Enseñanza/Colegio

Deberes de lectura para casa. Nuestra experiencia en 1º de primaria

Deberes de lectura para casa

Pocos deberes está teniendo la niña en su primer curso de primaria ¡y menos mal! Porque si bien durante el verano se lamentaba de que en la organización de su comunidad de aprendizaje los deberes no fueran a estar presentes en grandes cargas, en cuanto tuvo los primeros encargos ¡madre mía, qué dramas! Resulta que le asaltó la responsabilidad y la obligación, y pese a que vuelve a casa con una tarea puntual mes, que suele resolver en 2-3 minutos, le entraba el miedo escénico: pensaba que no le daría tiempo de acabarlos en todo el fin de semana ¡o peor! Que no sabría resolver lo que le pedían porque lo que sí tenía clarísimo era que debía hacerlo sin la ayuda de los padres. Durante el primer trimestre ha sido todo súper ligero, pero en el segundo, tras la recogida de esas primera notas con puntuación, todos los niños de su clase tienen a diario deberes de lectura para casa. Con los tiempos que corren, como padres estábamos bastante en contra de los deberes escolares, pero por el recuerdo que guardamos de nuestras infancia. Esas horas dedicadas a hacer decenas de tareas de múltiples asignaturas y ningún maestro se apiadaba de la cantidad que ponía el otro. Y sí aprendíamos, unos más y otros menos, pero algunas criaturas pasaban por una tortura diaria… Sin embargo, estos deberes de lectura para casa son muy llevaderos y lo mejor ¡a la niña le encantan!

1. Ventajas de tener una rutina de deberes

Es que no sé si llamarlos así, porque es tan poca cosa… Pero para que nos entendamos. En su clase integran la diversidad de todo tipo estableciendo diferentes niveles según las capacidades de cada niño, de forma que todos trabajan las mismas áreas pero cada uno según su grado de conocimiento. Por ejemplo, para leer tienen 3 niveles de lectura. Mi bichilla está en el nivel intermedio y ella es consciente de que hay compañeros que leen mejor y otros peor pero ¡todos leen! Desde enero, trae a casa un cuaderno de lectura en catalán, Bufi 1, que incluye páginas con una cantidad de texto diminuta, pero que va aumentando a medida que avanzamos en el libro. Los deberes de lectura que tiene para casa se centran en leer 2 páginas cada tarde de lunes a viernes. 2 páginas que no están cargadas de texto como una novela, sino que empezaron teniendo apenas 10 palabras. vamos, que en un minuto tenía la tarea resulta. Los textos de cada día son independientes, por lo que no necesita recordar lo que leyó el día anterior. Y pese a que ella aun lee parándose sílaba por sílaba (y en ocasiones incluso por letras) ¡resulta que cuando llega al final sí sabe lo que ha leído! ¡Comprensión lectora a tope! Con esta rutina tan insignificante, en mes y medio ha avanzado muchísimo. No me parece una actividad tortuosa por la escasa inversión de tiempo y porque lo hace con gusto.

2. Deberes de lectura para casa pero con flexibilidad

La primera semana de deberes nos saltamos una tarde de lectura sin querer. Para compensar, y como la niña estaba bien predispuesta, el jueves antes de la entrega semanal recuperamos las 2 hojitas perdidas. La maestra nos dijo que no era necesario recuperar, porque simplemente se trataba de crear un hábito de forma agradable y no de que lo vieran como una obligación. Que si algún día se olvidaba no pasaba nada, pero es que si no quieren leer pues tampoco. En realidad, mi mochuela lee mucho más que lo aconsejado en sus deberes de lectura para casa, puesto que en la rutina del cuento de buenas noches también escogemos libros con tipografía que ella reconozca y en 2 minutos aumenta mucho su nivel de entrenamiento escolar. Quizás por esto, porque es algo que le interesa hacer y se siente mayor e independiente al ser capaz de ir leyendo los textos que la rodean, los deberes no sean una tortura para ella. Este pasado sábado fuimos a la presentación de unos nuevos libros de Kids Planet para primeros lectores, Anna Kadabra, una niña bruja fantástica, y se han convertido en sus primeros libros infantiles largos. Entre 120-130 páginas cada uno y sólo en el tren de vuelta ya había deleitado al vagón leyendo 10 páginas en voz alta. ¡El entrenamiento de todo lo que le queda de curso completo!

3. Su primera responsabilidad

Más que el hecho de adquirir fluidez con la lectoescritura como contenido fundamental de 1º de primaria, los deberes de lectura para casa han sido la primera responsabilidad de la niña en materia escolar. Los primeros días, era yo quien tenía que recordarle que debíamos dedicar un minuto a leer las páginas asignadas, pero en pocas semanas es ella la que en algún momento de la tarde, o la noche antes de acostarse, recuerda que tiene su tarea pendiente. La trae, busca a un adulto que escuche su lectura en voz alta, nos lee el contenido, nos hace un resumen de lo que ha entendido (esto no lo pedían en el colegio, pero así comprobamos que realmente se entera de lo que lee y no que se dedica meramente a silabear palabras) y firmamos lo avanzado. El momento de la firma es su favorito y después se encarga de recoger las páginas y guardarlo para el día siguiente en un lugar en el que no se pierda y al que no llegue su hermano. Vamos, que casi valoro más el cuidado que tiene con el archivador que los avances literarios.

Cuando afirmamos que estamos completamente en contra de los deberes ¿nos referimos también a estas pequeñas tareas? Porque ahora que las estamos experimentando en primera persona me parecen muy asumibles, fructíferas y útiles para desarrollar otros valores más allá del mero conocimiento curricular. ¿Cuáles fueron los primeros deberes regulares que llevaron tus peques a casa? ¿Los odiaron desde el primer momento o los acogieron con entusiasmo?

Esto te puede interesar

1 Comentario

  • Responder
    Mamá Puede
    26 febrero, 2020 at 07:31

    Por aquí siguen sin tener “deberes” tal y como los entendíamos nosotros.
    El mayor (2 de primaria) alguna vez trae alguna ficha que no ha terminado en clase, pero es muy de vez en cuando y no le lleva ni 5 minutos.
    Y el pequeño (3 de infantil) trae un cuento el fin de semana para leer y después rellenar una ficha breve.

    En principio no tenemos problemas para hacerlo, se ponen sin más, no hay dramas.

    Y la verdad es que a mi tampoco me importaría un poco de tarea diaria (para primaria) algo que les lleve 5 minutos pero que vayan cogiendo el hábito poco a poco

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.