Juguetes

Sikii Mi fábrica de historias. ¿Cómo son los cuentos de tus hijos?

Sikii Mi fábrica de historias

¿Cómo lleváis el exceso de pantallas entre los peques tras el descalabro del confinamiento que hemos empalmado con el inicio del verano? Creo que hasta a las familias más permisivas nos entra el cargo de conciencia cuando no encontramos minutos en el día ni alternativas posibles a las tablets, videojuegos, ordenadores… Lo peor es que mis hijos usan también estos dispositivos para actividades que siempre se han podido hacer de otra manera. Y no me refiero ya al asunto de las clases on line, que han sustituido a las presenciales durante estos meses de encierro, sino a que tenemos apps para leer, escribir, aprender matemáticas y al final, por cuestiones educativas o de ocio, no soltamos la pantalla a lo largo de demasiadas horas al día. Lo mismo nos estaba pasando con los cuentos. Con la excusa de ver y oír alguna historia de su interés, mi bichilla aprovechaba de paso para preguntarle otras inquietudes a Google, pasar un ratito por YouTube, echar una partidita a alguna cosa ¡todo en un visto y no visto! Por eso, cuando conocimos la existencia de Sikii Mi fábrica de historias, pensamos que teníamos que probarlo para ver si podíamos recuperar a la niña, y que aprendiera a disfrutar de los cuentos narrados pero sin ese apoyo visual que tan poco deja a la imaginación.

1. ¿Que es Sikii?

Sikii es un invento francés sin pantallas y sin ondas que permite a los niños recrearse con cuentos hechos a medida, según sus intereses y lo que ellos quieran ver reflejado en sus historias. Es un cacharrito pequeño, que físicamente se da un aire a los antiguos walkman de nuestra niñez, pero en versión digital, porque una cosa es huir de las pantallas y otras renegar de las claras ventajas del soporte virtual. Es una cajita verde con pocos botones que tiene un altavoz incorporado, pero a la que también se pueden acoplar unos auriculares cualquiera (la clavija es estándar) o los propios auriculares infantiles diseñado específicamente para Sikii, llamados Octave. Los niños pueden elegir sus personajes, los espacios en los que tendrán lugar las aventuras y los objetos que usarán los protagonistas, de forma que así comienza la estimulación de su curiosidad, el desarrollo de su vocabulario y la creación de juegos únicos que cobran vida. Es un dispositivo muy sencillo, apto para niños a partir de 3 años, en el que se pueden almacenar hasta 30 horas de historias. Se recarga mediante un cable mini USB estándar, como el de cualquier teléfono móvil, y la batería dura unas 10 horas, por lo que da para escuchar muchos, muchos cuentos de forma independiente.

audio cuentos sikii

2. Sikii Mi fábrica de historias ¡el mundo de los audiocuentos!

De serie, dentro de la cajita de Sikii Mi fábrica de historias ya se incluyen 48 cuentos infantiles, además de la posibilidad de descargar otros 18 cuentos más de su página web. Aparte, existen más historias y novedades para descargar en función de los temas que más gusten a tus peques. En la Sikiistore puedes encontrarlos clasificados según sean cuentos que ya están prediseñados o en los que los niños pueden realizar algunos cambios y personalizaciones antes de empezar: por edad, desde 3 años hasta 7 años en adelante; por temática (vida cotidiana, momentos de calma, héroes, grandes epopeyas; o por idiomas (actualmente existen versiones para 7 países en 9). Todos los audios se van guardando en el propio dispositivo, hasta que se llene la memoria, y siempre quedan almacenados en la biblioteca virtual de Sikiistore, accesible mediante el ordenador.

3. Lo que más nos ha gustado de Sikii Mi fábrica de historias

Pues que es casi una vuelta a los audios de hace unos años. Los niños escuchan los cuentos y pueden imaginar cómo son los personajes, los parajes en los que ocurre la acción, sin tener la dependencia de las pantallas que les hemos generado hoy en día. Además, el dispositivo es muy sencillo de utilizar y resistente a los golpes. También me parece una buena idea para los viajes, porque con el uso de auriculares no se molesta a los demás en transporte público y si vamos en coche creo que se relajarán más que con la sobrestimulación que suelen producirles las pantallas. Aparte de funcionar con cualquier tipo de auriculares, los Sikii Octave son una maravilla. Con un diseño ergonómico, muy mullido en la zona de las orejas y con limitación para que en ningún caso los niños sobrepasen los 85 decibelios al llevarlos puestos, creo que es un complemento estupendo para no bombardearlos con historias a la máxima potencia. Además, tiene una clavija jack doble, que permite que dos niños a la vez escuchen la misma historia cada uno con sus propios cascos pero usando el mismo dispositivo Sikii. Los cascos son plegables y el cable extraíble, por lo que ocupan el mínimo espacio cuando no están en uso. Para que no les falte ni un detalle, se pueden personalizar con las pegatinas que vienen de regalo con este súper complemento de Sikii Mi fábrica de historias.

4. Lo que yo mejoraría de Sikii

El hecho de tener que utilizar un ordenador para gestionar la biblioteca del dispositivo hace que, al final, deban intervenir las pantallas. Hay que descargar una aplicación que deben gestionar los adultos, porque combina contenido gratuito y de pago, y además es poco intuitiva para que la manejen los muy peques, porque está diseñada para que la controlen los adultos. Además de las 48 historias incluidas en el pack en el momento de la compra, las que hay en el catálogo tienen un precio que oscilan entre los 6,90 euros y los 9,90 para contenidos de entre 1 y 4 horas. También creo que lleva a confusión el hecho de que en la información se detalle que incluyen cientos de historias, cuando en realidad dentro de un mismo cuento los niños pueden elegir hasta 12 combinaciones posibles, pero sobre la misma base argumental, lo que reduce mucho el número de historias diferentes. El ordenador es imprescindible para gestionar la biblioteca de Sikiistore y no se puede sustituir por una tablet o por el teléfono móvil ya que es necesario conectar el aparato mediante un cable USB y estos dispositivos no disponen de él.

El pack básico de Sikii cuesta 69,90 euros (los auriculares se venden por separado pero podéis usar cualquier modelo), así es que no es del todo barato pero cuando quieres buscar alternativas a las pantallas valoras mucho más la existencia de inventos como este. Yo reconozco que en casa no podríamos vivir sin ellas, pero ya he comprobado durante demasiado tiempo que si los niños las tienen a mano, pocas veces hay oportunidades para entretenerlos con nada más. ¿Habíais oído hablar de Sikii? ¿Le daríais una oportunidad para alejar a los niños del imperio de la imagen?

Esto te puede interesar

Sin comentarios

¡No te cortes, deja un comentario!

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.