Libros

Educar en calma. Pautas claras para familias normales

Educar en calma

Como familia del montón y muy imperfecta que somos, reconozco que cuando llegó a mi conocimiento esta modernidad de la disciplina positiva pensé que sería una pose más de esa perfección (¿real?) que inunda las redes sociales y que, por lo tanto, con la vida no Pinterest que tenemos aquí no nos cuadraría jamás. Pero cuando lees algunos libros escritos por expertos en el tema, aprendes sobre el funcionamiento del cerebro del niño y dejas tu visión de adulto para querer comprender de verdad qué es lo que pasa por esas mini cabecitas en desarrollo y qué herramientas usar para que el camino hacia su madurez como personas no sea una carrera de obstáculos, te das cuenta de que la disciplina positiva no tiene nada que ver con niños de anuncio, con familias perfectas ni con comportamientos de película. Así es como Elisa Molina, la autora de Educar en calma, entró en mi vida a través de su blog, primero, de su curso on line para educar en positivo, después y ahora ha venido a refrescarme mis conocimientos con su primer libro. Reseño pocos libros en el blog, por falta de tiempo la mayoría de las veces, pero hay algunos que me parecen verdaderas joyas para orientarnos en la crianza.

1. ¿Puede una familia normal Educar en calma?

Como madre del montón, doy fe de que se puede. Ojo, que yo sigo metiendo la pata a diario, perdiendo la paciencia (cada vez menos) y optando por derroteros poco recomendados muchas veces. Y en 2020 ¿qué os voy a contar que no hayáis vivido en vuestras propias carnes? Por eso, las palabras de Elisa me han calado más hondo: no es un libro dirigido para familias alfa y perfectas, que hagan alarde (al menos de puertas para afuera) de tener dominado todo esto de la crianza y con un instinto natural que jamás les permitirá meter la pata. No. Educar en calma está escrito por una experta en lo suyo, que además es madre de 4 hijos que, como los de todos, la han llevado al límite más de una y de dos (y de 40) veces. Nos anima a no tirar la toalla y nos comprende cuando nos sentimos desbordados por el trabajo, la responsabilidad, la rutina y cuando gritamos a nuestros hijos, los chantajeamos y todas esas cosas que hacemos con la intención de sobrevivir a lo estresante que puede ser la crianza día a día.

2. ¿Cuál es el objetivo de saber educar en calma?

El libro ofrece pautas que permiten a los padres que no somos expertos en disciplina, ni en educación ni en el desarrollo propio de la infancia, manejar conceptos básicos y comprender los procesos habituales que tienen lugar a medida que un niño crece y va formando su personalidad. Hay partes más técnicas (a mí me encanta leer acerca del cerebro del niño y ese cerebro reptiliano y primitivo, que lo mismo nos salva de un peligro que se pone a dirigir una bronca monumental en casa) que se explican de una forma sencilla y aptas para que cualquier familia pueda comprenderlas. Y otras con estrategias muy prácticas para ponerlas en funcionamiento en cuanto las leas. Eso sí, al menos en mi casa, la disciplina positiva no obra milagros de la noche a la mañana, pero con el paso de los meses notas cómo se templan los ánimos. Tanto los niños como los adultos somos capaces de afrontar cada vez más situaciones de una forma más tranquila, enfadarnos por menos cosas, discutir menos cada día y llevar una convivencia más pacífica y sana. Y eso ¡no tiene precio! Aún así, mis mochuelos siguen siendo niños muy movidos, inquietos, con una cabeza loca muchas veces pero en general no presentan problemas graves de comportamiento y sobre todo con la niña, que cumplirá ahora 7 años, el nivel de comunicación es exactamente igual al que puedo tener con un adulto. Y es que cuando todo se puede hablar, razonar y negociar, la crianza deja de parecernos un desafío y una lucha diaria.

3. Los grandes descubrimientos que encontrarás en Educar en calma

Ninguno. ¡Lo sé! No valgo para vendedora de libros. Pero es que cuando acabas de leer a Elisa Molina tienes la impresión de que todo lo que te ha contado es de cajón, de sentido común. Ya sabes, el menos común de los sentidos. Y por eso, cuando en cada páginas encuentras situaciones que tú has vivido con tus mochuelos, que han acabado en dramón de andar por casa y que ella resuelve aplicando pautas tan sencillas, te das cuenta de que la mayor parte de las veces los problemas con nuestros hijos surgen de la incomprensión mutua: ellos no entienden los pensamientos de los adultos, nuestras normas, a veces arbitrarias, nuestro mal humor, nuestra falta de tiempo para todo en la vida; nosotros no entendemos por qué no pueden quedarse quietecitos un rato, por qué interrumpen en el peor momento, por qué no son capaces de distraerse a solas o por qué no obedecen siempre a la primera.

Una vez que te lo han contado, que han puesto esta realidad ante tus ojos, todo te parece lógico y fácil de conseguir. Y de verdad que, siendo consecuente y con perseverancia, los cambios a mejor en la familia llegan para quedarse. ¿Qué tal os lleváis vosotros con la disciplina positiva? ¿Os suena a invento inútil o le habéis dado una oportunidad y habéis descubierto una nueva forma más fructífera de criar y educar a vuestros hijos?

Esto te puede interesar

Sin comentarios

¡No te cortes, deja un comentario!

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.