Enseñanza/Colegio

Notas en primero de primaria. ¿La niña es mala estudiante?

Notas en primero de primaria

Sí, he tardado casi 2 meses en escribir este post porque, antes de opinar sobre las notas de primero de primaria, he preferido asentar el impacto inicial, realizar la reunión correspondiente con la tutora de la niña y amansar el pensamiento una mijita. Y es que en el colegio hippy de mi bichilla, esa comunidad de aprendizaje con espíritu libre, donde no es que se trabaje por proyectos, es que hay un más allá especial en el que ni tienen libros, ni deberes y todos los niños son seres de luz muy respetados, hasta ahora los trimestres se saldaban con un informe del tutor en el que se nos explicaba a las familias los puntos fuertes y la falta de destrezas de nuestros mochuelos, a fin de que pudiéramos saber si las criaturas estaban aprovechando el tiempo invertido en el colegio o no. No había notas como las que hemos conocido en nuestra época y si por el colegio fuera, esto seguiría así también a lo largo de los primeros cursos de primaria. Pero ¡oh! Con la Generalitat hemos topado y ahora, además del informe de los avances y necesidades de nuestros pimpollos, nos han dado las tradicionales primeras notas en primero de primaria. En resumen, que el colegio puede ser todo lo libre que quiera, pero estos niños deben adquirir ya unos conocimientos como todo hijo de vecino, sin retraso y cuadrando exactamente en lo que se pide de forma general para sus tiernos 6 años. Se nos fue al traste el respeto por los ritmos individuales.

1. ¿Por qué empiezan a poner notas en primero de primaria?

Pues porque aunque a muchos se nos olvide, es la edad que marca la legislación española como la de escolarización obligatoria. Sí, casi todos solemos escolarizar a los churumbeles a los 3 años, si no antes llevándolos a la escuela infantil, por la incapacidad para conciliar, porque el niño lo necesita, porque no queremos arriesgarnos a quedarnos sin plaza si esperamos hasta los 6… Los motivos son diversos. Pero llegados a 1º de primaria hay una serie de asiganturas y contenidos que todos los niños deben conocer sí o sí. Esto hace que en el caso de nuestro colegio respetuoso, el respeto se tambalee, puesto que o adquieren las competencias básicas o ¡podrían no pasar de curso! Dramón, porque con 6 años ya no es tan sencillo que acepten la separación de los amigos con los que han convivido durante 4 años. Sí existen modernidades como las adaptaciones curriculares en casos de niños con necesidades especiales, que evitarán la crueldad de la repetición en muchos casos. Pero las notas numeradas ya habrán aparecido en sus pequeñas vidas para que descubran, de forma tempranera, que la competitividad empieza a los 6 años y que tienen toda la vida por delante para aprender a manejarla.

2. El drama de los niños malos estudiantes: los padres alterados

¡Esta soy yo! Ay, sí tengo que reconocer que como este hombre y yo misma hemos sido estudiantes de matrícula de honor (para lo que me ha servido a mí…) al recibir el boletín de la niña casi me da un parraque. Con lo espabilada que es para todo, lo sabihonda y lo enterada… Me volvió a casa por navidad con 5 suficientes y 4 notables. ¡En 1º de primaria! Qué deficiente me pareció todo. Mantuve la compostura, por supuesto, pero debe haber más de una familia indignada, porque mientras que en mis años de moza de escuela las notas se entregaban a los padres antes de las vacaciones y el maestro se reunía en el momento con ellos, ahora hemos tenido cursos en las que nos las han dado tras las vacaciones, por si a alguien se le ocurre castigar a los niños de alguna manera. Lo del castigo es que no entra en nuestro día a día, pero algo sí que quise indagar acerca de las calificaciones tan bajas de la zángana. Le pregunté si había asignaturas que le resultaran más sencillas que otras (en efecto, coincidían con los notables), si creía que a otros compañeros se le daban mejor algunas materias que a ella, si comprendía lo que le explicaban, si le gustaban y si creía que se esforzaba suficiente. Ay, aquí encontré su punto débil. ¡Es una vaga! Directamente me dijo que no sabía por qué me preocupaba tanto si no había traído ningún cero. Y de paso, me recomendó pasar del tema, porque a ella no le importaba el número ni la nota, porque lo principal es que ella sabe hacer todo lo que le enseñan en el colegio. Justito, pero todo. En fin, qué temprano ha descubierto la puñetera la ley del mínimo esfuerzo.

3. Lo que la maestra piensa de las notas en primero de primaria

Aprovechando que este hombre llegaba tarde a la tutoría, y que la muchacha se ve campechana, le relaté este drama con ella: la hija floja de padres brillantes. Ella se hartó de reír con la descripción y me explicó que estaba en contra de poner calificaciones a niños tan pequeños pero que el deber la llama. Y aún así, que la niña no estaba justita en ninguna materia, pese a que el suficiente ramplón es lo que más abunda hasta ahora en su expediente. En parte porque en Cataluña se ha eliminado el Bien, esa nota entre el 6 y el 7 que teníamos en el resto de España. Vamos, que la niña estaba más cerca del 7 que del 5, pero que dada su tendencia a vaguear la ha puntuado un pelín a la baja, para ver si le sale el amor propio y en el segundo trimestre se esmera más. No sé si la técnica será efectiva, porque ella ni comprende lo de las notas, ni se preocupa por su futuro, ni le quita el sueño un número u otro. Lo que tiene claro es que es listísima, que sabe hacer todo lo que le piden (con diverso resultado, de eso sí que se da cuenta) y que para ella el colegio sigue siendo un paraíso de amistad y felicidad.

En fin, por ahora nos quedaremos con esto, porque peor sería que encima tuviéramos que arrastrala a diario a clase. Y en definitiva ¿qué influencia van a tener las notas de primero de primaria en su vida? Seguramente ninguna. ¿Qué tal asumisteis las primeras calificaciones de vuestros hijos? ¿Pensasteis en ponerlos a trabajar enseguida o lo relativizasteis y no le disteis mayor importancia?

Esto te puede interesar

6 Comentarios

  • Responder
    marigem
    5 febrero, 2020 at 08:24

    ¡Hola!
    Jajaja, me encanta lo de la hija floja de padres brillantes.
    Mi hijo desde primaria hasta 4º de ESO fue mal. En primaria iba librando, pero en la ESO llegó a suspender todo, incluidos educación física y religión. Se matriculó en bachillerato de milagro y con matemáticas de la ESO pendiente. Pues entonces dio un vuelco increíble, y en carrera…se graduó con 7 matrículas de honor y el resto sobresalientes, fue el primero de la promoción, y en el máster igual. Ahora queda opositar, cuando salgan las oposiciones, y a lo mejor naa e eso le sirve, pero vamos, que los niños cambian y las notas solo son un número. Eso sí, hay que intentar que se motiven y que se esfuercen, tampoco es plan de decir lo guay que es suspender.
    Seguro que tu niña se vuelve brillante como los papis.
    Muy feliz día.

  • Responder
    Mamá Puede
    5 febrero, 2020 at 09:48

    La niña os ha salido mas lista que vosotros! Jaja, en primero y ya ha aprendido que con esforzarse lo mínimo le vale 😂😂.

    Las notas están ahí y yo creo que hay que darle la importancia justa, luego dependerá del profesor, del niño, de los padres… vamos, como en todo.

  • Responder
    Mila
    5 febrero, 2020 at 09:49

    No te preocupes, a mí me pasó lo mismo con mi hija en 1 de primaria, todo el mundo decía que era listisima y sus notas no lo reflejaban, trajo suficiente en todo. Ahora está en la Universidad sacando sobresalientes. 😊😍

  • Responder
    Amparo
    5 febrero, 2020 at 11:24

    El cole de mi hijo es hippy como dices del tuyo pero van más allá y a todos los niños les ponen la misma nota en todas las asignaturas («bien» para todos, que aquí sigue existiendo) asi cumplen con la normativa pero mantienen la coherencia respetuosa del colegio. Solo en las asignaturas donde hay profesor que no pertenece al centro (no recuerdo el nombre de esas asignaturas son inglés, gimnasia y música) en ese caso el profesor puede poner la nota que considere oportuna. Pero vamos que tampoco te preocupes que otra vez vamos a tener reforma educativa y cambiara todo el sistema. Yo creo que lo hacen para volvernos locos a los padres. Por cierto, muy respetuosos pero en vez de poner notable y tirar para lo alto ponen suficiente que suena fatal a etiquetita de las malas, por si se lo quieres comentar a la tutora… Besos y gracias por compartir tus experiencias con tanto humor

  • Responder
    Nueve meses y un día después
    5 febrero, 2020 at 11:47

    Lucía, tu hija demuestra su sabiduría en que le resbalen absolutamente las notas. Ahí está su matrícula de honor 😂😂😂.
    Nosotros las notas las miramos pero ni las revisamos con él ni hablamos de ellas. Claro es que aún está en 5 años y que además tampoco ha preguntado por ellas. A ver el curso que viene en 1º…

    Revisando hace unas semanas legislación sobre evaluación, creo recordar que de ámbito andaluz, en realidad notas, notas, no entendí que haya que dar. Hay que informar 3 veces a lo largo del curso de la evolución del alumno, eso sí. Supongo que las notas es la forma más práctica de hacerlo. Y por supuesto hay que evaluar, claro.

    Implicaciones, como dices, no tiene en su futuro académico o profesional pero en el caso de otros niños, sí en el aspecto personal que a su vez influye en el académico y así en bucle…

    Un besote

  • Responder
    Maria
    23 septiembre, 2020 at 10:45

    Y te preocupas por esas notas? Chica, tu no sabes que dices…. El mío pasó a segundo con lengua de primero colgando y después del covid, es cuando por fin recuperó todo lengua de primero y segundo de primaria sin mencionar lo que nos ha costado en casa llegar a eso. Yo no conozco evaluación con todo aprobado desde que esta escolarizado….. A mi me traen las notas de tu hija y las enmarco. La última ha sido mentir sobre los deberes que por lo visto lleva dos días sin llevarlos, primero que dice cuando le preguntas que no tiene y si lees en la agenda algo, te dice que lo ha hecho en clase y por eso no lo ha traído de deberes y luego ves que es falso.
    ¿Que tenemos que hacer? Nosotros no hemos sido brillantes pero hemos estudiado y nos ponemos con el todos los santos días desde infantil con el cuaderno Rubio, hace deberes en verano, el típico cuaderno Santillana… Los estudios ya al inicio de tercero de primaria son motivo de disgusto en mi casa y vamos a caballo desde infantil…. Estamos en tercero de primaria y no hemos llegado a octubre y ya viene con la nota de la profe de que no trajo los deberes…

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.