Cosmética

Probamos los nuevos pañales Pingo. ¿Nos acompañarán durante la operación pañal?

nuevos pañales Pingo

Un año llevamos ya sin tener en casa ningún otro pañal que no sea Pingo. Los conocí cuando mi churumbelito tenía pocos meses y desde aquel momento empecé a valorar sobre todo su suavidad y el súper ahorro en pomadas protectoras, porque no necesitábamos usar ninguna ya que el niño no se irritaba.De hecho, tengo una colección de cremas de este tipo que utilizo para suavizarme los talones y los codos, porque tirar, aquí no tiramos nada y ya que estaban entre nosotros…. Sin embargo, no fue hasta hace un año cuando la preocupación por los productos químicos tóxicos nos caló más hondo, y decidimos aferrarnos a Pingo para siempre. El precio es más caro que los de marca blanca del supermercado que estábamos utilizando hasta el momento, pero entre el ahorro en cremas y el extra de tranquilidad ya no hay discusión posible. Y eso sin hablar del dañito ecológico que hacemos al planeta con los pañales de un solo uso. Porque para mí el uso y lavado de pañales de tela me parece un trabajazo terrible, pero al saber que un pañal desechable puede tardar hasta 500 años en descomponerse, el mensaje me caló hondo. O sea, que serán un mínimo de 3 años por niño usando una burrada de pañales cada día (hasta 12 he contado yo en las peores épocas cagonas de mis criaturas) que se quedan ahí, como residuos del horror durante generaciones. Por eso, estábamos felices con nuestros Pingo de estos últimos meses, y cuando pensábamos que ya no podrían mejorar más, ni para el culete de mi churumbelito ni para la preservación del medio ambiente, resulta que los nuevos pañales Pingo que han empezado a venderse a principios de 2020 ¡lo han conseguido! Así es que como estamos encantados con ellos, he decidido enseñaros un poco más acerca de por qué son tan especiales, tan diferentes a los tradicionales y qué mejoras incorporan.

1. Primero ¿tu bebé o el planeta?

Ay, qué preguntas hago. Como padres seguro que querremos anteponer a nuestros mochuelitos del amor, pero siendo racionales, como nos quedemos sin planeta a ver dónde vamos a criar al niño. Por suerte, los nuevos pañales Pingo han mejorado en ambos aspectos. Como madre, ese tacto suave, que nos hizo pensar que eran de tela al primer contacto, se ha vuelto aún más suave. Por dentro y por fuera. Esta mejora ayuda a evitar las irritaciones y que el niño casi piense que no lleva pañal, porque entre lo finos que son y lo agradable que es el roce, es que ni se entera. Por lo demás, los nuevos pañales Pingo siguen siendo un 25% más absorbentes que el siguiente mejor pañal de la competencia, y de esto doy fe porque en este año hemos tenido un par de escapes, y fueron culpa nuestra, por no revisar los bajos del niños en más de 12 horas. Así de desahogados vivimos porque jamás se nos ha escapado nada con ellos. Al absorber tanto, mantienen la piel siempre seca, la transpiración es muy buena en cualquier época del año y no hemos visto ni una irritación en la zona del pañal durante los últimos 12 meses. Ni una.

nuevos pañales pingo talla 6

2. Nuevos pañales Pingo, más ecológicos y sostenibles

Para las familias más conscientes, que elijan sus pañales en función de otros parámetros además del propio bienestar del bebé, los nuevos pañales Pingo están fabricados con un 85% de materiales procedentes de recursos renovables. Incluso la energía que se utiliza en su fábrica es limpia, procedente del aire, el sol y el agua. Además, se preocupan por mantener su filosofía verde y #sintóxicos desde el principio hasta el final de su producción: por ejemplo, la celulosa de sus pañales y toallitas proceden de bosques con certificación de agricultura sostenible, e incluso la logística para llevar los pañales a los diferentes puntos de venta, o directamente al domicilio de las familias que compran a través de su web, se preocupa de utilizar embalajes de cartón y bioplásticos de materiales reciclados y reciclables, así como de compensar las emisiones de CO2 que emiten tanto durante la fabricación como durante la distribución. No son pañales que se encuentren en supermercados sino más en farmacias, tiendas ecológicas, de puericultura, de crianza respetuosa y también venden Pingo en Amazon.

3. ¿Cuánto valoras el diseño de un pañal?

Sinceramente yo nada. Con diseño no me refiero a que sea anatómicamente perfecto, que cierre bien, que no tenga fugas y que se adapte a los movimiento de mi churumbelito. Esto claro que lo valoro, pero los nuevos pañales Pingo, como los antiguos, son perfectos en este aspecto. Sin embargo, hay familias que alucinan con los dibujitos de los pañales: que si personajes de animación, que si cenefas, que si estampados a la moda… En Pingo han querido modernizarse también, pero sin que peligre su filosofía de empresa. Por eso, los nuevos pañales Pingo se diferencian de los antiguos por tener unas pisadas de pingüino en color azul a lo largo del pañal, pero sólo en su capa externa, sin que ningún color esté en contacto directo con la piel de los niños. Por dentro sigue siendo un espectacular pañal blanco nuclear, que consigue ese tono con tratamiento de agua oxigenada y no mediante cloro ni otros químicos dañinos. Aunque nosotros ya estamos cómodamente instalados en la talla 5 y esto no nos quita el sueño, otra de las novedades de los nuevos pañales Pingo para 2020 es la inclusión del famoso indicador de humedad (una línea vertical que cambia de color cuando el pañal ya está húmedo y debe ser cambiado) tanto en la talla 1 como en la talla 2, algo que muchas familias de recién nacidos aprecian especialmente.

A esta edad, la niña ya hacía 6 meses que no usaba pañales, pero con el pequeño vamos aún más despacio con este tema. Primero, porque al haber nacido en enero no tenemos esa presión de la obligación por que deje de usarlos antes de que empiece el colegio. Además, en su colegio no existe esta norma, y si los niños de 3 años entran sin tener control de esfínteres, no  hay ningún problema para que los cambien, tengan ropa de repuesto y demás. Y por otro lado ¡estamos en pleno invierno! Y aunque él pide ir al váter muchas veces, al imitar a otros niños de la escuela infantil, a nosotros nos pone los pelos como escarpias el intentar seguirle el ritmo y que se vaya orinando hasta por las esquinas, con lo malo que es poner lavadoras y secar de más en este mes.

¿Vosotros también empezasteis usando cualquier pañal y cambiasteis de idea por el camino? ¿Dais importancia a lo ecológico o no de un pañal o solo os fijáis en el precio?

Esto te puede interesar

Sin comentarios

¡No te cortes, deja un comentario!

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.