Consejos

Screen Pollution. Cuando las pantallas empeoran nuestra salud

screen pollution multiopticas

Una vez más ¡con las pantallas hemos topado! Y es que el inicio de este curso tan atípico en el que todos tememos los confinamientos por grupos, nuevas semanas de teledocencia y demás descalabros que nos está trayendo la pandemia, es imposible dejar de pensar en que si ya creíamos que los niños pasaban demasiadas horas frente a una pantalla, la situación actual no ha hecho más que agravar las cosas. Al conocer la campaña Screen Pollution de Multiópticas, el sentimiento de mala madre ha aflorado de nuevo. He reconocido en múltiples ocasiones que a la niña no le pusimos ningún tipo de limitación con las pantallas desde los 3 años y no fue mal, porque tenía múltiples intereses y si bien es cierto que un día podía darse un atracón importante de tablet y tele, luego podía pasarse varias semanas sin echarla en falta. Con el pequeño, el drama aún es mayor, puesto que por las peculiaridades de su desarrollo por el autismo, hay cosas que las aprende rápidamente con pantallas y que puede costar muchas semanas que las interiorice sin ellas. Si miramos las estadísticas del estudio Screen Pollution de Multiópticas, nos dicen que el 87% de los padres decimos estar preocupados por la presencia de las pantallas en nuestras vidas, pero 1 de cada 3 niños las usa habitualmente antes de los 3 años. ¿Nos contradecimos nosotros mismos o es que realmente nos cuesta tanto controlar su uso?

1. Screen Pollution te pondrá los pelos como escarpias

Al rato se nos pasará, o no, pero el shock inicial cuando ves la idea que ha tenido Multiópticas para diseñar una cuna, una trona y un caballito de juguete con pantallas integradas ante las que colocar a los niños desde bebés y dejar que se críen solos, empiezas a darle vueltas a la cabeza. Muchas vueltas. Es parte de una campaña de concienciación y no, esta puericultura no existe de verdad (aunque con la de cabezas pensantes que hay en la industria todo se andará, verás tú) sino que busca llamar la atención y al menos conmigo han logrado su objetivo. A medida que avanzaba en las cifras del informe, me parecía que el estudio lo hubieran realizado en mi casa: mis hijos comen delante de las pantallas muchos días, juegan con ellas, son una forma de calmarlos en situaciones desagradables para ellos, de horarios estrictos de uso ni hablamos, etc.

2. ¿Las pantallas pueden alterar o perjudicar tu vida?

Sí, a mí me han trastornado el sueño durante muchos meses y no lo achacaba a su uso. Eso de irme a dormir mientras respondía a comentarios en redes sociales, buscaba ofertas de algo que necesitaba, o me desvelaba de madrugada por el niño y su teta, y como no lograba volverme a dormir me ponía a mirar noticias de actualidad en la pantallita ¡fueron meses desastrosos para mi descanso! Porque me entraba de todo menos sueño, claro. Además de muy miope, he sido una de las víctimas de esta moderna Screen Pollution acerca de la que nos quieren concienciar desde Multiópticas. Desde el sueño alterado a irritabilidad y una relación de amor odio constante, porque las necesito para el trabajo, para estudiar, para lograr que los niños me dejen hacer estas actividades tranquilas. Pero, a la vez, noto que somos extremadamente dependientes de estos dispositivos y que los ojos se me van a secar de no levantar la vista de su superficie. No pienso renegar nunca, jamás, de las pantallas pero he llegado a la conclusión de que tenemos que buscar un término medio entre el buen uso y el abuso. Si además incidimos sobre el tema de los niños y las pantallas, dice la OMS que con menos de 5 años ningún niño debería usarlas más de una hora al día. ¡Horror! Porque ahí entran la tablet, el móvil, el ordenador, la tele ¡todas las pantallas! ¿A ti también se te queda muy corta esa horita máxima recomendada?

3. Entonces ¿somos responsables con el uso de las pantallas?

¿O piensas que la situación se nos ha escapado de las manos y ya no tiene solución? Porque no queremos que los churumbeles abusen de ellas pero 3 de cada 10 familias hemos comprado dispositivos a nuestros mochuelos antes de los 4 años. Eso sin contar con el pésimo ejemplo que les damos los adultos con nuestras adiciones. Con la campaña de concienciación Screen Pollution, desde  Multiópticas  han contado con Manuel Díaz Llopis, Catedrático de Oftalmología de la Universidad de Valencia y con la asociación Empantallados, quienes, en lugar de hacer sangre con los excesos que podamos haber cometido hasta ahora, nos dan unas pautas para no huir de las pantallas, pero sí intentar reducir los efectos nocivos que puedan tener sobre nuestra salud ocular, principalmente. Por ejemplo, el primer paso es la autoevaluación y la aceptación: sí, uso demasiado las pantallas y ahora ¿qué puedo hacer para cambiar esta situación? En mi caso he instalado una app en el móvil para controlar el uso que hago de él, de forma que si estoy trabajando o estudiando me impide acceder a otros contenidos que puedan distraerme. Y es que con esto de la multitarea, como las pantallas se pueden combinar con otras actividades, creemos que somos muy eficientes, pero en realidad vamos perdiendo minutos tontamente al combinar una actividad con otra durante todo el día. Por la noche, o en la cama, intento evitarlas al máximo y sobre todo ¡no tenerlas incrustadas en los ojos! Desde Multiópticas recomiendan una distancia de 35 a 50 cm para pantallas pequeñas (móvil, Tablet) y un mínimo de 55 cm para otras pantallas fijas (tele, ordenador). También me tienta la idea de añadir un filtro de luz azul a mis gafas graduadas. Es algo que he conocido recientemente y teniendo en cuenta que me paso el día pegada al ordenador por unas cosas u otras, tengo que averiguar qué precio tiene esto para mi caso en concreto e indagar sobre sus beneficios.


En la web de Screen Pollution de Multiópticas encontraréis muchos más consejos, que a primera vista parecen fáciles de seguir y que pueden mejorar nuestra vida. A pesar de los ratos de entretenimiento y alivio que nos han proporcionado las pantallas con los niños ¿creéis que estamos empezando a tener problemas con ellas que puedan afectar a la salud de toda la familia?

Esto te puede interesar

1 Comentario

  • Responder
    Ana María
    3 octubre, 2020 at 18:33

    Hola Lucía

    En nuestro caso, que la mayor tiene 4 años, intento limitar el tiempo al rato de dibujos en clan durante la merienda y listo, aunque de vez en cuando ve algún vídeo de canciones en youtube que le pongo en el móvil, más el tiempo que está con mi madre en el ordenador, que es demasiado (ya por fin nos mudamos después de 10 meses viviendo con mis padres) pero creo que no conozco a nadie cuyos niños vean los dibujos o lo que sea sólo durante 1 hora o 1 hora y pico al día.

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.