Enseñanza/Colegio

Niños y actividades de verano tras el coronavirus. ¿Están motivados?

actividades de verano tras el coronavirus

Deseando ya estar todos, todos de vacaciones para ver si al menos nos desestresamos unos días del teletrabajo, de los niños, de la supervivencia post confinamiento y demás, este verano mi bichilla está destacando por la pereza que se ha adueñado de ella tras tanto encierro durante el estado de alarma. No digo yo que el resto de su vida haya sido un dechado de actividad loca, porque si bien no para de moverse de un lado a otro, a media que va creciendo le cuesta elegir actividades que no sean sedentarias. Y es que ya en el vídeo de despedida virtual de su maestra de este curso dejó claras sus intenciones de dedicarse todo el verano a hacer el vago. Le dijo que no pensaba leer, ni escribir, ni hacer matemáticas y le han dado igual las apps que nos han recomendado para jugar y aprender. Este año pide que las actividades de verano tras el coronavirus se desarrollen fuera de casa. El resto es prescindible.

1. El campamento urbano, sea seguro o no

Por muy desahogados que seamos, claro que valoramos la opción de no llevarla este año al campamento urbano que el ayuntamiento suele organizar en su colegio. Sin embargo, quisimos creer que siendo una iniciativa municipal la propuesta sería segura, y como ella sólo quería estar al aire libre y con otros niños de su edad, la apuntamos. Lo han adaptado a grupos de 10 niños por monitor, llevan las mascarillas puestas en casi todas las actividades, no hacen juegos que impliquen contacto (supuestamente), les toman la temperatura cada mañana y ¡ay, como se descubra a alguna criatura con más de 37 grados en el cuerpecito! Todo el grupo debe ponerse en cuarentena hasta que se le hagan las pruebas del coronavirus al afectado y al monitor. Si no hay bicho, se puede volver al campamento a las 48 horas. Si lo hay, pierdes 15 días de actividades. Venga, que ya estamos a punto de acabar nuestra inscripción de 4 semanas y se mantienen todos sanos, porque la niña es que ya no aguantaba más otro día de encierro y estaba súper desmotivada por el largo aislamiento social que todos hemos padecido.

2. Los cuadernillos de repaso para el verano

Todos, todos los años hemos tenido este tipo de materiales en casa, desde los tradicionales Cuadernillos Rubio a otras variedades inspirados en dibujos animados, películas ¡lo que sea por tal de motivarla a hacer tareítas de repaso! Debo reconocer que normalmente se daba un atracón el primer día, hacía un montón de páginas seguidas y luego sólo volvía a ellos esporádicamente ¡pero volvía! Este año, mi madre le sacó 4 ó 5 modelos para hacer en su casa y no solo es que se negara a rellenarlos ¡es que hasta le rompió varias páginas al primero que enganchó! Claro, hemos pasado de tener un colegio sin deberes, que sólo nos enviaba tareas para casas 2-3 veces al año, a verse encerrada con las clases on line, con toda la familia dirigiendo sus deberes. Ahora tiene clarísimo que no piensa aceptar el mismo tipo de actividades de verano tras el coronavirus.

3. ¿Pues todo el día en la playa o la piscina?

Va a ser que tampoco. Aquí seguimos con el drama presupuestario de cada año, porque las dos piscinas municipales que tenemos cerca son muy caras para las entradas puntuales (entre 18 y 33 euros nos cuesta cada ratito de baño, en función de la que elijamos según el aforo). En lo que va de temporada hemos ido solo una vez, para que los mochuelos se desfogasen y olvidasen un poco el ansia acuática, pero vamos, entre las medidas de seguridad, las entradas que se deben comprar con cita previa, el temor a un posible contagio que siempre sobrevuela nuestro pensamiento, pues no va a ser una actividad de diario. Con la playa lo tenemos aún peor, porque sólo nos faltaría meter a los niños en el coche, tardar más de una hora entre llegar y aparcar y que luego también tengan restricciones en la zona.

4. Las vacaciones más sosas de la historia

Entre el temor a los rebrotes, lo que se ha alargado el estado de alarma y la inseguridad que aún vivimos, no hemos hecho planes veraniegos como otros años. Al final, nuestras actividades de verano tras el coronavirus se van a solventar con los niños desfasando en casa de los distintos abuelos y poco más. Aún así, con este pequeño cambio ellos ya notan que salen de la rutina, aunque solo sea porque allí los dejen comer más porquerías y saltar en los colchones de las camas. Eso sin contar con que la piscina comunitaria del abuelo no tiene previsto abrir y que buscando una piscina inflable y barata para unos días en Amazon ¡hasta esto estaba agotado! Porque nosotros en casa no podemos tener ni esto: o a la bañera o nada.

En fin, que todos hemos tenido que reorganizar nuestros esquemas de vacaciones y, personalmente, con tal de pasarme unos días sin tener que trabajar y atender a los niños a la vez ¡todo me parecerá perfecto! En el fondo, hasta yo tengo en mente el plan de la niña: hacer el vago todo lo posible y sobrevivir a 2020 como sea. Aunque siendo madre, las vacaciones de no hacer nada y relax total tampoco son posibles, pero ¡algo conseguiremos! ¿Cómo se prevé vuestro verano atípico?

Esto te puede interesar

2 Comentarios

  • Responder
    Ana María
    20 julio, 2020 at 18:11

    Hola!

    Pues en nuestro caso hemos estado en Burgos una semana, con los abuelos paternos,y allí nos hemos relajado y las niñas lo han pasado muy bien en una casa en medio del monte; la mayor haciendo lo que le daba la gana por todos lados y la chica disfrutando del gateo el el césped. Ahora a disfrutar del verano sevillano a más de 40° a la sombra 😀

  • Responder
    María
    22 julio, 2020 at 11:10

    Nosotros igual, este año van a ser las vacaciones más sosas de la historia. El finde pasado íbamos a irnos al Pirineo y cuando estábamos cargando el coche salió la consejera en la tele pidiendo que nos quedaramos en Zgz y así lo hicimos. Ya ni decidir al día se puede, ¡ahora hay que decidir por horas! Así que en agosto haremos un segundo intento, pero no sé yo… Sea cómo sea (y dónde sea), espero que logres sacar esos ratitos de relax 😉

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.