Moda

Descalzos en infantil y primaria. ¿Más cómodo e higiénico?

Descalzos en infantil y primaria

Como si de una medida premonitoria se tratara, el año pasado mi bichilla empezó en 1º de primaria en un aula donde el protagonismo lo tenía una alfombra en el suelo sobre la que los niños se sentaban, corrían y, lo mejor, iban sin zapatos. No completamente descalzos, pero sí con calcetines de psicomotricidad, zapatillas de estar en casa o cualquier calzado que aislara mínimamente del frío y la suciedad, pero que les permitiera la máxima comodidad. La medida la adoptaron además para mantener la higiene de la clase, puesto que al llegar al colegio debían cambiarse de zapatos, ponerse su modelo de estar en el aula y así mantener el espacio siempre limpio, puesto que las mesas las usaban esporádicamente para escribir, o pintar, pero la mayor parte del trabajo lo desarrollaban sobre el suelo.

Este año, con la amenaza del coronavirus pendiendo sobre nuestras cabezas, la medida ha resultado ser de lo más práctica para colaborar en la desinfección de cada clase. Si de mis mochuelitos dependiera, irían completamente descalzos, porque es lo que hacen el resto del año en casa. Da igual los modelos que hayamos probado, porque no hay ninguno que les convenza de forma definitiva para estar a gusto en casa. Este año, irán ambos descalzos en infantil y primaria y he hecho un recorrido por las opciones que hemos probado ya, porque en solo un curso (y eso que nos quedamos sin segundo trimestre) entre roturas y cambios de talla, la niña usó todos estos tipos de calzado, unos con mejor resultado que otros.

1. Zapatillas kung fu

El primer paso fue superar el estado de shock de muchas familias, que veían un drama diario en descalzar y volver a calzar a sus churumbeles a la entrada y salida del colegio. Una vez convencido todo el mundo, empezamos a descubrir que no todas las opciones son iguales de útiles si queremos que los niños pasen tiempo descalzos en infantil y primaria. Mi bichilla empezó el curso con unas zapatillas de estilo kung fu, porque eran las que más se había puesto en verano, se las colocaba ella sola por las gomas elásticas que le facilitaban la tarea y eran cómodas a más no poder. Y así fue feliz con ellas hasta que el primer modelo pasó a mejor vida y el segundo, por tal de que le durara más tiempo, lo escogimos demasiado grande. La niña iba incómoda, dando chancletazos a todas partes porque las zapatillas no se ajustaban bien, se le salían con el trote y las acabó deformando. Como faltaban pocos días para las vacaciones de semana santa, le dejé llevarse sus zapatillas de estar en casa y ya empezó el estado de alarma, con lo cual, nunca más se supo acerca de la conveniencia o no de un modelo parecido a este, con forma de unicornio y suela blanda.

2. Zapatillas de estar en casa

En cualquier caso, nuestro modelo de peluche de unicornio muy acolchado por los lados y con suela textil estaba claro que no sería la opción ideal para el colegio. No los usó ni un par de días pero ni le ajustaban bien, ni le daban estabilidad y además se enmierdaba el peluche que daba pena verlo a las pocas horas de uso. Este año, de cara a la compra de los nuevos modelos para ambos, claro que he querido coger estampados que les parecieran divertidos y que, sobre todo en el caso del pequeño, sean fáciles de diferenciar respecto a las propiedades del resto de sus compañeros. Lo malo de esta opción es que los modelos decentes, que ajustan bien, tienen cierre de velcro, de gomas o de lo que sea para que ellos solos se las puedan poner y quitar, son muy invernales. Demasiado abrigados, por lo que teniendo en cuenta que en clase tienen calefacción y que durante la mayor parte del curso hace calor, las descartamos también.

3. Zapatillas de natación con suela rígida

Esta ha sido nuestra opción ganadora para el nuevo curso. Nos aficionamos a los calcetines de natación, que son como de neopreno y con suela blanda antideslizante, para ir sobre todo a las piscinas de bolas, cuando eso era una actividad segura y muy molona para las criaturas. Sin embargo, es cierto que este tipo de suela no aísla nada del frío y en caso de pisar una de las múltiples cosas que los niños suelen dejar tiradas por todas partes ¡horror! Se te clavan hasta el sentido y la experiencia resulta de lo más dolorosa. Así es que rebuscando mucho encontré este modelo que es de neopreno por la parte superior pero con una suela rígida en la base. Una combinación que nos ha parecido perfecta aunque aún la hemos probado pocos días y no sé si en el futuro se revelará algún problema no previsto con ellos.

4. Zuecos tipo Crocs

Esta fue la opción más popular entre los compañeros de la niña pero a mí no me acaba de encajar. El pie realmente no lo veo sujeto, porque aunque tienen una tira posterior a la mayoría de los niños se la veo siempre bailando. Con lo cual, visualizo a los míos perdiendo zapatos por todas partes, dando tropezones y por supuesto, haciendo como en casa y yendo directamente descalzos, que es lo que a ambos les gusta de verdad.

El centro no fue nada restrictivo con este tema, y si bien ellos recomendaban una de las opciones anteriores, era posible llevar cualquier zapato limpio, con tal de que solo se usase en clase. ¿Los vuestros también usan zapatos especiales para el colegio o calcetines que les permitan ir prácticamente descalzos?

Esto te puede interesar

Sin comentarios

¡No te cortes, deja un comentario!

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.