Enseñanza/Colegio

Padres y maestros expertos en educación inclusiva

Padres y maestros expertos en educación inclusiva

Pues ya han salido publicadas las listas definitivas del colegio para mi churumbelito, que finalmente ocupará plaza de necesidades especiales en la misma escuela que su hermana. Cuando te metes de cabeza en la búsqueda del colegio ideal para tu primer hijo, das por sentado que los posibles hermanos que le sucedan irán al mismo centro que él. Sin embargo, a veces la vida te sorprende con una descendencia muy diversa que puede no encajar en el mismo proyecto educativo. Por suerte, con la niña ya hicimos la elección más respetuosa en todos los sentidos, por lo que cuando la neurodiversidad del pequeño se manifestó en nuestras vidas, dimos gracias al universo por haber hecho una criba tan exhaustiva y no tener que quebrarnos de nuevo la cabeza con el tema. Aún así, debo decir que por mucha integración que se promulgue, o por mucha igualdad de oportunidades que recoja la legislación educativa, lo cierto es que la mayor parte de los centros viven en una precariedad bastante alarmante, y la mayor parte de las veces el bienestar del niño depende de la implicación y el sinvivir de los propios maestros, y no de los recursos que les facilitan desde la administración. En este punto, descubres que además de padre vas a requerir cierta formación extra para lograr que el paso de tu criatura por la escuela sea un periodo provechoso y no una pérdida de tiempo.

1. Padres expertos en educación inclusiva

Lo sé, puede sonar a terror para los maestros pero nada más lejos de la realidad. Desde que recibimos el diagnóstico de TEA del niño llevamos año y medio acumulando saber sobre el autismo. Ya sabéis que la atención temprana que hemos recibido ha sido muy deficiente y la información prácticamente nula. En las dos escuelas infantiles en las que ha estado antes de pasar al colegio ha contado con educadoras con cierta experiencia en autismo, pero claro, como el espectro es tan amplio, estos niños nunca acaban de cuadrar en un prototipo y las carencias que tiene el mío podrían ser los puntos fuertes de otro niño, y viceversa. Esto nos ha empujado a ir a conferencias, leer libros y hacer cursos para profesionales relacionados con la educación inclusiva, como estos que ofrece el International Montessori Institute. Los profesionales tienen un contenido más densos, de 80 horas, y conducen a la obtención de un título como experto que cuenta con el respaldo de la Universitat de Barcelona, entre otras entidades. Las familias también podemos optar a ellos, aunque disponen de otras versiones más breves, de pocos días, económicos y que sirven tanto para familias como para profesionales. Lo ideal sería que cada centro escolar contase con personal formado en todo tipo de diversidad, pero como esto es una utopía, nosotros hemos optado por formarnos a título individual mediante cursos de educación inclusiva y transmitir los consejos al centro escolar. Por suerte, los maestros han estado siempre abiertos a recibir esta información, sobre todo porque a ellos les facilitamos el trato con el niño y así este rompe menos el ritmo de la clase.

2. ¿Tus preocupaciones son otras? ¡Fórmate!

Con mi hija teníamos otras inquietudes, entre ellas la de elegir un centro que no se basara en la educación tradicional más rancia, sino que al menos hubieran hecho algún intento de acercarse a las nuevas pedagogías que se intentan introducir en el aula. Hice algún que otro curso de disciplina positiva, porque me di cuenta de que en su colegio la educación era mucho más respetuosa que la nuestra, y fuimos variando y mejorando nuestra forma de educar. Sin embargo, pensaba que la niña ya estaba bastante grande para temas como el de la Guía Montessori para trabajar con niños de 3 a 6 años se me hacían algo lejanos. Sí, me servirían para el niño, pero nuestras prioridades con él son otras y siendo realistas, no tenemos un tiempo ilimitado para formarnos en todos los ámbitos que quisiéramos. La formación Montessori es más habitual en los centros escolares y hoy ya es más común que haya maestros con conocimientos actualizados en casi cualquier escuela. Si no, siempre podemos poner en práctica algunas técnicas en casa. Nosotros no somos fanáticos de ninguna pedagogía en concreto, es decir, que no vamos a tirar a la basura el arco iris Waldorf porque nos desvirtúe un entorno Montessori puro, sino que vamos seleccionando las pautas que creemos que mejor nos pueden encajar. Lógicamente, meteremos la pata muchas veces (a ver quién es que obtuvo el carnet de padre a la primera y sin fallos) como ahora, que acabamos de descubrir que este tipo de pedagogía es válida para niños de hasta 12 años y no sólo para bebés. ¿Tú lo sabías?

3. Los maestros expertos en educación inclusiva

A día de hoy consideramos que hemos tenido mucha suerte con el personal escolar que ha tratado con el niño, algo que no pueden decir todas las familias. Eso sí, a costa de su buena voluntad, de cargarse con una responsabilidad extra y movidos por sus propias inquietudes profesionales. Es cierto que las escuelas públicas y privadas valoran este tipo de formaciones complementarias de cara a la contratación de los nuevos maestros, pero lo complicado es ir a caer en manos de alguien que justo se haya formado en la especialidad que a ti te interesa para las necesidades concretas de tu hijo. Normalmente, elegimos el colegio que nos parece más adecuado basándonos en múltiples variables, desde la cercanía a casa hasta la permisividad para que los más pequeños lleven o no pañales cuando están recién escolarizados. Sin embargo, nadie suele saber con qué tipo de formación contará exactamente el maestro de su hijo. Nosotros hemos encontrado una comunidad de aprendizaje con la que compartimos objetivos, valores y llevamos 4 años súper contentos con el tipo de enseñanza que se imparte. Y eso da una tranquilidad tremenda para toda la familia.

¿Vosotros delegáis por completo en la escuela la enseñanza de vuestros hijos? ¿O preferís estar implicados de alguna forma? ¿Habéis realizado cursos relacionados con el aprendizaje de los más pequeños?

Esto te puede interesar

Sin comentarios

¡No te cortes, deja un comentario!

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.