Ocio y viajes

Tivoli World con niños muy pequeños. Un parque de atracciones infantil

Tivoli World con niños muy pequeños

Según el testimonio de mi bichilla, ir a Tivoli World, el único parque de atracciones que visité durante toda mi infancia en Málaga, es lo mejor que hemos hecho en este verano tan simplón que hemos tenido. Bueno, no lo mejor de este verano sino el mejor sitio de toda su vida. Nuestras vacaciones se han basado en atravesar España de Barcelona a Málaga en coche, haciendo un alto en Lorca sin salir del hotel, porque al pueblo de al lado, Totana, lo habían vuelto a confinar y el día en que llegamos se habían dado un plazo de 72 horas para decidir si también confinaban este. Tras llegar a casa del abuelo, donde la piscina comunitaria ni siquiera ha funcionado por el coronavirus, montamos en el jardín una hinchable. Y fin. Una jornada de playa en Torremolinos entre semana, evitando multitudes, unas visitas a familiares y amigos (deberemos agradecer eternamente a La nave del bebé su acogida en piscina molona el día de más calor de todo el verano malagueño) y se acabó el periodo de desconexión fuera de casa. Teníamos dudas acerca de si visitar Tivoli justo este año, por las medidas de seguridad extra a causa de la pandemia y algunas críticas de atracciones que no funcionaban en redes sociales. Pero como dice mi mochuela ¡para nosotros ha sido la mejor decisión del verano!

1. ¿Qué esperar de Tivoli World?

Sinceramente, no esperaba que las mayoría de atracciones siguieran siendo exactamente las mismas que en mi infancia. Con su mantenimiento y bien conservadas, claro, pero  muy vintage a ojos de los niños actuales. Sí han incluido algunos desafíos nuevos como El ratón vacilón, una caída libre, un circuito de karting y alguna cosa más, pero el grueso sigue exactamente igual que hace 30 años, incluyendo la sintonía sesentera del parque que suena por las calles del recinto. Es un parque sencillo por lo que las emociones fuertes para adultos no son su especialidad, pero para familias sigue siendo una opción muy digna, a pesar del paso del tiempo.

2. Tivoli World con niños muy pequeños

Creo que debe ser de los pocos parques en los que los niños disfrutan más que los adultos, porque prácticamente pueden subir en todas las atracciones. Si no solos, por medir menos de 1,10 o 1,40 metros, que es donde suelen estar la mayoría de los límites de altura, sí acompañados por otro niño o un adulto, dependiendo del riesgo de cada cacharro. Esto hizo que mi bichilla (1,25 metros) tuviera acceso a todo lo que quiso, y el pequeño (94 centímetros) sólo tuviera un mini drama por no poder subir a El ratón vacilón. En el resto de atracciones, o podíamos subir todos o bien teníamos al lado otra atracción apropiada para él mientras su hermana arriesgaba la vida en cosas de adultos. Además, abren a las 17:30 de la tarde, por lo que nos liamos la manta a la cabeza para ir a esta hora a finales de julio, cruzando los dedos a fin de no achicharrarnos de calor ¡y tuvimos suerte! A las 11 de la noche los niños ya estaban reventados de caminar, de ver espectáculos musicales y de subirse en todo sin hacer colas. Porque el tema de las colas en los parques de atracciones merecen un capítulo aparte.

3. Parques de atracciones y medidas contra el coronavirus

Supongo que habría limitación de aforo en Tivoli, pero esto no lo percibimos porque literalmente había zonas en las que no se veía a nadie en el parque. Además de ir entre semana y a una hora muy temprana para los niños, supongo que el hecho de tener que ir con mascarillas y vivir la desinfección de cada atracción no estará al alcance de la paciencia de todos. Sin embargo, es el parque en el que menos hemos tenido que esperar para montar en algo en nuestra vida. Y con menos no me refiero a un cuartito de hora o así (aún recuerdo la cola más tremenda de mi existencia, 3 horas completas para subir en el Furius Baco de Port Aventura ¡imposible con niños!) sino a bajar de la atracción y volver a subir en bucle, una y otra vez, sin tener que esperar nada de nada. Esto, y no otra cosa, es lo que fascinó a mi bichilla, que tanto ha odiado las colas desde siempre. Respecto a los recuerdos de mi infancia, el parque se veía desangelado por la falta de gente, el cierre de casi todos los locales de hostelería, los puestecitos de feria, los pocos espectáculos musicales que quedan, etc. Pero está visto que los niños no se fijaron en esto, sino en la enorme ventaja de subir y bajar de las atracciones sin parar más que para ponerse el gel hidroalcohólico en las manos.

4. El precio de los parques de atracciones más familiares

Ya sé que Tivoli World y Port Aventura no son comparables en atracciones, ni en instalaciones, ni en nada, pero por ejemplo, un parque similar en tamaño y atracciones podría ser el Tibidabo, al que ya hemos ido varias veces en Barcelona y la diferencia de precio respecto a los grandes parques es brutal. En Tívoli, los menores de 11 años tienen la entrada gratis (las de los adultos eran sólo 7,95 euros y los abuelos de más de 65 entran gratis) con lo cual, si solo vas de acompañante la jornada te sale muy económica. En nuestro caso, todos queríamos montar en los cacharros, así es que entre las entradas de adultos y el Súpertivolino (la pulsera que te da acceso a casi todas las atracciones, porque algunas son de pago, a 3 euros el viaje, pero de esas no probamos ninguna porque ya tuvimos de sobra con las incluidas en la pulsera) pagamos 77 euros en total. La última vez en el Tibidabo el precio fue similar. En Port Aventura, con ese presupuesto tendríamos para una entrada de adulto y poco más. Los menús de comida rápida habituales en estos parques tampoco costaban una salvajada, en torno a 8 euros el bocadillo, con refresco y patatas.

En definitiva, y contra todo pronóstico, este ha resultado ser el mejor plan de todas nuestras vacaciones. ¿Qué otros parques de atracciones modestos y menos conocidos recomendáis para ir con niños pequeños?

Esto te puede interesar

2 Comentarios

  • Responder
    Mamá Puede
    15 septiembre, 2020 at 07:31

    Yo recuerdo que fui con una excursión del colegio!
    Pues mira, si a tu bichilla le ha parecido el mejor plan de todo el verano, por algo será 🙂

  • Responder
    You are the Milk
    17 septiembre, 2020 at 01:45

    No conocía este sitio! Parece un súper planazo!!

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.