Ocio y viajes

Port Aventura con niños de 4 y 7 años. ¿Merece la pena?

Port Aventura con niños de 4 y 7 años

Ya sabíamos que esto iba a pasar, pero hasta que no lo ves con tus propios ojos no entiendes el disloque que supone ir a parques de atracciones como Port Aventura con niños de 4 y 7 años. En realidad, mi churumbelito tenía aún 3 años largos en aquel momento, y ya conté en mi otro blog las facilidades que ofrece el parque para niños con discapacidad o diversidad funcional. Luego me he ido retrasando porque con la pandemia y con todos los planes multitudinarios prohibidos, no veía el momento de compartir nuestra experiencia. Total ¡si nadie podía ir! Con los parques de atracciones empezamos por el Tibidabo, que es el que tenemos más cerca de casa, y el verano pasado, en esas vacaciones tan raras para todo el mundo, pudimos escaparnos una tarde a Tívoli World mientras visitábamos a mi padre en Málaga. Pero la experiencia de Port Aventura ha dejado el pabellón muy alto, y mi bichilla solo aspira a planes mayores, mirando hacia París especialmente. Si la llegada del buen tiempo, la reapertura del parque temático y el deseo de actividades al aire libre con vuestros pimpollos os hace pensar en Port Aventura como un planazo para este verano ¡sin duda lo será! Aunque hay cosillas a tener en cuenta.

Prepárate: tu vida transcurrirá en Sésamo Aventura

Y eso que a los adultos de esta casa nos gustan las atracciones como a los que más, pero cuando vas con niños, incluso habiendo comprado entradas para 2 días consecutivos, no tienes oportunidad de montar en mucha cosa fuera de esta zona. A primera vista, no parece un área demasiado extensa, y se agradece, porque puedes abarcar todas las atracciones de forma cómoda, yendo al paso de los niños y sin estrés ninguno. El entorno es precioso y lo único que no está hecho a medida de la infancia son las colas. Sí, porque yo llegué a hacer 3 horas de cola el año en que inauguraron el Furius Baco para vivir la experiencia, y hasta podía entender que toda aquella gente tuviera esa santa paciencia para algo supuestamente tan espectacular. Pero cuando ves el letrero de hasta 110 minutos de espera para darte un paseíto por las calles de Sésamo Aventura en la atracción de Sésamo Street, el plan ya no te parece tan bueno, porque los niños no tienen esa paciencia. Nosotros no nos podemos quejar, porque con el pase especial del niño funcionábamos como quienes compran esas pulseras del Pase Express que te permite saltarte todas las colas. Sin embargo, me pongo en la piel del resto de familias y entiendo que, si vas a ir una vez en la vida, te sale a cuenta pagar la salvajada que cuesta ese extra, porque de lo contrario, no sé cómo gestionarán tus criaturas las esperas a pleno sol, rodeados de gente y durante horas y horas para luego disfrutar un minuto escaso y volver a hacer cola más horas. Y lo peor ¡sin tiempo para poder subir en todo! Por altura (1 metro súper justito entonces), en esta zona el pequeño aún no podía subir en todo ni solo ni acompañado, por lo que más que la edad es recomendable comprobar que tu peque mide lo suficiente para no plantarte allí y tener que decirle que no a todo. Por lo demás, esta zona no tiene pegas, es muy agradable para toda la familia y aunque seas mayor podrás montar acompañando a los niños en casi todo.

Ferrari Land: más abarcable que Port Aventura pero ¡qué colas!

Era la primera vez que visitábamos esta zona del parque y es cierto que por sus dimensiones puede parecer mejor para ir con niños: las distancias son más cortas, está todo más recogido, parece más íntimo. Pero la realidad es que las colas son infinitas (hasta 2 horas y media en las atracciones de adultos y hasta hora y media en las infantiles más demandadas). Además, en comparación con la zona de Sésamo Aventura, si tus niños no son fans de la Fórmula 1 y no tienen afición por los museos u otras experiencias relacionadas con esta temática, hay poquitas atracciones aptas para niños muy pequeños. A pesar de esto, a mí me gustó mucho y debo reconocer que grité como una loca en el Junior Red Force y la caída libre infantil. ¡Ay, señor, qué impresión me dan las alturas! Digamos que parece un punto intermedio entre la brutalidad de las grandes atracciones de Port Aventura y lo tranquilito de las de Sésamo Aventura.

¿Elegimos Port Aventura para niños de 4 y 7 años?

¡Sí! Pero planifícate para tener mucho tiempo, porque cada vez estoy más segura de que esos packs de entradas para pasar 2 o 3 días en el parque no son precisamente para que te ahorres dinero repitiendo la experiencia, sino para que puedas realizarla de la forma más completa posible. En un día es imposible ver Port ventura al completo y subirte en todas las atracciones porque siempre hay demasiada gente. Como mucho, podrás probar todas las de Sésamo Aventura y con un golpe de suerte alguna de las más demandadas del resto del parque. Este hombre logró subirse en Shambala, la única que no habíamos tenido ocasión de estrenar cuando íbamos antes de ser padres, porque nos pilló allí cerca a mediodía y la espera era de solo 35 minutos. Por mucha ilusión que nos haga, si tienes que esperar más de 2 horas de cola mientras tu pareja y tus niños siguen por ahí a solas, el día no acabará bien. También sería conveniente mentalizar a los niños (muy mucho) acerca del tema de las colas para que sepan a qué se van a enfrentar y no desesperen nada más aterrizar en el parque. Nosotros dormimos en un hotel barato y cercano, por lo que en cuanto llegaban las 5-6 de la tarde y veíamos que el cansancio ya estaba haciendo mella, recogíamos los bártulos y abandonábamos el parque. Bregar con el cansancio de todo el día, el fastidio por las colas y demás, acabará con la diversión de cualquiera. Cuando fuimos, no había espectáculos para ver, por lo que no tuvimos que tomar la decisión de si acudiríamos a ellos, trasnocharíamos para las funciones especiales… En nuestro caso, hubiera sido imposible esperar hasta la hora de cierre del parque.

La niña está deseando volver a Port Aventura y nos lo repite siempre que tiene ocasión. El mini mochuelo lo disfrutó muchísimo, pero aún no pide nada. Curiosamente ¡él es fan de las atracciones con movimientos más bruscos! Hasta ahora, iba buscando parques de atracciones más pequeños, familiares y con menos descarga de adrenalina, pero está visto que los niños adoran las emociones fuertes y a poco que tengan la altura recomendada ¡subirán en todo sin dudar!

Esto te puede interesar

Sin comentarios

¡No te cortes, deja un comentario!

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.