Enseñanza/Colegio

Dar la paga a un niño de 6 años. ¿Acierto o error?

Dar la paga a un niño de 6 años. ¿Acierto o error?

Poco os voy a iluminar con este tema, os lo aviso ya por si no queréis seguir avanzando con la lectura. Nunca hemos sido partidarios de dar la paga a un niño de 6 años ni de ninguna edad. A mí no me la dieron cuando era pequeña, me tenían abastecida de todo lo imprescindible y los caprichos había que negociarlos. Unas veces los conseguía, otras no, pero la verdad es que era una niña bastante fácil: básicamente sólo se me antojaban libros en formato de bolsillo, así es que era una bendición y salía muy barata. En el otro extremo estaba mi hermano, criado exactamente igual que yo, pero siendo el pequeño se convirtió en un antojo con patas y lo peor ¡todo lo que quería era muy, muy costoso! De adultos, ambos hemos sido muy responsables con el dinero, él aún más agarrado que yo, así es que está visto que de cara al futuro de nuestros hijos no podemos estar seguros de acertar, ni siquiera criándolos por igual. El asunto de dar la paga a un niño de 6 años, a mi bichilla concretamente, ha surgido por casualidad, a raíz de su antojo con una nueva videoconsola durante el confinamiento. El trasto cuesta algo más de 300 euros, ya tenemos 2 videoconsolas en casa (ninguna elegida por ella, eso es cierto, porque ambas estaban aquí antes de que naciera y claro ¡ya son antiguallas!) y a mí me causan tanto rechazo los videojuegos que me cuesta aún más gastar dinero justo en esto. Así fue como surgió la oportunidad de explicarle cómo generamos el dinero los adultos y tras casi un mes de pagos semanales, os voy a hacer balance de los puntos positivos y negativos que le veo al sistema.

1. Hija, esto es el capitalismo

No digo que debamos criar a churumbeles materialistas, pero no está de más que sepa que el dinero no aparece en el monedero de mamá por generación espontánea, lo que cuesta ganarlo y la relación entre lo que cobramos al mes y lo que vale por ejemplo pagar la comida mensual para todos, ir al cine, comernos un helado en la calle, etc. Y lo entiende perfectamente. Otra cosa es que el deseo le pueda más que la lógica, normal a su edad, pero viendo que lo que pide no es de extrema urgencia y que nos va a servir para trabajar este asunto, decidimos proponerle lo de “trabajar” en casa para ahorrar por sí misma y gastar lo ganado en lo que tanto dice querer. Y es que todo sabemos que los niños son bastante volubles, y hoy igual quiere esta videoconsola con todo su corazón, pero mañana quiere otra cosa, según ella con el mismo apasionamiento. Claro, todo, todo, todo no lo va a tener. Decidimos darle 2 euros a la semana (yo propuse 1 pero este hombre me tachó de madre miserable) por colaborar poniendo la mesa, recogiendo su habitación, el baño tras utilizarlo y poca cosa más. Sí, son actividades que normalmente ya tenía encomendadas, pero todo eran olvidos y falta de responsabilidad. Al tener las moneditas semanales como objetivo la verdad es que se ha centrado bastante en el cumplimiento de sus tareas, así es que por esa parte parece que el sistema funciona.

2. El problema de dar la paga a un niño de 6 años

A mí lo que me preocupa es que de repente decida que no piensa hacer nada sin cobrar. Por ejemplo, que deduzca por su cuenta que deberíamos pagarle también por estudiar, por sacar buenas notas, por jugar con su hermano, por colaborar en otras tareas habituales de la casa que no estaban incluidas en el contrato inicial.. No sé bien cómo evitar este desmadre porque por ahora no se nos ha dado el caso de tenerlo que afrontar, pero está claro que tanto niños como adultos tenemos que compartir infinidad de deberes domésticos sin esperar recibir nada a cambio, más allá de la satisfacción por el trabajo bien hecho y la paz mental que da el vivir en una casa medio adecentada y en orden (cuando su hermano lo permite, claro).

3. Sus ideas propias respecto a la paga semanal

Para empezar, fue capaz de hacer cuentas y deducir que a razón de 2 euros semanales la videoconsola de más de 300 se le iba a resistir durante muchos, muchos meses. Le explicamos que también podía contar con las monedas que le trae el Ratoncito Pérez, así como con sus regalos de cumpleaños para aumentar el ahorro de forma más rápida. Así es que se iluminó y decidió que se podría buscar la vida por su cuenta, por lo que ya anda saqueando a los abuelos en sus primeras visitas tras el confinamiento. Al final, optamos por marcar su cumpleaños, en noviembre, como fecha máxima para su ahorro. En ese momentos calcularemos lo que ha reunido y nosotros pagaremos la diferencia para que se la pueda comprar. Su padre cree que la estoy haciendo sufrir sin motivo ¡pudiéndola comprar ya! Porque él está casi tan deseoso del cacharrito como la niña (o quizás más) y así no hay forma de defender el método. Temo que cuando se reactiven los centros comerciales me aparezca con la compra ya hecha y se acabe el aprendizaje.

Aunque mis mayores sospechas van encaminadas a que el sistema de dar la paga a un niño de 6 años no durará mucho en esta casa, porque la niña se olvidará de reclamar su salario semanal, nosotros de pagar por las tareas que en realidad queremos que haga, haya o no dinero de por medio, y después de que consiga este antojo ¿qué pasará? ¿Querrá ahorrar para otros? Quiero que aprenda el valor del ahorro, del esfuerzo, la necesidad de seleccionar bien en qué quiere invertir lo que gana, y también que sea más cuidadosa con sus pertenencias, porque a veces me da la sensación de que no valoran nada, por el mal trato que dan a sus juguetes. Son enseñanzas que deberá haber adquirido antes o después. Sin embargo, reconozco que hay días en los que se hace durillo, porque se la ve súper entusiasmada y la negociación entre adultos tampoco está clara. Al final lo que no quiero es quedar de madre tacaña mientras su padre va de espléndido por el mundo. ¿Qué decisiones habéis tomado en casa acerca de las pagas infantiles? ¿Estáis a favor o en contra?

Esto te puede interesar

1 Comentario

  • Responder
    Ana María
    15 junio, 2020 at 23:40

    Hola!

    Nosotros no tenemos ese problema de momento, y no tengo muy claro si lo mejor es dar una paga o no. Cuando era chica desde los 12 años o así nos daban algo a cada uno de los hermanos y alguno como yo gastaba una parte y la otra la guardaba y alguno de mis hermanos se quedaba muy corto al gastar y a mitad de la semana pedía más.

    Yo creo que depende en buena parte del resto de cosas que se hagan, de la forma de educar, y por supuesto del carácter del niño.

    A mí me parece buena idea que ellos aprendan a gestionar el dinero, pero quizás pueden pensar que lo merecen sin hacer nada.

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.