan el cumplemés de tu mochuelo y al principio las cogí con muchas ganas, hasta los 9 meses creo. A partir de ahí, el niño ya no se quedaba quieto, no era capaz de que se viese la carta… Un despropósito tras otro. 

4. Grandes hitos de la vida de tu hijo

Está relacionada con la anterior pero ¡esto es peor! Entre los recuerdos molones de bebés que no tenemos figuran cosas como cuándo echaron el primer diente, dijeron la primera palabra, gatearon, se pusieron de pie, dieron el primer paso… Que no parece tanto, pero con la niña a mí se me acumulaba el trabajo y no caía en guardar para el futuro fotos de estos momentos. Y con el niño ¡es que no cuadra con las tarjetitas! Esto es una frustración constante, porque las tarjetas que os comentaba antes tienen grandes frases como “Ya duermo solito toda la noche” o “Ya digo mamá y papá”, por poner un ejemplo. Pues estoy pensando en devolverlas porque el niño no me ha hecho los progresos pertinentes a la edad que correspondía. No, en serio, a mí estos momentos se me pasan siempre sin retratar ¡nunca llego a tiempo!

5. Vestigios humanos que dan grima

Entiendo que debe ser una costumbre muy arraigada, porque existe todo un negocio en torno a diferentes artilugios para guardar el cordón umbilical, los dientes de leche que se van cayendo, mechones de los primeros cortes de pelo y no sé si hasta las uñas de los recién nacidos, pero yo no puedo con tanta casquería por casa. Algunas me dan asquito y con otras, como lo de los dientes, me pasaría los días pensando que en un descuido los niños los van a rescatar de donde sea que nosotros los estemos coleccionado ¡y adiós a la magia del Ratoncito Pérez! 

A veces pienso que como en el futuro reclamen este tipo de cosas para organizar sus bodas o simplemente por retomar estos recuerdos ¡me la van a liar por ser tan poco detallista! ¿Vosotros estáis al día de todas las recopilaciones posibles del pasado?

Esto te puede interesar

2 Comentarios

  • Responder
    Miriam
    27 noviembre, 2019 at 09:37

    Pues yo guardo por ahora el cordón y un mechón de pelo de la única vez que le he cortado (bueno, unos trozos mal guardados que me dieron xD)
    Y lo del pelo sabes por que lo hago? porque mi madre guarda un rizo mío de muy bebé y era rubio rubio digno de ser de fuera y ahora se me ha oscurecido mucho y ver el cambio de color y como lo tenía es genial
    Así que a la niña le guardé la primera vez y ahora que se lo debería cortar de nuevo (no por cantidad que a esta niña parece que no le crecerá jamás sino por igualar) le guardaré de nuevo, a ver si puedo guardar un par de mechones al menos así uno se lo puedo dar a ella cuando sea mayor (estoy deseando llevarme mi rizo de bebe a casa XD)

  • Responder
    Madre Maya
    27 noviembre, 2019 at 17:36

    Yo del cordón sólo guardo la pinza, aunque si te digo la verdad ahora mismo no se dónde está. Guardé el gorrito de hospital de cada uno y la primera ropita del hospital, que allí están con pañal y blusa del hospital. Luego tengo de cada uno creo que un pelele de la primera talla y no se si unos calcetines. Y poco más. Los dientes se guardan por cosa de mi marido pero la verdad es que me dan grimita, qué quieres que te diga. Lo que sí les hago es fotos periódicas pero caseras: ambos tienen una mensual durante el primer año para un cuadro, una a inicios y otra a final de cada curso escolar individuales y una a final de curso los dos juntos, y luego guardo una anual de los dos con el perro. Esa me encanta porque tengo del perro con el mayor recién nacido, con el mayor con 1 año, con 2, con 3 y el hermano recién nacido.. Y así. Son caseras y surgen durante el año pero cuando caigo que aún no la tengo la hago, es una forma preciosa de verlos crecer a los tres juntos.

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.