Embarazo semana a semana

¿Sabes si es seguro beber alcohol en el embarazo y la lactancia?

alcohol en el embarazo y la lactancia

Hace unos días, Madresfera organizó un evento informativo en Madrid que seguí a través de las redes sociales, porque pese a que el tema del alcohol en el embarazo y la lactancia nunca me ha quitado el sueño, sencillamente porque no bebía antes ni he empezado a hacerlo después de tener a mis churumbeles, muchas veces he tenido la sensación de que la gente anda muy falta de información en este tema. Que si siempre se ha hecho así y nunca ha pasado nada, que si la cerveza tiene mucho ácido fólico (tiene, pero más tienen las espinacas y no tienen efectos secundarios), que si aumenta la producción de leche durante la lactancia, que una copita de vino al día es buenísima para el corazón… Ya sabemos que la sabiduría popular es extensa y de lo más variada. En fin, que hasta no hace tanto tiempo, la recomendación de evitar por completo el consumo de alcohol en el embarazo y la lactancia era visto como cosa de preñadas locas, obsesionadas y radicales. Por eso, creo que a todos nos va a venir bien conocer la campaña Porque él bebe lo que tú bebes lanzada por la Asociación Española de Matronas y Cerveceros de España.

1. Si los que venden cerveza te dicen que no bebas… ¡No bebas!

De verdad, lo lógico sería que si te lo dice la matrona, el ginecólogo, la OMS, el Ministerio de Sanidad, etc. ya hicieras caso, porque son los expertos que tienen que velar por tu salud y la de tu bebé, recién nacido o aún por nacer. Pero si desconfías de su palabra, y quienes fabrican y viven a base de vender alcohol te dicen que no lo hagas, hagamos caso. Con el alcohol yo no he tenido que limitarme en estas etapas, porque no lo soporto, pero para el caso podría asemejarlo un poco a mi situación con el jamón serrano y la toxoplasmosis. Sí, el día que recibes esta información por primera vez piensas que tu embarazo va a ser un suplicio sin cerveza-jamón. Si encima encadenas 6 años y medio de lactancia como yo… ¡Mejor no pensemos a tan largo plazo! Por suerte al jamón sí se puede volver tras el parto, pero a la cerveza no. Si consultais webs como e-latancia encontraréis información para sentiros orientadas en esta etapa, que puede ser más larga que la de la propia gestación. Dando el pecho, sí se puede optar por cervezas sin alcohol, y mejor las 0,0, pero vigilad exactamente la cantidad que tiene cada marca, porque podéis encontrar diferencias abismales e incluso las 0,0 más escrupulosas con la legislación tienen un pelín de alcohol (0,01). Así es que lo más sencillo es que no bebas nada y en caso de hacerlo, con control. Porque una cosa es tomarte una 0,0 y otra encadenar una tras otra.

2. ¿Tú estás informada?

Resulta que según los datos del estudio de la campaña “Él bebe lo que tú bebes”, el 42% de las embarazadas reconocen haber consumido alcohol durante el embarazo mientras alternaba alegremente en sociedad. Como sean de sinceras como mi madre cada vez que alguien le hace una encuesta, esto me hace sospechar que son muchas más las que lo habrán hecho y no lo reconocen. ¡Horror! Pero lo peor no es que lo hagan porque se creen por encima del bien y del mal, sino que sólo el 2-3% es consciente de que pone en riesgo a su bebé con esta conducta. ¡Increíble! Con la de información que pulula por todas partes y resulta que en un tema tan importante aún andamos completamente desnortados.

3. ¿Cuáles son las consecuencias de tomar alcohol en el embarazo y la lactancia?

Pues ninguna buena, porque el alcohol atraviesa la placenta y se va derechito al feto, pudiendo provocar daños en la formación de los órganos del bebé y en su desarrollo cerebral que a veces son irreversibles. Problemas de corazón, riñones o huesos, Trastornos del Espectro Alcohólico Fetal, que acarrean discapacidades tanto físicas como intelectuales, y para colmo incluso puede producirse un aborto espontáneo o una muerte fetal. Vamos, que nadie que esté esperando un hijo querrá toparse con estas complicaciones que puede acarrear el consumo de alcohol durante el embarazo y la lactancia. Sobre todo ¡porque son evitables! Durante la lactancia, el consumo habitual de alcohol también puede generar graves problemas de salud en el recién nacido. Bebés con menos capacidad cognitiva, posibilidad de presentar retrasos en el crecimiento, empeoramiento del razonamiento no verbal. Además, pese al mito de que algunas bebidas alcohólicas ayudan a aumentar la cantidad de leche materna, los estudios demuestran justo lo contrario: se puede producir una reducción en la producción: tu bebé sacará menos leche en cada toma, y en ella puede aparecer el sabor amargo del alcohol, haciéndole rechazar el pecho. Por lo que nos metemos de cabeza en un problema nutricional de la forma más inesperada. Cuanto más pequeño sea el lactante, peores serán las consecuencias. En los casos más graves, el alcohol que llega al recién nacido a través de la leche materna puede provocarle el coma, convulsiones y ponerlo en riesgo de muerte. ¿Te arriesgarías a todo esto?

¿Tenías clara toda esta información durante tu embarazo y lactancia? ¿Crees en la necesidad de mostrar una tolerancia cero ante el consumo de alcohol o piensas que es una medida demasiado exigente?

Esto te puede interesar

2 Comentarios

  • Responder
    Mony
    23 marzo, 2020 at 09:02

    Muy importante este post para concienciar de los peligros del alcohol

  • Responder
    Juliana araujo
    19 abril, 2020 at 13:34

    Ví un documental que decía que en Rusia, donde beben muchísimo alcohol es común que los niños salgan con malformaciones durante el embarazo, y su consumo excesivo es muy perjudicial para la salud de los niños. De hecho existen escuelas especiales para niños que han estado en esta situación y que por un motivo u otro el estado se tiene que hacer cargo de ellos. Espero que los padres y madres sean conscientes de lo delicado que es este asunto la verdad.

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.