Juguetes

Máquinas de pompas de jabón para disfrutar del exterior

Máquinas de pompas de jabón gazillion

La nueva normalidad es ya la que vivimos dentro de casa: ese trajín cada vez que salimos o entramos por la puerta con la parafernalia de las mascarillas, el lavado de manos, los zapatos de la calle que no pisen el suelo casero… Que excepto por la mascarilla, antes ya hacíamos lo mismo (por el miedo a los virus infantiles de preescolar, ya ves tú, ahora resulta que éramos unos pioneros en asepsia) pero si te despistabas un día no entrabas en pánico. No como ahora, que se te tira el niño sobre la caja de fresas de la merienda antes de lavarse las manos y se te pone el cuerpo del revés. En fin, que con esto de no hacer vida normal a la salida del colegio, por la cantidad de gente de burbujas ajenas en los parques infantiles, hemos tenido que recurrir a un plan alternativo, ya que solo van al parque cuando están desérticos.

Verás tú las repercusiones en la socialización que acabará teniendo esto, porque no tienen que esperar turnos, ni esquivar mini seres, ni sufrir el robo de sus pertenencias y demás cosillas habituales en los parques hasta la funesta llegada de 2020.  Así es como al menos con las pompas de jabón les alegramos un poco el ambiente. Hace un par de años descubrimos un súper invento automático de Gazillion, el Bubble Storm, (en Instagram andan las fotos de aquel verano) una máquina que hace cientos de pompas en un segundo. Los niños no se esmeraban nada (por aquel entonces mi churumbelito ni siquiera sabía soplar para hacerlas) pero se pegaban unas carreras maratonianas, porque el aire se las llevaba y ellos iban como locos detrás. ¡Súper idea para niños que se están volviendo sedentarios con este panorama sanitario! Mis mochuelos han engordado ambos, así es que hemos vuelto a analizar las novedades de Gazillion en máquinas de pompas para esta temporada y ya nos hemos hecho con 3 descubrimientos.

Bubble Pets: pompas para los peques que no saben soplar

El pompero sencillito pero con truco. Apto para niños que no sepan soplar porque, apretando el cuerpo blando del muñeco de goma, será el propio cacharro el que dispare las pompas de jabón. Además, este formato es una maravilla para niños como los míos, que se olvidan de que llevan el recipiente del jabón en la mano opuesta a la que usan para soplar ¡y lo derraman en un segundo! Ay, pena de vida, no hay manera de que recuerden que el jabón está ahí, en la mano fuera de su campo de visión y de su entendimiento. Con los Bubble Pets, pones un poco de jabón directamente en la boca del muñeco y los más peques simplemente tienen que apretar el cuerpo para que salgan las burbujas. ¿Que también van a derramar el jabón? Desde luego que sí, pero en lugar de perder todo el frasco en un microsegundo, irán perdiendo pequeñas dosis, así es que la diversión durará más. 

Spinnin’ Bubble. La varita mágica de las pompas

Este sistema lo descubrimos en el último cumpleaños infantil al que fuimos antes de la pandemia. A mí aún me parece mentira que funcione tan bien y sea algo tan sencillo, con la ventaja de que el recipiente de jabón del Spinnin’ Bubble es plano, está depositado en el suelo ¡y es mucho más difícil que los niños lo vuelquen! Simplemente tienes que sumergir la varita en el jabón y mover rápidamente el brazo, o correr con él despegado de tu cuerpo, y decenas de pompas saldrán sin esfuerzo. Sí, también se puede hacer lentamente y sin moverse del sitio, pero una de las mejores cosas de jugar con estas burbujas es que los niños se pasan el rato correteando arriba y abajo ¡y eso es salud! Así es que cuando explico cualquier cacharro nuevo, a poco que pueda meto la recomendación de hacerlo corriendo.

Máquinas de pompas de jabón infinitas. Bubble Flip

Este es el máximo disloque de las novedades que tenemos en casa, porque el Bubble Flip es un arma muy mortal. La llenas de jabón (otro sistema molón que impide que este se desperdicie) ¡y a disparar sin parar! A los niños les encanta, por la ley del mínimo esfuerzo y porque no hace pompitas chiquitas, sino unas señoras pompas. A mí es el que menos me entusiasma, porque necesita pilas y como se te acaben a medio del juego ¡la liamos!

Otra cosa súper buena de las máquinas de pompas de jabón de Gazillion es que su jabón es ecológico y, además de respetar el medioambiente, no es tóxicos (que el pequeño se lo sigue llevando todo a la boca 4 años después de aterrizar en este mundo) no mancha la ropa y las pompas salen grandes, muy  numerosas y resistentes. Vamos, que antes de que exploten se las lleva el viento bien lejos. Por ahora, los tengo escondidos y solo los dejo a su alcance para salir de casa, o como mucho para jugar en la hora del baño. Mis suegros son los únicos que les permiten poner el suelo de casa hecho un spa soltando pompas por todas partes, pero más enmierdamiento ya no podemos admitir entre estas cuatro paredes.

¿Qué tal acogida tienen este tipo de juguetes entre tus peques de cara a la llegada del buen tiempo?

Esto te puede interesar

Sin comentarios

¡No te cortes, deja un comentario!

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.