Inventos útiles

Cepillo de dientes eléctrico para niños. ¿Útil o un jaleo?

Cepillo de dientes eléctrico para niños

Mis mochuelos son trastos a más no poder, pero hay algunos temas en los que han sido bastante fáciles de criar como el de que son zampones por naturaleza o que han cogido con ganas la teoría sobre la higiene dental desde muy, muy pequeños. Cuando nació mi bichilla y le salió su primer diente, descubrí que en realidad el cuidado bucal debería haber empezado desde su nacimiento. ¡Estupendo! Ya llegábamos 7 meses tarde a la tarea. Después de aquello tampoco me quedó muy claro que ya era el momento de usar los primeros cepillos de dientes para bebés, y creí que sería suficiente con esos inventos que son como pequeños mordedores y que sirven para la estimulación de las encías. Un desastre. El caso es que desde muy bebé se dejó lavar los dientes con alegría y enseguida quiso empezar a hacerlo ella sola. Hoy, con 6 años, ya ha tenido cepillo de dientes eléctrico para niños, decenas de modelos manuales, pastas de dientes adaptadas a su edad y luego ¡llegó el niño! Una criatura con sus peculiaridades, entre ellas la de mordisquear cepillos de dientes propios y ajenos como si fuera la afición más agradable del mundo. De bebé, tuvimos que quitar todos los cepillos de su alcance, porque era una porquería bastante grande que anduviera por ahí chupando las herramientas de higiene ajena. Por eso, cuando en Madresfera nos propusieron colaborar como familia probadora de la gama Oral-B Kids y también de algunos productos para adultos, supe que seríamos un banco de pruebas perfecto, aunque quizás algo atípico.

Cepillo de dientes eléctrico para niños oral b kids

1. Cepillo de dientes eléctrico para niños ¡y casi bebés!

Bueno, es que a mi churumbelito yo lo sigo viendo aún muy tiernecito, pero ya pasa de los 3 años y resulta que en la gama Oral-B Kids disponen de modelos para criaturitas tan pequeñas y hasta los 6 años. Él siempre se ha dejado lavar los dientes pero es cierto que tenía serias dudas de que lo estuviéramos haciendo bien por completo, porque el pimpollo hace mucha pose con el morrín a pesar de que hay días en los que no se ofrece del todo bien. Por eso, y porque los menores de 6 años tiene un esmalte más sensible, no paran de comer a todas horas y no son capaces de dominar el cepillado por sí mismos, las criaturas tienen más riesgos de tener placa. Lo de la placa puede que no te suene muy mal hasta que descubres que es una capa pegajosa llenita de bacterias que pueden producirles caries. ¡Horror! ¡Eso sí sabes lo que implica! Con el nuevo cepillo eléctrico de Toy Story de Oral-B Kids, el ruidito del motorcillo lo cautivó, y al notar la vibración el la boca… Creímos que no se dejaría pero ¡sorpresa! A la velocidad a la que gira el cepillo, al menos los dientes que tocamos quedan relucientes. Tiene un cabezal no muy grande, por lo que podemos acceder al lateral de las muelas más profundas sin esfuerzo. Lo mejor es que dispone de un temporizador dentro del propio cepillo, para que cumplan con los famosos 2 minutos de cepillado recomendados por los dentistas. Normalmente es este hombre el que se encarga de esta tarea antes de dormir, por lo que tiene más práctica que yo en este momento familiar, y al hacerlo junto a su hermana es una actividad que le gusta imitar.  En Oral-B tienen otros modelos para estas edades de Frozen, Princesas Disney, Stars Wars y Mickey Mouse y todos tienen pegatinas para tunear el cepillo. 

Cepillo de dientes eléctrico para niños oral b junior

2. Oral-B Junior para los medianos

Pensado para niños de 6 a 12 años es el que le ha correspondido a mi bichilla. Es prácticamente igual que el de adultos, porque tiene sensor de presión e indicador de tiempo que le sindica que deben cambiar la zona del cepillado cada 30 segundos. Sin embargo, su cabezal tiene cerdas extra suaves y 3 modos de cepillado. Además, con el nuevo set dental hemos descubierto la app de Disney Magic Timer de Oral-B Kids, que motiva a los niños a realizar el cepillado durante 2 minutos con sus personajes favoritos. Con la app ganan insignias y recompensas cuanto más usen la aplicación con un calendario en el que pueden ir controlando sus progresos. A sus 6 años, la niña sigue necesitando ayuda, algo normal aún puesto que unas veces por pereza, otras por sueño, otras por embobamientos varios, no te puedes fiar de que haya hecho el repaso completo a cada pieza, y ante la duda, mejor no arriesgarnos y colaborarles un poco. Lo bueno del cepillo de dientes eléctrico es que por mal que lo hagan, el cabezal va girando solo, por lo que arrastrará la placa mucho mejor que el manual, que requiere que el niño guíe el movimiento para limpiar correctamente. Un error muy frecuente es el de ponernos frente a ellos para ayudarles, cuando deberíamos colocarnos por detrás y hacer los movimientos que haríamos si nos estuviésemos cepillando a nosotros mismos. Lo ideal es que a estas edades se cepillen tras cada comida (ese momento no sé cuándo se dará en los míos, porque entre lo que comen a las horas establecidas y entre horas, el único cepillado que tenemos claro es el de la noche). El año pasado los padres propusimos que también se trabajara este hábito a la hora del comedor, pero el colegio no aceptó bien la propuesta porque cree que aún son pequeños para responsabilizarse de sus propiedades, para no hacer porquerías como intercambiarse los cepillos y demás, y no disponen de personal que a esas horas se dedique a vigilar el lavabo para estos menesteres. Así es que de momento es un aprendizaje que sólo trabajamos en casa.

3. Oral-B Smart 4 4000N para adultos

Con el mío ¡no sé ni por dónde empezar! Bueno, quizás lo más sorprendente del cepillo Oral-B Smart 4 4000N es que tenga bluethooth para almacenar los datos del cepillado en tu teléfono. Aunque lo más práctico es el sensor de presión visible que parpadea si estás apretando demasiado, y sus 3 modos para la limpieza diaria, cuidado sensible y con función de blanqueado. La carga puede durar hasta 2 semanas, por lo que nos evita uno de los principales problemas que solemos tener con estos cepillos: el hecho de tener todo el cableado atravesando el cuarto de baño. El manejo es súper sencillo y al menos a mí me evita el exceso de ímpetu con el que suelo usar los cepillos manuales, lo que hace que los cabezales de los cepillos de dientes eléctricos me duren más que los normales, porque no voy ejerciendo la fuerza bruta sin sentido. El pack incluye 2 cabezales con púas diferentes, pero creo que con los normales para la limpieza diaria tendremos más que suficiente. También tiene app para el móvil y mira ¡estoy yo igual de entusiasmada que los niños con ella! Porque es capaz de decirme los segundos en los que he hecho demasiada presión, también controla que haga al menos 2 cepillados de 2 minutos al día y me avisa de cuándo debería cambiar el cabezal.

app oral b y app disney magic timer

4. Lo mejor y lo peor de los cepillos de dientes recargables en general

Me gustan para todos porque la sensación de limpieza es mayor que con los cepillos manuales. Invertimos menos tiempo en hacer el recorrido por todos los dientes y el resultado es claramente mejor. El precio de los modelos infantiles de Oral-B es bastante económico (desde 15 euros el de Toy Story), y también tienen modelos básicos para adultos, como el que nosotros teníamos hasta ahora, si bien el Oral-B Smart 4 4000 N que nos ha tocado a nosotros es de gama alta y con un precio no apto para todos los bolsillos, aunque hay ofertas que merecen mucho la pena. Por otro lado, una ventaja de los productos Oral-B es que muchos de sus cabezales son compatibles con muchos de sus modelos de cepillos. De hecho tenía 2 cajas sin empezar de mi cepillo antiguo, uno de los básicos de esta marca, que encajan en el nuevo, así es que podré seguir utilizándolos. Es más, en los de los niños también encajan los cabezales de adulto, si bien los de ellos están pensados para que sean más suaves y un poco más pequeños, pero en caso de urgencia, o sin posibilidades de salir de compras, saberlo nos sacará de un apuro.

En mi casa, les veía el inconveniente de que hay que recargarlos ¡como todos los cepillos eléctricos! Y aunque una carga completa puede servirte para unos 10 cepillados, los de niños, y hasta 2 semanas los de adultos, al tener que tenerlos conectados a la corriente debemos dejarlos a la vista (y al alcance) del niño, por lo que estamos en riesgo constante de que se los lleve todos para mordisquear y masajearse la boca con la vibración. Además, nuestros cuartos de baño tienen muy poco espacio para tener los cepillos siempre cargando sobre su base, que sería lo ideal. Este es el motivo por el cual desde que nos mudamos a esta casa pasamos todos al cepillo de dientes manual. Aunque ahora hemos vuelto a hacer el esfuerzo de redistribuir los alrededores del lavabo para que tengan un sitio preferente. ¡A ver si logramos que nos dure la puesta en escena! Pero este problema ha quedado solucionado porque al llevar indicadores luminosos de batería, sólo tenemos que colocar la base en el baño cuando alguno de ellos se esté descargando. ¿Por qué nadie había pensado en el pilotito luminoso antes?

Resumiendo, pese a que aquí solemos alternar el cepillo de dientes eléctrico para niños con los manuales, y también nos pasa lo mismo con los de adultos, siempre que vuelvo al motorizado me sorprendo del invento tan estupendo que es. Por suerte, el único modelo que hemos tenido de Oral-B hasta ahora, el Vitality, ha resultado ser eterno, así es que aspiro a que la versión infantil también tenga un aguante similar, porque conociendo a mis criaturas ¡qué de catástrofes tendrán que soportar! ¿Qué tipo de cepillo preferís en casa? ¿Sabíais que existían los modelos eléctricos para niños tan pequeños?

Esto te puede interesar

4 Comentarios

  • Responder
    Ana María
    19 mayo, 2020 at 21:56

    Hola Lucía

    Pues yo llevo ya un tiempo pensando el si sería buena idea hacernos con uno eléctrico para la mayor, que en agosto tendrá 4 años; siempre me ha parecido muy chica aún para usar este tipo de cepillos pero leyéndote me lo estoy planteando de nuevo. Muchas gracias por las opiniones:)

    Saludos desde el sur

    • Responder
      Lucía, Planeando ser padres
      21 mayo, 2020 at 15:39

      Este de Oral-B Kids es válido a partir de 3 años así es que ideal como regalo de cumple porque el precio es muy razonable y la colección de dibujos de Disney le va a encantar.

  • Responder
    Jumore
    21 mayo, 2020 at 00:05

    Mi hija siempre ha sido fan de lavarse los dientes, de hecho diría que desde los 2 años más o menos a media tarde se podía ir a lavar los dientes por iniciativa propia sin problema y así sigue.
    Para ella un cepillo eléctrico fue el no va más, y además es que le va muy bien.
    Para mi hijo de 15 meses me da cosa aún así que de momento manual pero igual me animo un día de estos…

    • Responder
      Lucía, Planeando ser padres
      21 mayo, 2020 at 15:38

      Sí, con 15 meses es muy pequeño. Los de Oral-B Kids son para mínimo 3 años, antes sólo recomiendan el manual. Pero al menos podéis probar la app porque engancha.

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.