Juguetes

La granja y el parking de Fisher Price. Navidades adelantadas con juguetes que triunfan siempre

granja y el parking de Fisher Price

Estrenar juguetes a las puertas de la navidad, y a poco más de un mes del tercer cumpleaños de mi mochuelito, debería no estar permitido, pero cuando Madresfera y Fisher Price anunciaron esta promoción ¿cómo iba a quedarme al margen? Animales y coches, dos de las principales pasiones de mi churumbelito (junto a la comida y al agua en todas sus formas) con un diseño súper molón gracias a la granja y el parking de Fisher Price. Esta marca entró súper fuerte en su vida con el Robot Robi y así es como estos días hemos estado haciendo las prácticas del montaje de juguetes (ojito con la tareíta que se trae el parking) y por supuesto, hemos decidido que a este niño papá Noel, los Reyes Magos y cualquier persona real o imaginaria que tenga a bien agasajarlo en estas fechas, deberán escoger ropa o algo que no sean más juguetes, porque estamos cercados por dos de los cacharros más grandes que me he topado en mi vida.  Eso sí, él ya está súper feliz disfrutando de estos regalazos por adelantado, porque además son de los juguetes mejor valorados para estas fechas. Si vuestros mochuelitos también tienen pasión por alguna de estas dos temáticas ¡mirad lo impresionantes que son!

granja little people fisher price

1. Granja Little People de Fisher Price. La mansión de los animales

Viéndola a través de la pantalla, o en los catálogos de juguetes que inundan nuestro salón estos días, me pareció un juguetito pequeñito y resultón. Está visto que no me fijé en las medidas porque cuando llegó a casa ¡la granja es casi tan grande como el niño! 70 centímetros de edificio para animalitos que mola tanto, tanto, que dice este hombre que debemos deshacernos de su cambiador para hacerle hueco a los juguetes en su dormitorio. Así nos han cambiado las prioridades en estos días. Indicado para niños de 1 a 5 años, es perfecto para nuestro pimpollo de casi 3, porque ahora que empieza a soltarse algo con el habla y va aumentando sus intereses, los animales han entrado como un huracán en su vida. Lo bueno de la granja es que lo motiva, no solo a nombrar a los bichos, sino también a interactuar de verdad con ellos, lo cual nos ayuda con una de sus asignaturas pendientes respecto al juego simbólico. La granja de Fisher Price le incita a cuidar de los animalitos protagonista: una gallina, la vaca con su cría, un caballo y un cerdito. Lanza mensajes para ir al molino a por grano para dar de comer a las gallinas, cepillarle el pelo al caballo,  Hay por aquí un muñequito de granjero del que el niño pasa bastante, porque él quiere dirigir la actividad sin la ayuda del profesional. Las gallinas lo tienen loco, porque como el mío es muy dado a tirar su comida al suelo y comer como ellas, aunque empezó llamándolas palomas ya las denomina bien. Luego llega la parte de poner a dormir al caballo, que el niño hasta bosteza y suelta ruiditos como de cansancio para taparlo con una mantita ¡ese caballo me representa! Del nacimiento de los pollitos ya ni hablo, porque es un alucine total.

Hay muchos botones con sonidos, luces que se encienden (los interruptores para el mío son una tentación tremenda que tenemos hasta que controlar, lo mismo que la veleta giratoria del tejado) puertecitas que se abren (la relación causa-efecto es de lo que más le atrae ahora, y hasta deja escapar unas exclamaciones, poniendo unas caras de sorpresa que está para comérselo) y cancioncillas y frases relacionadas con la vida en la granja. Como a musical no hay quien supere a este niño, la granja lo tiene obnubilado del todo. Y el jaleazo de la campana para regular la jornada en el campo ya os adelanto que es de esas típicas locuras para padres que tan reincidentemente activan los niños. Si no tienes ideas de regalo para estas fiestas, por unos 55 euros en Amazon podréis sorprender a un niño y a toda su familia con los Little People. El tamaño es muy hermoso pero es práctica porque tiene un asa de transporte y más o menos un tercio de su tamaño se puede plegar en la parte trasera, quedando más reducido cuando está recogida.

garaje cochelandia parking little people

2. Garaje Cochelandia, el parking súper gigante para coches

Su hermana tuvo poca inquietud respecto a los vehículos, pero todo lo que va sobre ruedas fascina a mi segunda criatura. Reconozco que al ver la granja y el parking de Fisher Price en el salón, después de casi infartar con el tamaño de las cajas, lo siguiente fue decidir que la granja parecía tener un montaje más sencillo, así es que el parking lo abrí con bastante pereza, pensando en la cantidad de tiempo que me iba a llevar darle forma. Y lo peor ¿con qué rapidez sería capaz mi criatura de desmontarlo y arruinar mi obra arquitectónica? Así es que justo esto es lo que más valoro del parking, que una vez montado los niños no pueden desmontar las piezas. ¡32 minutos de montaje súper bien invertidos! Eso sí, a solas, bien concentrada para no saltarme ni un paso de las instrucciones y sin niños alrededor, por supuesto. Por su tremenda altura el trasto casi asoma por encima de la cabeza de mi churumbelito de casi 3 años. ¡90 centímetros de juguete a estrenar! ¿Qué es lo que pasa entonces? Que al niño le entra la ansiedad por ir lanzando coches cuesta abajo, pero el diseño del parking de Fisher Price nos va a ayudar precisamente a trabajar el aprendizaje de los turnos y la espera, puesto que sólo permite lanzar un coche cada vez, al tener que pulsar una palanca que abre o corta el paso. Nos va a ayudar, pero aún estamos en proceso de que se produzca ese cambio, porque de momento el niño es pura impaciencia, se apropia de los 2 coches y rara vez nos deja a tirar a los demás. Un puntazo es que hay 3 tipos de bajada diferentes: 2 de ellas acaban en el suelo, por lo que los coches siguen rodando por el suelo de tu casa; pero la tercera acaba en el aire, y los coches salen disparados en plan accidente de película. Al final hay una gasolinera y a mitad del recorrido un taller de reparación con gasolinera también, pero el niño aún no ha llegado a esta hondura del pensamiento automovilístico, así es que él sólo tiene ojitos para las rampas. Si les falta motivación, el parking los animará, ya que también es musical y tiene sus canciones y sus frases relativas a las carreras. El Garage Cochelandia incluye 2 cochecitos, y cuesta unos 55 euros, que me parecen hasta poco teniendo en cuenta el tamaño descomunal del juguete.

¿Qué juguetes son los que están esperando vuestros churumbeles? ¿También siguen triunfando en casa los clásicos modernizados como los animales y los coches?

Esto te puede interesar

1 Comentario

  • Responder
    Miriam
    14 enero, 2020 at 21:03

    Anda yo se lo regale a Pablo cuando cumplió 1 año la granja, pero 55 euros me pareció caro y lo compre en segunda. Mano con la sorpresa de que era en alemán, las canciones y los sonidos de mamá cow como se escriba en alemán están en aleman

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.